CONCEPTO DE SALUD

      No hay comentarios en CONCEPTO DE SALUD

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Carta Magna (1946), (1) define salud como un bien sumamente apreciado por las sociedades y culturas, ya que es el medio más adecuado para lograr el bienestar físico, psíquico y social. En este caso el concepto positivo de salud implica un funcionalismo total, sobrepasando el concepto de ausencia de enfermedad, o discapacidad, (lo que supondría una teoría de un solo agente).

Aún así, el concepto salud no debería tomar una connotación estática. Antonovsky, A., Fodor, J., et al., definen una escala continua de salud. Se considera la salud como un proceso dinámico que cambia continuamente en la vida del individuo. La visión es polarizada. A un extremo de la escala se localiza el estado de enfermedad y la muerte prematura, y en el extremo opuesto la salud y el bienestar óptimo.

La Carta de Ottawa, establece salud como la condición humana con las dimensiones físicas, psicológicas y sociales, cada una de ellas caracterizadas con un continuo, con polos positivos y negativos. La salud positiva, se asocia con la posibilidad de disfrutar de la vida y adaptarse a los cambios, la salud negativa, está asociada con el alejamiento objetivo y / o subjetivo del bienestar físico y psicosocial, en estados de morbilidad, llegando al extremo de la muerte prematura.

Enfermedad es el último referente en la definición de la OMS, y supone la pérdida momentánea o duradera del equilibrio dinámico. En el glosario de promoción de la salud de la OMS escrito por Don Nutbeam, la definición de salud toma una connotación más amplia, los elementos básicos son la realidad social humana en interacción con la realidad biológica y ecológica. En este caso salud, se define como la capacidad de desarrollar el propio potencial personal y responder de forma positiva a los retos del ambiente. El concepto integra los recursos sociales, personales y las capacidades físicas. Para la mejora de la salud es necesario alcanzar un nivel satisfactorio de aspectos fundamentales como los bienes de consumo, los servicios… además de poder disponer de la información necesaria que combinada con la habilidad personal permite una interacción armoniosa con el entorno a la hora de tomar elecciones saludables.

La concepción de salud destaca la interacción entre los individuos y su entorno, con la necesidad de conseguir un equilibrio dinámico entre ambas partes. Un concepto holístico de salud, en el que se contempla al hombre como una realidad integral. Santacreu, J., considera a la salud ya la enfermedad, como el estado del momento en la relación del organismo con el ambiente o ecosistema en el que se desarrolla, siendo salud una resultante adaptativa y enfermedad resultante de una mala adaptación. Mendoza, V., considera la salud como un estado vital, dinámico, cíclico y complejo, que se caracteriza por el correcto funcionamiento interno llamado homeostasis y la relación plena y ordenada con el ambiente. Justifica el concepto a partir de la teoría del fractal. La geometría fractal, rebela de forma contundente el proceso de repetición constante en cada una de las dimensiones y, como aspectos inconsistentes carentes de forma pueden ser identificados.

Corresponde a una imagen con explicación matemática y científica que ayuda a entender una realidad intuitiva, en este caso la salud. Esta forma de comprender las cosas, aporta la idea de que somos parte del aunque absolutamente todo influye en nuestro devenir. La teoría del fractal se complementa con la teoría del caos, la clave de esta última corresponde a la imprevisibilidad, entendiendo el organismo humano, como un sistema complejo adaptativo a las condiciones externas, cuya supervivencia depende de un conjunto de fenómenos que se desarrollan de forma imprevisible en un nivel de organización funcional y jerárquica superior, muy sensible a las condiciones iniciales a un comportamiento no periódico y la recurrencia de ciertos patrones en diferentes escalas espaciales y temporales.

El conocimiento del organismo humano como un sistema complejo crea la necesidad de incluir una visión multidisciplinar del concepto salud-enfermedad, incluyendo las dimensiones físicas, psicológicas biológicas, genéticas, moleculares, antropológicas para confluir en el mismo concepto, regular el caos y poder dirigir el proceso. Así pues, el concepto de salud-enfermedad no debe ser entendido como un fenómeno únicamente biológico, y los recursos terapéuticos no pueden limitarse exclusivamente a la intervención anatómica o farmacológica directa. Por este motivo, es necesario sustituir el reduccionismo y la simplificación por un pensamiento complejo en el que ha de intervenir un proyecto transdisciplinar que plantee la inseparabilidad de los sistemas físicos, biológicos y sociales de la salud-enfermedad, con una focalización heterogénea y multicausal creando nuevos modelos de abordaje en la dinámica salud y el tratamiento de la enfermedad.

Hay que destacar el carácter subjetivo y la relatividad del concepto de salud, en el aspecto que las experiencias personales en la enfermedad y la salud están muy influenciadas por el contexto sociocultural en que se producen. En este punto se incorpora la idea de salud sentida. En este caso hay que destacar la importancia de la promoción y la educación para la salud con el fin de la mejora cualitativa de la vida humana. El Departamento de Salud y Recursos Humanos de los Estados Unidos (USDHHS), en el año 2000 establece como objetivo para 2010, mejorar la calidad en los años de vida saludable.

La promoción de la salud supone una estrategia que vincula a la gente con sus entornos y que con el fin de crear un futuro más saludable, combina la elección personal en la forma de vida y la responsabilidad social en las condiciones del vivir. En el proceso de promoción de la salud, la educación es un concepto unificador de participación activa comunitaria informada en el proceso del cambio. La complejidad y riqueza del ser humano, la diversidad de funciones y dimensiones, así como la multiplicidad de factores, tanto internos como externos, que condicionan la salud del individuo, determinan que la promoción de la salud requiera la óptica, la función y los recursos tanto individuales como multidisciplinares.

Autor: Manuel Rozalen

Loading...

Deja una respuesta