El proyecto Bremen 2030: una ciudad consciente del tiempo. – 1 parte –

El proyecto Los Tiempos de la Ciudad existe en Bremen desde hace unos 15 años. Bremen emprendió esta iniciativa por pura casualidad. Sin embargo, ya había una cierta disposición. La ciudad tiene unas dimensiones que posibilitan un planteamiento conformador, está menos expuesta que Francfort (una ciudad del mismo tamaño) los procesos globales de aceleración, presenta un colosal patrimonio de confianza en el tratamiento del conjunto urbano y se encuentra en condiciones de emprender procesos cooperativos e interactivos que hagan coincidir política, economía y sociedad civil.

Al Laboratorio de Perspectivas de Bremen se comenzó a pensar, en 1992, en el modelo de «ciudad consciente del tiempo ». El Foro de los Tiempos de la Ciudad de Bremen se fundó en 1994 y desde el principio ha cooperado con los experimentos piloto escuela / guardería, seguridad en espacio público, modernización de la administración / municipio.

En 1997 se materializó con la apertura de la primera «Oficina del tiempo» de Alemania en la autoridad municipal de Bremen-Vegesack. El primer gran ensayo práctico sobre los tiempos de la ciudad que se llevó a cabo en Alemania fue el proyecto piloto para la igualdad iniciado por el gobierno de Hamburgo en 1994, que analizó y transformar la zona de competencia local de Barmbek- Uhlenhorst para responder a las necesidades temporales de las jóvenes madres trabajadoras.

La rama alemana del proyecto de la Unión Europea «Eurexcter – Tiempo y Calidad en la Ciudad «en la HWP (Universidad de Economía y Política de Hamburgo) comenzó a preparar en 1991 comunicaciones e iniciativas de proyecto con Italia, y en 1996 organizó con el sindicato ÖTV2 el congreso Los Tiempos de la Ciudad en la ciudad de Hamburgo.

El mismo año, implantó un programa de formación permanente e incentivó la puesta en funcionamiento de proyectos y cooperaciones de proyectos. Con la ayuda de Eurexcter, a partir de 1996 se empezaron a poner en práctica diferentes proyectos en Hamburgo (apertura de una oficina del ciudadano en el barrio de Harburg), en Bremen (las tres acciones comentadas), en Erfurt (el «servicio al ciudadano» de la Administración local y la apertura del centro clínico de Erfurt para el barrio) y Wolfsburg (proyecto ZeitWerkStadt por mediar en los conflictos de tiempo surgidos entre la fábrica de Volkswagen y el municipio o la región). Como preludio de la Expo 2000, en Hannover se organizaron talleres del tiempo con las entidades públicas más importantes en la marcación de ritmos.

A partir de las iniciativas del norte de Alemania, en 1997 se fundó el grupo de trabajo Expo 2000 Los Tiempos de la Ciudad que, en 1998, se registró como participante en la exposición y desarrolló sus actividades durante el bienio 1999-2000. El mejor resultado cuantitativo fue la exposición Los Tiempos de la Ciudad, que atrajo a la casa consistorial de Bremen alrededor de 10.000 personas. Independientemente de estas iniciativas del norte de Alemania, en Hanau se empezó a hacer el boceto-en este caso a partir de iniciativas de la Oficina y del Pleno de la Mujer-del modelo de una «ciudad consciente del tiempo» · que se materializó en un proyecto el año 1997.

Como primer estado territorial de Alemania, el Land de Renania del Norte-Westfalia puso en funcionamiento el programa Los Tiempos de la Ciudad, que se materializó en iniciativas, proyectos y oficinas en cinco ciudades diferentes. La política comunitaria del tiempo encontró la vertiente científico alemán al Difuso (Instituto Alemán de Urbanística; Dietrich Henckel / Matthias Eberling), con trabajos analíticos ya desde el final los años ochenta, y la HWP de Hamburgo.

En Bremen eclosionar, ya en la fase de la Expo 2000, una nueva generación de proyectos financiados por el Ministerio de Educación e Investigación alemán, articulados alrededor del desarrollo de perspectivas urbanas. El proyecto Bremen 2030: una ciudad consciente del tiempo, dirigido por la HWP de Hamburgo y el IAW (Instituto de Trabajo y Economía) de Bremen, ganó en 2001 el concurso de ideas Ciudad 2030, ya partir de ahí se puso en funcionamiento.

A diferencia de los anteriores proyectos de Los Tiempo de la Ciudad, este programa se caracterizó por una mayor integración en la Administración de Bremen. Por orden, había un Consejo Rector de proyecto, formado por los dos alcaldes, el jefe del Departamento de Igualdad de Oportunidades del land y representantes de la Federación Alemana de Ciudades y del sindicato.

En un lugar prominente había un Comité de Trabajo que representaba todas las áreas administrativas de Bremen en cuanto a dirección de sección y negociados y tenía la misión de asesorar y reimpulsar todas las iniciativas de Bremen 2030: una ciudad consciente del tiempo.

El centro de coordinación, con sede en la Consejería del land de Urbanismo y Medio Ambiente, moderaba la cooperación entre economía y práctica. Estas estructuras interdisciplinarias y transdisciplinarias reproducían, en resumen, la estructura administrativa que exige cualquier proyecto de conformación de políticas de tiempo.

La misión del proyecto Bremen 2030 era doble. De una parte, se pretendía trabajar en un modelo de desarrollo con respecto a la política de tiempo adecuado al tipo de ciudad amenazada por el envejecimiento. Por otro, se querían implantar medidas concretas de política de tiempo que permitieran avanzar hacia este modelo o que pudieran traducirse en la modificación o perfeccionamiento de éste. Ambos objetivos se buscaron a través de la llamada «hermenéutica de la planificación».

Entre las medidas prácticas estaban los pactos de movilidad de Bremen-Nord y Bremen-Hemelingen o el desarrollo de estructuras de tiempo para centros infantiles de día y hogares próximas a los centros de trabajo de los padres, por ejemplo. En paralelo se ponían en práctica procesos de participación ciudadana en la materialización concreta del modelo principal de la ciudad consciente del tiempo.

La conferencia sobre la evolución de la ciudad, a cargo del consejero de Urbanismo y Medio Ambiente, se dedicó en las cuatro sesiones del año 2002 (con unos 900 participantes) al tema de la ciudad consciente del tiempo. En una iniciativa de cooperación entre el equipo económico y el comité de trabajo transcompetencial se dio forma y aprobación definitiva al proyecto Bremen 2030: una ciudad consciente del tiempo, que luego ser autorizado por el Consejo Rector del proyecto.

El proyecto destaca, una vez más, porque va más allá de la simple aprobación de un marco normativo. Es cierto que pone unos fundamentos normativos de bienestar en la relación con el tiempo y de derecho al propio tiempo, seguidos por tres grandes puntos de referencia para la intervención en política de tiempo; sin embargo, también es cierto que después de este marco normativo se formulan proyectos clave, con los que se compromete la ciudad.

Autor: Diana Perilla

Loading...

Deja una respuesta