La Aplicación de la Tecnología en la Enseñanza a Distancia

La enseñanza tradicional se centra en un maestro que tiene una audiencia cautiva dentro de un salón de clases, con tan sólo un pizarrón como herramienta de trabajo, con el cual lograba transmitir sus conocimientos a su reducida audiencia. Hasta hace algunos años éste era el método predominante en todos los niveles de educación, sin embargo, la tendencia actual es echar mano de todas las novedades que la tecnología nos ofrece, con lo cual la enseñanza a distancia es un esquema que rompe con el tradicionalismo de la educación y abre un universo de oportunidades para compartir conocimientos a todo aquel que desee aprender.

Los inicios de la educación a distancia fueron implementados por instituciones de enseñanza superior y de posgrado principalmente, utilizando tecnologías de videoconferencia por ISDN, con pizarrones interactivos en aulas magnas y especialmente dedicadas a la educación a distancia. Ante la necesidad de compartir información, estas instituciones desarrollaron sus propios portales especializados para interactuar con los alumnos y compartir contenidos.

Conforme han pasado los años, se han integrado nuevas herramientas que además han bajado el costo de éste tipo de educación significativamente. Así, las tecnologías de videoconferencia que se caracterizaban por tener altos costos de adquisición y mantenimiento que sólo podían ser pagados por instituciones educativas con grandes presupuestos, han sido sustituidas por servicios gratuitos con que todos contamos hoy día como Skype, o por servicios más especializados dirigidos a realizar presentaciones –como Adobe Connect o TeamViewer– que además ofrecen la posibilidad de grabar y guardar las sesiones para que puedan ser consultadas con posterioridad por los mismos asistentes, o compartidas con aquellos interesados que no pudieran asistir.

TE PUEDE INTERESAR:   ¿Cómo podemos aprender?

La compartición de contenido también se ha vuelto más sencilla a través de servicios como los que ofrece Dropbox y que los proveedores más populares de correo electrónico ya han agregado como una característica asociada a la propia cuenta de correo. Tal es el caso de Gmail con el Drive y de las cuentas de Microsoft que han incorporado éste servicio con OneDrive. Estos servicios han facilitado no sólo la educación a distancia, sino también la educación presencial, pues permiten a los instructores compartir material de lectura, presentaciones, ejercicios y otros contenidos con toda su audiencia; además, son una herramienta para que los instructores reciban trabajos o tareas, pues es una práctica común que se asigne una carpeta para la entrega de trabajos.

Pero no solamente la educación a distancia formal se ha beneficiado de éstos avances. Los estudiantes de todos los niveles los utilizan diariamente para la realización de trabajos en equipo, revisión y elaboración de tareas, consulta de dudas entre compañeros, actualización por ausencia en caso de enfermedad y más, con lo que se rompen las barreras de la distancia en la educación.

En conclusión, podemos afirmar que la generación de servicios gratuitos y de bajo costo para dar presentaciones y compartir información ha hecho un impacto positivo en la educación a distancia, que hoy permite que con sólo tener una conexión a internet y una computadora se abran las puertas del mundo educativo.

Deja un comentario