Avances de los Trastornos del pensamiento

Cuando se habla de trastornos del pensamiento se refiere a pensamientos de una persona que se caracterizan por su desorden, lo cual se evidencia con una capacidad de lenguaje desorganizada y en ocasiones incoherente, por tanto, transtornos como la pobreza de expresión, lógica mermada y pensamiento de bloqueo son típicos de los desordenes del pensamiento. El trastorno psiquiátrico, siempre ha sido un concepto sustancial; variable en el tiempo, la cultura, el ámbito social y, fruto de constante polémica (surge de la existencia de dos posturas frente al distress psicológico):

  • MÉDICA: Defiende que el malestar refleja una enfermedad que requeriría tratamiento. Se centra en el diagnóstico y en proporcionar tratamiento.
  • SOCIOLÓGICA: Plantea que este malestar es la consecuencia de una dificultad en afrontar adaptativamente un problema social. Quiere comprender y clarificar los dilemas del paciente.

Para situarnos en una perspectiva adecuada frente a las enfermedades de la mente, será necesario superar la oposición dualista entre lo biológico y lo mental (physis-nomos) por un lado, y entre el individuo y el grupo social, por la otra.

Si entendemos a la persona como una unidad de estructura orgánica la vida es siempre psicosomática (aspectos físico y mental integrados) y la vida de relación (aspecto social) constituye su inserción en la existencia propiamente humana, tendremos una base sólida para acercarnos a la enfermedad mental. Una vida que se desarrolla con esta integración múltiple es una vida psíquicamente sana. La enfermedad mental aparece, entonces, como una regresión, más o menos profunda, en el desarrollo integral de una persona en su contexto físico, psíquico y social; dependerá, en consecuencia, de las condiciones orgánicas de su constitución y deformación, inmadurez o disolución de su estructura psíquica, rectora del proceso evolutivo.

El trastorno del pensamiento es fundamental para el cuadro clínico de la esquizofrenia. La manifestación objetiva del trastorno del pensamiento es el discurso desordenado, y el reconocimiento de que es una de las principales características del examen del estado mental que permite  este diagnóstico, como se detalla en la CIE-10 ( OMS, 1992 ) y el DSM-IV (estadounidense Psychiatric Association, 1994 ).A pesar de esto, la literatura psiquiátrica contiene muchos conceptos diferentes que describen trastornos del pensamiento, y ha habido pocos intentos de armonizar estos conceptos para aclarar sus diferencias y homogeneizar el diagnostico.

Andreasen (1979) diferenció 18 categorías diferentes de trastornos del habla, el lenguaje y la comunicación. Algunas de estas categorías se incorporaron posteriormente en los trastornos del pensamiento es subescalas de calificación de Andreasen para la esquizofrenia. Más recientemente, Liddle et al (2002) publico una nueva escala de calificación, el Índice de Pensamiento y Lenguaje (TLI) en el que sólo ocho grandes categorías de anormalidad en el discurso esquizofrénico se definen para diagnosticar el trastornos del pensamiento.

TE PUEDE INTERESAR:   Bio-danza: todo lo que debes saber acerca de la relación entre la expresión corporal y la sanación mental.

Sin embargo, la literatura psiquiátrica continúa describiendo un conjunto confuso de psychophenomena asociados con trastornos del pensamiento, sobre todo en la esquizofrenia. No sólo estos conceptos se solapan, sino también los diferentes libros de texto psiquiátricos con frecuencia ofrecen definiciones contradictorias de los mismos conceptos, lo cual genera una gran dificultad a la hora de diagnosticar los trastornos del pensamiento.

De este modo, los trastornos del pensamiento son condiciones que afectan a la forma en que una persona piensa, la creación de una alteración en la forma en que una persona reúne una secuencia lógica de las ideas. Es comúnmente reconocido por el pensamiento incoherente o desordenado. Una persona que sufre de un trastorno del pensamiento puede hablar de forma rápida y sin cesar, saltar de una idea a otra, sufren de paranoia, delirios o alucinaciones.

