5 Errores comunes que todo vendedor debe evitar

En el campo de los estudios universitarios o de tercer nivel, las Ventas no son contempladas como una Carrera, a lo sumo encaja dentro del perfil académico como una materia lectiva o un tema que se puede profundizar a través de un diplomado. En tal sentido, muchos de los que abordan la tarea de Vender lo encuentran como una “Estación temporal”, un medio para alcanzar un fin económico en tanto, lo Mejor o que de Verdad se Desea finalmente aparece.

Pero lo cierto es que en la vida como en las matemáticas, las Ventas siempre están presentes de una u otra forma en nuestro día a día. A continuación cinco errores que comúnmente cometen aquellos que quieren ganarse la vida vendiendo y no lo logran:

  • Visión Limitada

Como se explicó al comienzo, muchos vendedores ven en las Ventas una suerte de “Mientras Tanto” y por esa razón, no dedican más empeño en prepararse, informarse y entrenarse para desempeñar su papel como vendedor, y es aquí donde comienzan los fallos porque si la visión que se tiene de la actividad que se ejerce no es la adecuada, tampoco lo podrán ser los resultados.

  • Desconocimiento laboral

Ser Buen Vendedor no significa tener fluidez de palabra o hablar sin parar hasta desmayar al cliente potencial, si de todo lo que habla no dice una sola cosa cierta o concreta de su producto, simplemente no podrá venderlo. La regla número uno de todo vendedor es conocer su producto al detalle, porque así sabrá cuáles son sus fortalezas o debilidades frente a la competencia.

  • Desconocimiento personal

Enfrentar la tarea de vender sin conocer tus verdaderas potencialidades o limitaciones es igual que arrojarte a un viaje con destino desconocido. Es ideal y también prudente que cada vendedor se analice introspectivamente, para que pueda entender qué puede alcanzar y en cuánto tiempo de acuerdo a sus habilidades. Es importante trazarte metas en el corto, mediano y largo plazo, haciendo uso de evaluaciones personales continuas.

  • Cliente Erróneo
TE PUEDE INTERESAR:   El costo de los Indirectos

Un refrán popular dice que “no se debe gastar pólvora en zamuro”, en el caso particular de un Vendedor, necesita estar atento a: quién necesita el producto, quién tiene la capacidad de comprarlo y más importante aún, quién decide si se compra o no, porque será inútil la buena apariencia, el léxico refinado, la sonrisa confiada y el gasto desmesurado en llamadas telefónicas, si la persona a quien se intenta vender desesperadamente no necesita el producto, no puede comprarlo o no es quien firma los cheques.

  • Tradicionalismo

Aunque la técnica usada para concretar una o varias ventas haya resultado exitosa en más de una oportunidad lo cierto es que no siempre será así. Recuerde que trabajar con ventas es trabajar con personas y los seres humanos cambian constantemente, las modas son prueba de ello. Por lo tanto, no se apegue a un sólo mecanismo o estrategia a la hora de vender, mejor adáptese a las necesidades del cliente.

Deja un comentario