SER FELIZ

      No hay comentarios en SER FELIZ

Para ser feliz solo debemos no ser apegados a nada ni siquiera a nuestros hijos por los que nos sacrificamos tanto en sus primeros años de vida y quienes luego crecen y pasamos a ser una persona más en sus vidas. Para ser feliz no debemos ser esclavos del deseo de tener cada vez más cosas materiales ni del deseo de satisfacer todos nuestros antojos, para ser feliz no debemos vivir pendientes de la caída de las personas que nos rodean, debemos preocuparnos enteramente de nuestras vidas y de ser cada vez más bondadosos con los demás.

Para ser feliz debemos querernos a nosotros mismos y así aprender a querer a los demás, demostrar afecto reconforta. Para ser feliz debemos ser humildes aprender a escuchar con tolerancia y tomar decisiones con inteligencia, para ser feliz debemos disfrutar las pequeñas cosas de la vida que son las que a fin de cuentas tienen la mejor esencia y dejan el mejor recuerdo, para ser feliz debemos ver la vida con optimismo, ser positivos siempre ante cualquier situación que se nos presente y confiar en nosotros mismos.

Para ser feliz debemos aceptarnos tal como somos y aceptar a los demás tal como son, para ser feliz debemos aceptar a nuestra pareja como es sin tratar de cambiarla y moldearla a nuestro parecer,para ser feliz debemos actuar con cordura y responsabilidad tratando siempre de cumplir nuestras metas y alcanzar nuestros objetivos, para ser feliz debemos ser justos y equitativos en nuestros actos para con los demás, nadie es más o menos que tú, todos somos iguales con debilidades y fortalezas, merecemos ser comprendidos y tenidos en cuenta.

Para ser feliz debemos vivir en paz y convivencia, propender por construir un mejor futuro para todos y esto se logra propendiendo un mejor futuro para ti mismo. Para ser feliz debemos canalizar todas nuestras energías y proyectarlas en forma positiva ellas retornan a ti de la misma forma, para ser feliz debemos pensar solo en el presente, el pasado y el futuro no existen, para ser feliz debemos muchas veces estar tristes y así poder reconocer la diferencia.

TE PUEDE INTERESAR:   Situación de la energía eólica marina

Para ser feliz debemos compartir nuestros conocimientos y destrezas con los demás, ser un líder en la enseñanza y transmisión de nuestras fortalezas sin egoísmos. Para ser feliz debemos poner una cuota de sacrificio en cada una de nuestras acciones y la recompensa será doble para nuestra Alma, para ser feliz debemos buscar algo o alguien en quién inspirarnos y ofrecerle todos nuestros logros diarios, pedirle ayuda espiritual y más motivación cuando sea necesario.

Para ser feliz debemos buscar salud mental por medio de la práctica de algún deporte o ejercitar muestro cuerpo de alguna forma, así mismo buscar salud espiritual haciendo la caridad a nuestro prójimo. Para ser feliz debemos hacer da cada caída en nuestro camino una excusa para levantarnos y volver a intentar el logro de nuestras metas, para ser feliz debemos entregar nuestro cariño incondicionalmente sin esperar nada a cambio, Para ser feliz debemos interactuar con la naturaleza aportándole un poco de nuestra energía que al fin de cuentas es nuestra misma energía y la energía de la que todo está hecho en el universo y en la que nos convertiremos nuevamente al finalizar nuestro ciclo en el planeta tierra.

Para ser feliz debemos aportar nuestra energía al universo sembrando árboles, cuidarlos,  verlos crecer y dar sus frutos.Para ser feliz debemos adoptar un ser vivo indefenso y desamparado y procurar que cumpla sus metas y objetivos en la vida para que también prodigue su energía en el universo, para ser feliz debemos al mismo tiempo cantar las canciones que nos gustan en voz alta para impregnar el ambiente de felicidad, bienestar e irradiar de energía positiva el ambiente que nos rodea, para ser feliz debemos ser optimistas y pensar que obtendremos el trabajo por el que estoy redactando esta frases que me darán la oportunidad de obtenerlo.

TE PUEDE INTERESAR:   POR QUÉ ES IMPORTANTE EL VOCABULARIO EN UNA LENGUA EXTRANJERA?

 Autor: Carlos Alberto Uribe Gil

.

Deja un comentario