El pensamiento normal implica tres aspectos: contenido (lo que se pensaba); la forma (la manera en que los pensamientos están unidos entre sí); y, finalmente, el  caudal (la cantidad y la velocidad del patrón de pensamiento). Las personas que sufren de trastornos mentales a menudo tienen dificultades con al menos uno de estos aspectos. Ellos pueden ser incapaces de expresar sus pensamientos de una manera lógica, o pueden hablar rápidamente o de forma incoherente. Muchas personas también sufren de una alteración en la forma en que producen el contenido.

Los trastornos del pensamiento pueden ser tratados y manejados con gran efectividad para mejorar la calidad de una persona de la vida. Los centros especializados ofrecen las oportunidades que necesitan los pacientes para manejar sus trastornos y vivir una vida saludable y productiva a través de programas de tratamiento de trastorno de pensamiento. Las personas que sufren de trastornos del estado de ánimo y trastornos mentales requieren tratamiento especializado, por lo tanto, se deben ofrecer programas de tratamiento por separado para abordar esas preocupaciones únicas.

Las personas que sufren de un trastorno del pensamiento tienen dificultades con las funciones mentales y emocionales. Ellos pueden experimentar problemas con su comportamiento y las emociones, y son muy propensos a sufrir también de depresión o trastornos de ansiedad. La enfermedad de debe abordar desde un enfoque multidisciplinario para el tratamiento del trastorno del pensamiento, incluye  terapia con medicamentos y terapias psicosociales, como la psicoterapia (terapia hablada), terapia familiar y entrenamiento en habilidades sociales.

 

El impacto de los trastornos del pensamiento

El impacto de los trastornos mentales en un sistema familiar juega un papel importante en el tratamiento de trastornos del pensamiento. Atender las necesidades de todo el sistema familiar, en este sentido la terapia familiar puede ayudar a los miembros de la familia en su conjunto al desarrollo de métodos y habilidades para hacer frente a los síntomas positivos y negativos de los trastornos mentales. Los trastornos mentales son una causa importante de discapacidad social y vocacional, debiéndose trabajar con una variedad de grupos de servicio social de base comunitaria para ayudar a los pacientes a aprender las habilidades ocupacionales y habilidades sociales necesarias para vivir de forma independiente.

TE PUEDE INTERESAR:   Estrés Laboral: Un Enemigo Silencioso

A continuación se revisara de una manera breve los principales conceptos en el trastorno del pensamiento:

Trastorno del pensamiento formal, es un trastorno de la forma de pensamiento, en lugar de su contenido. Se puede definir como un “trastorno en la expresión del pensamiento en el habla” o como un “trastorno del pensamiento positivo ‘(es decir, la intrusión de pensamientos irrelevantes o extraño), mientras que alogia (también conocido como discurso lacónico) describe ‘trastorno del pensamiento negativo’ o la pobreza de pensamiento tal como se expresa en el discurso. Este último concepto debe diferenciarse de la pobreza del contenido del pensamiento, en el que el número de palabras habladas puede ser normal, pero el discurso es repetitivo.

Pensamiento Desultory se refiere a salta de una idea a otra sin conexiones lógicas. El Descarrilamiento se describe como un cambio inesperado de la dirección de un de pensamiento, que “descarrila” sobre una idea subsidiaria.  sencillas que ninguno la menos sugirió que la respuesta correcta era conocido (por ejemplo, los perros que dicen tienen cinco patas).

El Paragramatismo se describen como el uso inadecuado de las palabras, el lenguaje se hace difícil de entender debido a la descomposición de la construcción gramatical / sintáctica, y el discurso que consiste en una masa de cláusulas complicadas que no alcanzan el objetivo de pensamiento.

La condensación se define como el fenómeno por el cual dos ideas con algo en común se mezclan en un solo concepto errado. Esto es similar al concepto de fusión. El desplazamiento y sustitución describen un proceso mediante el cual se utiliza una idea para referirse a una idea asociada. La omisión describe el fenómeno por el cual un pensamiento (o parte de un pensamiento) es inapropiado y quedan fuera de expresión normal. Esto tiene similitudes con el concepto de pensamiento de bloqueo  en la que un pensamiento de repente termina antes de que se haya completado.

Deja un comentario