Los Créditos Rápidos

Los créditos rápidos se han convertido en últimas fechas en un tipo de financiación al que suelen recurrir las personas cuando requieren de dinero para cubrir los gastos de una emergencia o imprevisto. Como son otorgados por empresas que están especializadas en la financiación, se evitan los rigurosos trámites que establecen en la actualidadentidades bancarias y cajas de ahorro, sin embargo, muchas de estas empresas no son supervisadas por el Banco de España.

Por lo general el crédito solicitado y una vez que ha sido aprobado, se deposita en la cuenta del cliente en un plazo que varía de entre las 24 a 72 horas.  Su contratación resulta tan sencilla que incluso es posible realizar este proceso vía teléfono o internet, un motivo que también ha incrementado su popularidad.

Además, la documentación y los trámites que se solicitan son casi nulos y es común que no se exijan avales o algún tipo de garantía personal, al tiempo que no se requiere tampoco que el cliente especifique para que necesite el préstamo.  Si bien la financiación que ofrecen los créditos rápidos es muy flexible y los plazos que se ofrecen son bastante razonables, siempre hay que tener en cuenta que en caso de presentarse un impago, es posible que se terminen pagando intereses muy altos y al no haber supervisión del banco de España, esto puede ser una desventaja.

Deja una respuesta