LA POLLERA COLORÁ

      No hay comentarios en LA POLLERA COLORÁ

Emblema folclórico Colombiano, canción que compendia tradición de sentir el ambiente caluroso, la tierra, la música, e instantes entre un hombre y una mujer. El titulo podría confundirse con una gallina roja o una especie exótica de ave, pero en su sentido representativo es una prenda de mujer, una falda larga y amplia de color fogoso que despierta historia. Esta interpretación musical entrega al público una herencia cotidiana de escenarios climáticos calientes, que recrea un encuentro sin artificialidad, ni imaginación en su relato, es realismo acompañado de innovadora melodía que le da identidad.

Evoca un escenario donde hombre y mujer se encontraban con banquetes de ocio y elecciones juguetonas que estaban en su entorno, narra así un momento espontáneo, tan autóctono y natural que aun hoy algunos músicos o gestores culturales y participantes, siguen encontrando propicia su reproducción para acompañar espacios artísticos. En el sentido de su letra, la exaltación a una mujer que se quiere sentir bien, siendo coqueta y lo disfruta, es apreciada por ello y es puesto en evidencia durante toda la interpretación.

Pero de otro lado es paradójico que esta Melodía que viene de un autor nacido en los años 30, contenga algunas palabras que al día de hoy contextualizan un significante muy distinto, transformado por diversos discursos, resultado que da cuenta de cómo palabras comunes que unían a diferentes personas llegan a ser palabras indebidas, susceptibles a ser medidas o limitadas.

Por lo anterior la palabra negra que designa a la protagonista del canto, es una designación despectiva que ya no es motivo de orgullo, ni de reconocimiento de la diferencia, ni cariño, sino que se torna un problema de inclusión, de igualdad, de derecho y ay de aquel que ose en esta época decir de manera directa a alguien la expresión negra, porque mínimo se le va encima la ofendida u ofendido, si no es más gente, para catalogar al osado de irrespetuoso, ofensivo, retrogrado, o de malintencionado e incluso decirle:…”respete ya paso la época de la esclavitud”.

Ahora bien, Soledad, nombre que remite en la letra a una mujer integradora, alegre, protagonista de su ahora, es un ejemplo de que al igual que Piedad o Esperanza, u otros tantos nombres que remiten a emociones ya no están vigentes en el vocablo actual, cuando una niña llega a la vida, son las reinas o las artistas o las modelos a las que se eligen para darles nombre, como si todos imbuidos en la información tecnológica, se les hubiera vetado prolongar a las mujeres de antaño y recordarlas, si acaso, aún sobreviven nombres bíblicos, porque de religión todavía queda mucho.

Además una mujer con sabor a pimienta, es llamativo, ya que este artista quiso dejar claro que sus sentidos la contemplaban, poniéndole por ello ese toque de sabor, de gusto, de manjar apetitoso, ¡tan deseable! y remitiéndome a la época actual, si un niño preguntara: ¿Porque una mujer tiene sabor a pimienta? es posible que se le diga que hay cosas que a su debido momento sabrá, ya ni teniendo cierto manejo de su sexualidad, el adulto tendría esa analogía como suficiente ejemplo de la realidad, para transmitir al niño que cada uno puede elegir sentir tanto por otro, que podría poner de lleno todos sus 5 sentidos jactándose del otro, sin reducir su percepción, y gozar del cuerpo de ese otro.

Jumm gozar: término que siendo interpretado desde este momento histórico con la teoría actual, podría enmascarar en el campo psicoanalítico, una expresión fuera de la comprensión, que puede llegar a ser una decisión incluso dañina por impulsar a la repetición, mientras que en el sentido de la canción, el gozar alude a una felicidad, que pone a vibrar el corazón.

Pero y que, ni desglosando palabras de esta reliquia o poniéndola en otros contextos podría esperarse el reconocimiento musical por parte de los escuchas Colombianos, más bien, se le podría comparar con una huella neuronal que alcanza solo para estatus de referencia, como: Ahh…si, recuerdo que es el nombre de una canción y no es de extrañar que otra alusiva a este título de canción en el argot popular es aquella que designa Pollera Colorá a la flema cuando alguien presenta congestión nasal y tos que le insta a escupirla y a que algunos pendientes al escuchar el chrshhh se atreven a decir: eeehh con la pollera Colorá o …que pollera Colorá.

Escritor: Ángela Arias

Deja un comentario