Razones que pueden motivarte para entrar a un gimnasio

Publicada en Publicada en Belleza, Deportes

Son muchísimas las personas que manifiestan su deseo de ir a un gimnasio, más si todas las que lo dijeran lo hiciesen, los gimnasios, calle, parque estuviesen siempre colmados de personas corriendo, ejercitándose, cosa que no sucede ¿la razón? La falta de motivación para hacerlo es la causante, pues una cosa es tener ganas o desear y otra la motivación suficiente que te lleve hasta allá. De allí que necesites unas razones para ir al gimnasio.

De verdad tendrás esa figura que deseas

En vez de estar gastando tiempo en recetas milagrosas que prometen hacerte bajar muchos kilos en una semana, en aparatos que prometen lo mismo o resignarte a que no es para ti tener estar en forma. Si vas al gimnasio lo volverás realidad, incluso si crees que con dieta tendrás una buena figura estás errado, músculos tonificados y no flácidos son los que le darán forma a tu cuerpo.

Tener una buena figura se traduce en utilizar sin complejos las ropas que siempre has querido vestir pero crees no te lucen adecuadas, para verte al espejo y felicitarte por lo disciplinado que te has vuelto y como se evidencia.

Salud, salud y mejoras para la salud

Si tu ego no entra entre las razones para ir al gimnasio entonces deberías apelar a tu sensatez y aceptar que no hay nada más beneficioso que estar en forma y gozar de una buena salud física. Son muchas las enfermedades y dolencias que se derivan de la obesidad, falta de entrenamiento. Hasta el simple hecho de mantenerte activo genera una serie de respuestas hormonales que benefician tu cuerpo.

Para lograr mejorar a tu salud no necesitas dedicar todos los días muchas horas al gimnasio, es más, los logros graduales son los que más persistirán y son más saludables que someter tu cuerpo a marcado estrés para lograr un objetivo de peso en un tiempo limitado.

Estableces relaciones y amplías tu círculo social

Ir al gimnasio solo no es precisamente agradable, sobre todo los primeros días, la mejor técnica que puedes poner en práctica es invitar a un amigo que también tenga en mente ir al gimnasio y por las mismas que tú aún no se ha animado, así podrán animarse entre los dos.

Si no consigues una respuesta afirmativa de alguien no es motivo para desanimarte. Pues entre las razones para ir al gimnasio también está la de conocer nuevas personas, con tu mismo objetivo. Ninguna situación es del todo mala para que te impida asistir a un gimnasio. Además debes tener en cuenta que dado que los beneficios de ejercitarte serán solo para ti, así que es lógico que tú seas la primera persona apuntada en la lista y no esperes a que sean otros quienes te animen y te aúpen todos los días para que salgas de casa rumbo al gimnasio, pues al final de cuenta la mejor motivación es que tú quieras y para eso existen estas y otras tantas razones como te puedas imaginar.

Deja un comentario