UNA LENGUA DIFERENTE

      Comentarios desactivados en UNA LENGUA DIFERENTE

En la actualidad cada uno de los seres humanos existentes tenemos metas, proyectos, ideales, sueños por cumplir, para esto debemos desarrollar diferentes habilidades, aptitudes y métodos con el fin de desenvolvernos en el ámbito que deseamos, una de las habilidades fundamentales es la de dominar nuestra lengua e incluso, la competitividad a la que estamos expuestos en el mundo contemporáneo o en ocasiones la necesidad nos lleva a la convicción de aprender de dos a tres idiomas, abarcando su lectura, su escritura y su expresión oral.

Esto es algo natural para todos, con las dificultades normales que se pueden enfrentar, no entender la sintaxis, confundirse en la gramática, omitir letras entre otros, sin embargo ¿qué ocurre con aquellas personas que no manejan un lenguaje oral y que se expresan por medio de gestos y movimientos manuales? ¿Aquellas personas que no escuchan tendrán la misma facilidad y acceso que una persona oyente?

El propósito del siguiente artículo es dar a conocer algunos puntos importantes de la comunidad sorda y su forma de expresión, la cual es básica para su desarrollo en la sociedad y la manera como han ido ascendiendo en diferentes espacios, con pros y contras y con algo que marca siempre a aquellos grupos que presentan una diferencia marcada: discriminación.

Iniciemos por un ambiente muy común para todos, la familia, es allí donde todo ser humano empieza su proceso de socialización y crecimiento, pero lo más importante empieza a desarrollar una comunicación con sus padres. Ahora bien ¿cuál es la forma habitual de enseñarle a un niño a hablar? Muchos de ustedes pensaran que la respuesta es obvia, ¡pues hablándole!; muy buena respuesta si tu hijo es oyente, pero si por cosas de la genética, la vida o el destino fuese sordo, cambia toda esta dinámica tan básica.

Es en este momento donde se genera una ruptura en el desarrollo regular de la persona nacida sorda, pues su lengua materna no es el español, el inglés, el francés o el idioma que normalmente se hable en su entorno, su lengua materna es diferente: la lengua de señas.
Aquí viene la necesidad de aprender, no por gusto sino porque se genera la necesidad de comunicarse y enseñar a un hijo sordo lo mismo que se le enseña a un hijo oyente, entonces se crea una lengua de señas casera, que entiende la familia y los más cercanos a este niño y se genera tranquilidad en el ámbito familiar, pues se ha logrado superar el primero de muchos impases que deben conocer de ahora en adelante.

Superada esta primera fase y pese a la conformidad de la comunicación con su familia, viene la etapa escolar, donde se presentan varios inconvenientes para el desenvolvimiento del niño en la escuela, tal vez el que más afecta es el de los maestros que no saben cómo trabajar con estos niños, niñas y jóvenes, no por falta de profesionalismo o como dicen otros “por falta de voluntad”, simplemente es el desconocimiento de la forma de comunicación.

Es en este punto donde no solo se debe buscar soluciones para un caso en particular, debe pensarse en su mayoría, sino en la población entera, pues aunque es útil facilitar el acceso a la educación a un niño sordo, se debe pensar en aquellos veinte, treinta o más que están aún sin un reconocimiento claro de sus capacidades y oportunidades.

En esta perspectiva es necesario aclarar que no son solamente los padres, los profesores o las personas sordas quienes deben educarse en la lengua de señas, debe ser toda la sociedad. Un ejemplo, imagínate sordo por un momento; vas a un banco porque necesitas retirar una suma de dinero que te envió un familiar, llegas a la caja y el cajero no te entiende lo que quieres decir, debes escribirlo en papel o ir acompañado por alguien para lograr que te entiendan; ahora otro ejemplo más sencillo, prende la televisión, pon el canal que mas te guste y bájale todo el volumen, si existe la posibilidad, luego me dirás qué entendiste.

Lo que busco con este ejemplo no es provocar lastima o que se oiga un ¡pobrecito! en tu cabeza, lo que quiero es despertar el interés de conocer esta lengua, sus gestos, su bases, la forma de expresión, no solo en aquellas personas que están leyendo esto, sino que la información se reproduzca y se genere el interés propio de la población sorda.

Tal vez te preguntes, a mí de que me sirve, no soy sordo, no tengo amigos sordos, nadie en mi familia es sordo y créeme es muy comprensible, sin embargo nadie está exento de presentar una limitación auditiva, un choque en auto o una fiebre alta, puede afectar tu audición; conoces al hombre o la mujer de tus sueños, pero es sordo o sorda y no puedes expresar lo que sientes y yendo un poco más lejos, como lo dije al comienzo por genética o el destino tu hijo nace sordo, no sé tú , pero a mí me gustaría estar preparada.
Recuerda siempre, así como sueñas con viajar y aprender de culturas de otros países y hablar otros idiomas, lo hacen las personas sordas, no dudes en conocer su cultura pues lo más importante es el respeto para aprender una lengua diferente no solo por ellos, también es por ti.

LORENA MEJÍA.
EDUCADORA ESPECIAL.

Loading...