Nunca hagas estas cosas cuando tienes celos

El amor  es maravilloso pero muchas veces se ve empañado por algunos problemas que pueden surgir a lo largo de las Relaciones de pareja. La mente puede jugar un poco sucio algunas veces y es allí cuando surgen los temidos celos.

Los celos son completamente normales en una relación, por lo que es imposible no sentirlos en algún momento, el problema está cuando se convierten en algo patológico o en obstáculo para las Parejas.

Nunca hagas estas cosas cuando tienes celos

Evita acusar a tu pareja: cuando comienza a existir la desconfianza en una relación generada a partir de los celos, las dudas nos invaden y lo primero que pensamos es en acusar a la pareja.

Acusar constantemente a tu pareja por los celos, se convierte en una conducta que va minando su relación paulatinamente. Ahora bien, esto no implica que debas guardar silencio, por el contrario si tienes celos y surge alguna duda en al relación debes hablar con tu pareja.

La comunicación es fundamental en todas las Relaciones, es por eso que al sentir los celos, la mejor opción es hablar con tu pareja de forma sincera y explicar los motivos que te han llevado a desarrollar estos sentimientos y a dudar de la relación.

No trates de mandar en su vida: al sentir celos una de las acciones más comunes es comenzar a establecer prohibiciones e incluso obligaciones a la pareja.

Los celos generan la necesidad de controlar todas las actividades de tu pareja, desde lo que puede hacer hasta lo que no, con quien debe interactuar, el horario que debe seguir y en general toda su vida.

TE PUEDE INTERESAR:   Todo acerca del autoconcepto y cómo la percepción del sí-mismo influye en la vida diaria

Ahora bien, estas conductas no son saludables para el normal desarrollo de una relación. Por más celos que tengas, nunca debes restarle la libertad a tu pareja pues esto solo generará rechazo.

Olvídate del celular: al estar en una relación de pareja es difícil no caer en la tentación de echar un ojo a lo que se encuentra en el teléfono de tu amado. Sin embargo, debes ponerte en su lugar y pensar cómo te sentirías si otra persona invade tu espacio personal.

Además en el caso de revisar el celular aplica el viejo refrán que reza “el que busca encuentra” porque los celos harán que cualquier mínimo detalle que encuentres, desde una foto hasta un mensaje te resulte como sospechoso.

Probablemente lo que se encuentra en el celular es totalmente inofensivo pero la mente de seguro nos jugará una mala pasada convirtiendo todo en un detonante para un ataque de celos.

No pienses demasiado: si dudas algo, aprovecha cualquier oportunidad para expresarle a tu pareja el aspecto sobre el cual tienes conflictos. Los ataques de celos suelen comenzar por pensar demasiado las cosas.

Lo mejor es siempre aclarar directamente con tu pareja lo que te preocupa sin hacerte ideas previamente pues la imaginación puede ser un factor en contra.

No te guíes por impulsos: los celos llevan aparejados un abanico de acciones impulsivas que generalmente tomamos. Esto sucede cuando los sentimientos de ira nos absorben y perdemos el control de nuestros actos cometiendo terribles imprudencias.

Un simple acto realizado por impulso puede ser una causa de separación, es por eso que cuando sientas celos debes tratar de calmarlos y solucionar todo antes de que las dudas lleven a tomar acciones que perjudicaran la relación

TE PUEDE INTERESAR:   Dificultades y ventajas de una relación sentimental intercultural

Deja un comentario