Nuevas teorías integradoras: modelo del triple riesgo delictivo

Recientemente han aparecido nuevos modelos comprensivos de la delincuencia , con un carácter integrador de las teorías expuestas más arriba , como el que propone Santiago Redondo , del Grupo de Estudios Avanzados de la Violencia de la Universidad de Barcelona ( GEAV ) en el Su modelo del Triple riesgo delictivo ( REDONDO, 2008) . Esta propuesta toma como base para su desarrollo los análisis sobre el apoyo social como eje de la prevención ( CALVIN , CULLEN y VANDER VEN , 2002 ) , las teorías situacionales del delito ( Felson , 2006) , los análisis sobre carreras delictivas y los factores de riesgo de la criminología del desarrollo ( FARRINGTON , 1992 , 1996 , 2008; HOWELL , 2003; Loeb, GREEN y Lahey , 2003; LÖSEL y BENDER , 2003 ) y la investigación criminológica sobre los factores de riesgo y de protección ( ANDREWS y Bont , 2006 yn2010) . Los factores de riesgo y de protección son reconceptualizados como dimensiones de carácter continuo con un grado de presencia, no como variables dicotómicas (presentes o ausentes).

Así, todas las dimensiones de riesgo (definidas a partir de pares de factores de riesgo y de protección) son agrupadas de manera exhaustiva en tres categorías o fuentes de riesgos que personales, referentes al apoyo prosocial y relativas a las oportunidades delictivas.

De la combinación o interacción de los continuum riesgos personales , riesgos en el apoyo prosocial y oportunidad delictiva , se obtiene una combinación única que precipita procesos criminogénicos específicos ( aprendizajes selectivos , desinhibición , ruptura de vínculos sociales , tensión social , efectos de etiquetado , etc. ) que terminan condicionando su riesgo de conducta antisocial .

Según el riesgo personal que presente un sujeto, deberá diseñar un tratamiento penitenciario dirigido a modificar aquellos factores especialmente significativos. Dependiendo del soporte prosocial con que cuente, deberá definir un determinado programa de prevención pos penitenciario . Las situaciones de oportunidad delictiva son las que las fuerzas de seguridad reducen a través de las acciones de control pertinentes.

Así, este modelo integrador debe permitir en un futuro ajustar más detalladamente las valoraciones de riesgo de conducta antisocial, y en consecuencia, se podrán adecuar mejor los tratamientos penitenciarios a los diferentes individuos. Además, se enfatiza el carácter preventivo de la intervención, que hay que ejercer desde los diferentes operadores que tienen responsabilidades educativas y de control en la trayectoria personal de los sujetos: escuela, familia y entorno relacional, recursos sociales, policía, prisión, servicios de reinserción, etc.

(Generalitat de Catalunya. Departamento de Justicia)

Loading...

Deja una respuesta