Mente sana, cuerpo sano. La motivación como parte de tu día a día

Publicada en Publicada en Psicologia

Desde hace siglos corrientes religiosas y medicinales han comprendido la estrecha relación entre la salud y estabilidad mental con el normal funcionamiento del organismo físico del ser humano.  Tener a tu psiquis en estado de estabilidad y motivación positiva trae, sin duda alguna, buenos resultados para la salud física y personal de los seres humanos. Aquí te dejamos algunos consejos prácticos y útiles para mantener una mente sana.

Elige una actividad de enfoque

Escoger una actividad que te ayude y contribuya con tu concentración es un método fácil y agradable para mantener tu mente sana, hacer ejercicios, aprender un nuevo idioma, tocar algún instrumento, practicar alguna disciplina, son las opciones más atractivas para mantenerte enfocado y feliz. Las actividades de enfoque te ayudarán adicionalmente a enfrentar problemas desde un estado de equilibrio que contribuirán a la toma decisiones correctas y rendirán buenos frutos.

Determina tus metas

Escribe tus metas, no tengas miedo a plantearte objetivos a corto, mediano y largo plazo. Entre las recomendaciones más comunes a la hora de establecer metas, es que estas deben ser realistas y estar muy bien definidas. Recuerda que tener objetivos claros permite que puedas realizar una planificación y oportuna en torno a la meta planteada.  Mientras que, definir de forma correcta y específica contribuye a que puedas conseguirl el propósito en periodos de tiempo más cortos.

Rodéate de gente positiva

Tu entorno es uno de los elementos que más influyen en ti, recuerda que de estar rodeado de personas hostiles, de mal humor o pesimistas, estas condiciones serán determinantes para tu autoestima y buen humor, por lo tanto, busca espacios con personas que compartan intereses comunes, con buen sentido del humor, y sobre todo que generen un ambiente propicio para la convivencia y el entendimiento.

Mantente animado

¡Mantén ese ánimo arriba!, no dejes que los tropiezos y los inconvenientes te desanimen. Debes entender que, a pesar de los problemas y dificultades que aparecen en la vida, estos son elementos normales del desarrollo personal, y por ende, es importante asimilarlos de forma tal, que te permitan crecer sin la necesidad de que tu ánimo y buenas energías decaigan.

Recuerda, siempre mantener tu mente ocupada y descansada, estos dos factores son imprescindibles  para que tu mente pueda permanecer en un estado de positivismos y buena salud.

Invierte en tu desarrollo personal

El capital más importante que tienes eres tú mismo. Tu salud y capacidades intelectuales comprenden la riqueza fundamental para tu crecimiento, por lo tanto, no escatimes recursos a la hora de invertir en cursos, seminarios, clases de cocina, y ¿por qué no?, una carrera universitaria, con la finalidad de desarrollarte en todas tus esferas como ser humano.

La constante formación y el aprendizaje recurrente ayudan a generar estabilidad personal, además de darte herramientas y conocimientos con el fin de plasmar espacios positivos en tu entorno, desde tu casa, hasta tu comunidad.

Deja un comentario