Lo tradicional de la publicidad y el marketing de contenidos

En la actualidad debemos tener presente que los clientes han cambiado. Con el pasar de los años, las personas tienen más claro aquello que necesitan y también lo que no es su prioridad. Esto representa un reto real para la publicidad y el marketing.

Con la evolución de los clientes va también la de los productos y por ende las formas en las que éstos son promocionados. La publicidad se ha ido adaptando a los medios que han emergido como masivos y de bajo coste. El internet se erige como el nuevo mercado comercial.

Empecemos por establecer detalladamente que hace cada uno. Hablemos primero del marketing de contenidos para luego presentar a la publicidad tradicional como dos formas de abordar a los clientes y presentarles nuestras marcas.

Marketing de contenidos

Esta tendencia del marketing es aquella que entiende a cabalidad qué necesitan los clientes. Mediante este recurso se evalúa de manera precisa y eficaz la mejor forma de ofrecer un producto. En otras palabras, es la creación y distribución de contenido útil y relevante para clientes y prospectos.

El marketing de contenidos no es sólo promocional, sino útil y relevante para aquellos que reciban la campaña. Este tipo de aplicación busca captar al cliente ya segmentado, no solo para concretar la compra sino con la idea de ofrecerle contenidos de su interés. Darle algo al cliente atrae su atención y logra concretar la fidelidad del mismo hacia la marca. Entre sus puntos de valor están:

  • Segmentación.
  • Refuerza la reputación de la marca.
  • Fortalece el SEO del sitio web.
  • Extiende la vida de la campaña en la mente de los clientes.
  • Genera viralidad en los contenidos.
  • Promociona de forma no invasiva los productos o servicios de la empresa.
TE PUEDE INTERESAR:   Posicionamiento de marcas, productos y servicios con marketing sensorial

La publicidad tradicional y sus desventajas frente al futuro

Las redes sociales han llegado para quedarse y los clientes cada vez más incluyen el uso de las redes en su cotidianidad. Esto obliga a la publicidad tradicional a plantearse la siguiente interrogante: ¿aun hay viabilidad de inversión en los medios masivos o en cambio se deben enfocar los planes estratégicos hacia los medios digitales?

Al pensar en este planteamiento llegamos directamente a las desventajas que presenta actualmente la publicidad tradicional frente a los medios digitales:

  • Falta de segmentación. Se difunden mensajes genéricos. En la publicidad tradicional la cantidad es lo importante
  • Altos coste. La producción de audiovisuales, comprar espacios en medios impresos es mucho más costoso que usar medios digitales
  • Invasión al usuario. No se hacen estudios sobre el momento de la difusión. la promoción es constante y cambiante.
  • Dificultad para monitorear los resultados.
  • Poca vida de exposición en la mente de los clientes.

Por otra parte, Se sugiere tener presente que no todo el público potencial tiene presencia en los medios digitales. Esta realidad permite que la publicidad tradicional se mantenga vigente. Por lo tanto, la mayoría de las marcas actualmente siguen uniendo estratégicamente ambas tendencias.

Lo importante es permanecer el mayor tiempo posible ante los ojos de los espectadores. Para ello, lo principal es estar en aquellos lugares en donde se concentran todas las miradas. Actualmente las redes sociales ocupan gran espacio del tiempo de las personas, constituyéndose en un amplio espacio publicitario de bajo costo útil para promocionar aquello que ofrecemos.

Deja un comentario