Mi universidad no aprueba mi tesis doctoral, ¿qué hacer?

Publicada en Publicada en Tesis

El miedo al rechazo es una de las cosas que los seres humanos más temen, a tal punto que muchas personas antes de evitar sufrir un rechazo prefieren no hacer nada en primera instancia.

Durante una investigación y la selección de una tesis doctoral, nos afrontamos con situaciones muy similares, en especial a la hora de presentar nuestro anteproyecto a la universidad de la que esperamos obtener nuestro doctorado.

Si bien es cierto que a veces muchas casas de estudios suelen ser excesivamente rigurosas con el contenido de las tesis doctorales que terminan aprobando, siempre existen formas de lograr esa firma que nos permita indagar en nuestras investigaciones.

NECESITO AYUDA CON MI TESIS DOCTORAL

Para que no seamos rechazados la primera vez que presentamos nuestra investigación, existen una serie de pasos que debemos seguir.

Originalidad y relevancia

Uno de los errores muy comunes que suelen tener un doctorando es no plantear un tema que sea original o inédito. No implica que debas crear un contenido completamente desde cero, a veces se trata de darle un giro, algo diferente que otros investigadores no hayan indagado.

Para llegar a este aspecto necesitas dos cosas: una buena ronda de investigación previa sobre el tema que deseas y la ayuda de tu tutor para saber que estamos en buen camino.

En el primer punto, vale destacar que nuestro contenido también puede ser inédito si brinda algo distinto para una población o el objeto de estudio que nunca antes se había realizado.

Es por ello que actualmente muchas de las tesis dedicadas a temas de sociología van dirigidas a las nuevas generaciones, llamadas millenials.

NECESITO AYUDA CON MI TESIS DOCTORAL

Tu tutor o director es tu maestro jedi

Si utilizamos el argot de Star Wars,  un jedi  es el maestro que mayor experiencia tiene y que enseña a sus alumnos. Así funciona la relación entre el tutor y el doctorando, donde la persona con mayor experiencia será el encargado de ayudarte y exhortarte en la mejor vía para que tu tema nunca sea rechazado y logre la mejor de las calificaciones posibles.

Lo fundamental: que ambas partes dialoguen sobre lo que quieren y necesiten y si no existe una cohesión siempre se puede buscar otra persona que asesore de la mejor manera.

Mi anteproyecto fue aprobado pero no logré la puntuación necesaria en la defensa

Si el problema radica en que la tesis doctoral no fue aprobada durante la defensa, quizá necesariamente haya tenido que relacionarse con los nervios o una mala oratoria, sino algo mucho más allá. Cabe destacar que muchas de las defensas terminan como meras formalidades pues el contenido groso del texto ya fue aprobado.

Si este llega a ser tu caso no debes alarmarte, pues seguramente estaríamos hablando de unas fallas de forma y no de fondo. Lo fundamental es revisar junto a tu tutor y si es posible un metodólogo para determinar en qué cojeaste y volver a iniciar otra vez.

Como anécdota está la historia de Ingebor Rapoport, una anciana alemana que se convirtió el año pasado en la persona más longeva en obtener un doctorado (102 años). En su momento Rapoport no pudo lograr ser aprobada su tesis por ser judía pero nunca se rindió y logró ver su sueño realidad. Así que nunca es tarde para empezar otra vez.

Deja un comentario