Beneficia tu organismo durmiendo al menos 8 horas al día

Cuando la juventud es protagonista, los malos hábitos se pasan por alto. Esto sucede porque no vemos el daño que causamos en nuestro cuerpo sino hasta que llegamos a cierta edad. La idea es sentar cabeza y analizar qué estamos haciendo mal, para encaminarnos con la solución y prestar muchísima más atención a nuestra salud. Durmiendo al menos 8 horas al día aportaremos a nuestro cuerpo, en gran medida, lo que requiere para experimentar un bienestar constante.

Te enfermas con menos frecuencia

Insomnio, fatiga, sistema inmune bajo: todos son síntomas que adquieres cuando no le proporcionas el descanso apropiado a tu cuerpo. Dormir ocho horas diarias te permitirá estar exento de malestares que no necesitas. Al momento de ir a dormir, se ha comprobado que a partir de las 23:00, hasta las 3:00, el cerebro entra en un estado de restauración total.

Pasadas las 3:00, los recuerdos del día se hacen presentes, y el descanso no llega a ser tan eficaz como en la primera fase. Por ello, acostarse tarde desmejora la salud ¿a quién no le ha sucedido que se acuesta de madrugada y se levanta tarde, pero siente que no durmió nada? Ni porque se duerma 10 horas, si pasamos de las 23:00, no obtendremos el descanso esencial.

Mejoras tu estado de ánimo

Cuando descansamos como es debido, cumpliendo el horario recomendado, es evidente como amanecemos de buen humor y con ganas de iniciar el día con una energía contagiosa. Nos sentimos repotenciados y queremos dejárselo ver al mundo. Es curioso, pues suele ignorarse la raíz de esta energía vibrante que poseen muchas personas, cuando, muchas veces, no es otra cosa que dormir a la hora por el tiempo estipulado.

El flujo de ideas comienza a ser más claro, pues no hay nada que bloquee los pensamientos reflexivos y armoniosos. Es lo que se evita al irse a la cama temprano, que el cerebro tenga recaídas durante alguna jornada, todo como producto del mal dormir. Muchas personas excusan sus malestares con cosas que no están ligadas al irse a la cama a la hora. No es nada más que eso, cumplir un horario.

Disminuyes el estrés

¡Claro! Pues si tu cuerpo alcanzó el descanso que necesitaba, no habrá molestia alguna que incomode tu día. Será raro que se manifiesten dolores estándar de cabeza o cuerpo. Podemos verlo de esta manera: somos unas pilas recargables y necesitamos de esa dosis de energía para poder desenvolvernos con facilidad en nuestro día. Comenzaremos a notar la disposición a realizar actividades que antes nos parecía forzado.

Al día siguiente te sientes más enérgico

Recargadas las baterías, nuestro cuerpo funcionará con normalidad, y no se verá influenciado por cualquier síntoma que nos impida llevar a cabo algún quehacer. Estas energías que necesitamos para hacer lo que hacemos, no solo no las proporciona una buena alimentación o una rutina diaria de ejercicios, también lo hace el dormir por el tiempo adecuado para permitirle a nuestro cuerpo desechar lo innecesario.

wikiestudiantes.org

leave a comment

No Any widget selected for sidebar

Create Account



Log In Your Account



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies