La generación dorada

      Comentarios desactivados en La generación dorada

Uno de los días más gloriosos del deporte argentino se produjo el 28 de agosto de 2004. El fútbol por la mañana, logró una medalla dorada para la Argentina luego de 52 años, en los juegos Olímpicos de Atenas 2004. Unas horas más tarde, el básquetbol disputó el partido más importante de su historia. Con la victoria 84-69 sobre Italia los integrantes de ese equipo pasaron a la inmortalidad. Consiguieron lo impensado, terminar con la hegemonía de Estados Unidos. Pero este logro no se gestó de la noche a la mañana, mucho esfuerzo, trabajo, talento y dedicación fueron necesarios para alcanzarlo.

El punto de partida de esta generación dorada puede ser considerado el año 1984 cuando los entrenadores León Najnudel, José María «Yoyo» Cavallero y Juan Seguí, tuvieron la iniciativa de crear la Liga Nacional de Básquetbol. De esta competición surgieron grandes jugadores como Emanuel Ginobili, Andrés Nocioni y Fabricio Oberto. En el mundial de Grecia 1998, el equipo se metió entre los 8 mejores del mundo. La derrota en cuartos de final frente a Yugoslavia (campeón del torneo), dejó una buena sensación para el futuro. Cuatro años más tarde en Indianápolis 2002 el mundo quedó perplejo. Por primera vez un equipo de Estados Unidos formado íntegramente por jugadores de la NBA fue derrotado. Argentina le ganó por 87 a 80 y mostró que tenía un equipo que aspiraba a grandes cosas. En una final inolvidable y polémica, cayó ajustadamente con Yugoslavia por 84-77 en el tiempo suplementario.

El partido debut de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 fue precisamente contra Serbia y Montenegro (ex Yugolasvia). A falta de 3,8 segundos para finalizar el encuentro, Argentina perdía por 81-82. Emanuel Ginóbili con la marca encima, tomó la pelota, se arrojó hacia adelante y casi desde el piso encestó el balón. El triunfo 83-82 fue fundamental de cara al futuro. El segundo partido fue derrota frente a España por 87-76. En el tercer encuentro la victoria frente a China 82-57 y luego el triunfo sobre Nueva Zelanda 98-94 le garantizó la clasificación a la siguiente ronda. El último partido del grupo fue una derrota frente a Italia por 75-76. En los cuartos de final el rival fue local Grecia y se ganó por 69-64. Estados Unidos era el rival de semifinales. Con un gran juego en equipo y un Emanuel Ginóbili gigantesco (autor de 29 puntos) contra todos los pronósticos, la Argentina ganó 89-81. La victoria en la final 84-69 sobre Italia le permitió a Fabricio Oberto, Emanuel Ginóbili, Juan `Pepe` Sánchez, Leonardo Gutiérrez, Andrés Nocioni, Luis Scola, Gabriel Fernández, Carlos Defino, Alejandro Montecchia, Rubén Wolkowyski, Walter Herrman y Hugo Sconochini quedar en la historia grande del deporte argentino.

La medalla dorada no fue el final, luego se logró el cuarto puesto en el mundial Japón 2006, la medalla de bronce la en Pekín 2008 y el quinto puesto en el mundial Turquía 2010. En el preolímpico que se disputó en Mar del Plata en el 2011 se obtuvo la clasificación a Londres 2012.La Argentina se quedó con el primer lugar, tras vencer 80 a 75 a Brasil, en una final memorable. Los dirigidos por Julio Lamas, tuvieron un rendimiento irregular a lo largo del torneo, pero demostraron una vez más la garra y el juego en equipo que los ha llevado a quedar en la historia del deporte Argentino. No fue un torneo sencillo. A pesar de las cómodas victorias frente al equipo Paraguayo y el elenco Uruguayo, los jugadores confesaban que era un torneo muy competitivo. El tercer partido frente a Puerto Rico dejó en claro que el camino hacia Londres 2012 era complicado. A pesar de la ajustada victoria, el equipo por primera vez dio la sensación de que no era imbatible. Contra Panamá en el último partido del grupo, el equipo se mostró sólido ante un rival inferior.

La segunda ronda comenzó con una fácil victoria sobre Canadá. El partido siguiente fue contra Venezuela, donde a pesar de la victoria, el equipo no tuvo la agresividad necesaria en defensa, aunque si contó con una gran efectividad en los triples que permitió ganar holgadamente. Llegó Brasil, la primera derrota. El equipo sufrió la baja de Andrés Noción en el salto de inicio del encuentro y sintió la ausencia. No jugó cómodo y se enredó en la táctica propuesta por Rubén Magnano. Para cerrar la segunda fase el rival fue República Dominicana. Luego de tres cuartos muy ajustados, Argentina jugó el cierre del partido en gran nivel y se llevó el partido en forma contundente.

Al quedar en la segunda posición por la derrota frente a los brasileños, el rival en semifinales era el tercer clasificado, Puerto Rico. Fue el partido más vibrante del torneo y con un cierre increíble. Tras el yerro de Juan Barea, en el último intento de triple, se desató la locura en el Polideportivo Islas Malvinas. La generación dorada consiguió la tan ansiada clasificación a los juegos olímpicos Londres 2012 sufriendo y dejando hasta el último aliento en la cancha.

En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, Estados Unidos fue el verdugo del equipo en semifinales. En el partido por el tercer puesto, la Argentina perdió contra Rusia, por lo que quedó en las puertas de una nueva medalla olímpica. Con el tiempo se sabrá si esta fue la última participación de la generación Dorada en los Juegos Olímpicos, o si la mayoría de estos grandes jugadores irá una vez más en busca de la gloria.

Escritor: Nicolás Baltruszewicz.

Loading...