LA DIALÉCTICA DE LA SOLEDAD

      No hay comentarios en LA DIALÉCTICA DE LA SOLEDAD

Para empezar, Xirau recuerda que la idea de la rebeldía fue inicialmente tomada en el siglo XVIII, y desarrollada más plenamente en los siglos XIX y XX. En el s. XIX esa rebelión es entendida como resultado de la racionalidad del hombre, tan extendida en las ideas de la época; el poder antes atribuido a dios , es ahora atribuido al hombre. Ya para el s. XX la rebeldía, como la poesía, es la expresión de la desesperanza y de su contraparte, el anhelo, y del realismo y su contraparte, la utopía. Así, entendiendo la poesía como una rebeldía poética, en México, por ejemplo, la revista ‘Taller’ se postula como portadora de esta idea, ligada a la de rebeldía social. En la poética de Octavio Paz se empieza a manifestar la insuficiencia de la palabra, en cuanto a su significación.

Así como se dice que la palabra es vida, porque cumple la labor de inventar, en Octavio Paz la Palabra sacramenta, puesto que además de no ser estática, recupera el sentido del mundo. Es así como el escritor busca darle sentido a la palabra con la poesía misma. Los primeros poemas de Octavio Paz tenían un lenguaje mucho más directo que los posteriores. Estos últimos reflejan una madurez, en cuanto al uso de un lenguaje simbólico, a través de descripciones y de definiciones. En esta poesía el símbolo manifiesta “un deseo de llegar a ser, que no llega”, pero que tampoco se queda, convirtiendo a la poesía en una suerte de sueño, que es la misma realidad consciente del poeta. dice Octavio Paz en estos versos del poema La Poesía:

Llévame solitaria,

llévame entre los sueños,

lévame, madre mía,

despiértame del todo,

hazme soñar tu sueño,

unta mis ojos con tu aceite,

para que al conocerte, me conozca.

A propósito del poema dice R. Xirau que muestra “una, al parecer, incurable imposibilidad de comunicación”. La soledad en la poesía de Octavio Paz se manifiesta con cierta desesperación. Es ésta una protesta de la soledad como resultado de la sociedad, en vez de serlo de uno mismo. En los poemas de Paz, se sugiere esta idea a través de la reiteración de palabras, de imágenes y de sentidos, que dejan fijo en el instante eso que dicen. El poeta propone romper los espejos que nos presenta el mundo en vez de puertas, puesto que representan abstracciones que “nos alejan del mundo vivo”.

Dice Xirau que a diferencia del latinoamericano, el español “no experimenta la soledad, está en ella”, y esto hace que su poesía sea radicalmente diferente a la nuestra, en cuanto a este tema. En Octavio Paz, la experiencia de la soledad es “insustancial”, es decir que no habita un cuerpo, porque el cuerpo pertenece al mundo exterior, no al interior. El hombre permanece incorpóreo al experimentar el ‘laberinto de la soledad’, definida por Paz como la ‘nostalgia de espacio’. Los solitarios silenciosos experimentan entonces una especie de vacío, como es el caso del mundo de dios, al que por esta razón Paz lo rechaza. Simultánea a esta idea del espacio vacío está en Paz la del tiempo, como ocurre con la muerte, y como no se puede llegar a ella con el tiempo, no es un fin, está entre nosotros.

Se llega a la soledad a través de dos contradicciones, estando cerca-lejos y ligado-desligado del mundo. Es naturaleza del mexicano buscar la comunión con los demás; a propósito dice O. Paz: ‘sólo en mi semejante me trasciendo’. Otra dicotomía que presenta la soledad en la poesía es la ruptura con un mundo, junto a la tentativa por crear otro. El mundo aparente tiene una eternidad, que para el hombre resulta inalcanzable, si no lo fuera se destruiría a sí misma. Esto sería algo así como la idea de bajar una estrella del cielo…dejaría de serlo. El hombre no puede llegar a ser a través de la palabra, pero puede liberarse, y es éste un importante aspecto de la poesía de Paz, el de la palabra como liberación.

Escritor: Viviana Fajardo

Loading...

Deja una respuesta