Ciclo de Vida de un Proyecto

      No hay comentarios en Ciclo de Vida de un Proyecto

Los proyectos normalmente pasan, a lo largo de su vida, por una serie de fases y etapas. En ellas las ideas se transforman en inversión concreta, la que luego permitirá producir bienes o servicios. Resulta obvio que muchos proyectos quedan en el camino, es decir que su ejecución es aplazada o inclusive nunca llegan a ser ejecutados (Sapag Chain y Sapag Chain, 2000).

El ciclo de vida de un proyecto está compuesto por tres fases: pre-inversión, inversión y operación.

2.2.5.1. Fase de Pre-Inversión

En esta fase son realizados los estudios para identificar las ideas de inversión, es decir para formular y evaluar el proyecto, con el fin de decidir si conviene o no ejecutarlo.

Dentro de estos estudios se pueden distinguir:

• Formulación del proyecto: consiste en reunir una serie de antecedentes referentes al problema a ser resuelto, a lo que se espera que ocurra si no se hace nada para resolverlo, las tecnologías disponibles, las disposiciones legales y las restricciones institucionales, entre otros temas que permitan analizar las posibles soluciones técnicas al problema propuesto.

• Evaluación: su objetivo es identificar, cuantificar y valorar los beneficios y costos correspondientes al proyecto. La evaluación del proyecto permite llegar a una conclusión acerca de la conveniencia de ejecución, aplazamiento, retraso o cancelación del mismo.

Como puede apreciarse, del proceso de formulación y de evaluación de un proyecto surge un conjunto de antecedentes que permiten juzgar cualitativa y cuantitativamente las ventajas y desventajas de destinar recursos a la iniciativa.

De esta manera, en la fase de pre-inversión son identificadas las etapas en las cuales se va profundizando el análisis y mejorando la información correspondiente al proyecto. En una etapa preliminar se puede llegar a la conclusión de que la iniciativa no es buena, lo que permite abandonar el estudio antes de generar costos. La profundización del análisis requiere de información cada vez más detallada y, por lo tanto, más onerosa.

Las etapas de esta fase son:

• Etapa de idea: en ella se identifica el problema a resolver o la necesidad a satisfacer, de donde surgen diferentes soluciones con sus correspondientes alternativas. En esta primera etapa es crucial emitir un buen diagnóstico, de modo que la generación de una idea de proyecto de inversión surja como consecuencia clara de las necesidades insatisfechas. Si no se puede hacer una evaluación del proyecto, queda como alternativa efectuar algunos cálculos preliminares, los que en ciertos casos son suficientes para rechazar el proyecto.

• Etapa de perfil: se incorpora información adicional referente a la cuantificación del mercado, el tamaño del proyecto y el análisis de las alternativas técnicas; además, se hace una estimación de las sumas de cada componente de la inversión, de los costos operativos y de los beneficios. A partir de esta información se realiza una evaluación preliminar del proyecto. En muchos aspectos, en esta etapa se acostumbra a utilizar información básica secundaria, es decir, elaborada anteriormente por otras personas o instituciones. Su objetivo fundamental es determinar si existen antecedentes que justifiquen el abandono del proyecto sin efectuar gastos futuros en estudios que investiguen con mayor y mejor profundidad. Además, esta información básica secundaria sirve para descartar alternativas técnicamente no viables.

• Etapa de pre-factibilidad: en esta etapa se trata de obtener información más específica que la de la etapa anterior, y se incorporan datos adicionales generados por el equipo evaluador, como ser la selección de las alternativas tecnológicas, el tamaño del proyecto, su localización, etc. El énfasis en esta etapa se pone en la medición de los costos y beneficios de cada alternativa identificada en la etapa de perfil, así como en formar o montar el flujo de beneficios netos. Sin embargo, se proyectan los costos y beneficios sobre la base de criterios cuantitativos, aunque sirviéndose de información secundaria elaborada por terceros (por ejemplo, de la institución gubernamental que elabora las estadísticas).

• Etapa de factibilidad: en esta etapa se estudian con mayor detalle las alternativas de la etapa anterior, con la finalidad de conseguir una mayor precisión y disminuir el riesgo del proyecto. Su énfasis está en valorar de la forma más precisa posible los beneficios y los costos. La etapa de viabilidad, a diferencia de la anterior, busca la información en la fuente que la genera, es decir que no se recurre a información secundaria.

Estas etapas pueden variar en su duración y profundidad, e incluso es posible omitir alguna de ellas. De cada una surge un informe o conjunto de informes que explican lo realizado y las conclusiones obtenidas.

El pasar de una etapa a la siguiente implica decidir si conviene hacer una inversión adicional para estudiar el proyecto con mayor profundidad, teniendo en cuenta los resultados obtenidos hasta ese momento. El evaluador, en función de su experiencia, puede indicar si el proyecto está en condiciones de pasar a la otra etapa o no (Sapag Chain y Sapag Chain, 2000).

2.2.5.2. Fase de Inversión

En esta fase son realizadas las acciones que permiten la ejecución física del proyecto, hasta dejarlo en condiciones de producir los bienes y servicios que constituyen su objetivo. En ella se distinguen tres etapas principales (Ferrá, 2000):

• Diseño definitivo: consiste en la realización de los estudios finales de arquitectura e ingeniería, diseño de plantas industriales, manuales de procedimientos, especificaciones de equipos, materiales, etc.-

• Preparación para la ejecución: incluye otras tareas que se deben realizar antes de la ejecución, tales como la solicitud de presupuestos o la convocatoria a licitaciones o concursos para la elección de quien ejecutará las obras.

• Ejecución: en esta etapa son construidos, comprados o generados los bienes tangibles e intangibles necesarios para que el proyecto pueda comenzar a operar.

2.2.5.3. Fase de Operación

La finalización de la fase de inversión coincide con el inicio de la fase de operación o puesta en marcha del proyecto. A partir de este momento, los bienes adquiridos en la fase de inversión son puestos en funcionamiento para producir los bienes y servicios previstos (Sapag Chain y Sapag Chain, 2000).

Autor: María Soledad Cobian

Deja un comentario