Descubriendo

      No hay comentarios en Descubriendo

Quizá no puedo estar pensando en tantas cosas, es tan molesto el no poder pensar. La algarabía me aprisiona y pone en mí un estadio de depresión y desanimo. Será que el liberarme de éste mundo frívolo por un momento es difícil. Quiero pasar a otro plano, pienso establecer un mundo imaginario, ¡ah! Pero, ya todo está dado en el universo de los medios de comunicación -me tienen aturdido, -me siento a ver una película. ¡Por dios! Déjenme en paz -será que no puedo tener un momento de tranquilidad.

El espacio se reduce a algo mínimo, es inimaginable que esté tan estrecho aquí, me asfixio, no puedo respirar; busco una salida, llegas y miras -¿por dónde salgo? –Oh, sí, la ventana de arriba es una buena alternativa, subo, llegas y hablas de nuevo, -tendré que hacer algo para calmar ésta cólera, quizás será mejor salir sin decir nada. -Es mejor, salgo, la ventana es pequeña ¿porqué no me había percatado? me quitaré el pantalón, sí, así es mejor nunca había conocido éste espacio. Cierro la ventana está todo en silencio, que paz, ¿qué veo? ¿Qué objeto será ése? -Un cuadrado el cual nunca he visto, -mas creo es ovalado, sí, estoy seguro es un cuadrado. -Lo coges, te percatas, sí, es un cuadrado: -contesto en mí mente. -Su diámetro es de 12cm de ancho por 10 cm de largo, -me parece familiar. Lo miro, -me miras ¿qué será? es rojo, no más bien es verde, ¡no! es marón. Pero nunca había estado aquí, ¡ah! allá te veo, son muchos objetos parecidos a ti de distintos colores y tamaños, pero yo viviendo abajo, porqué no me dio curiosidad antes para entrar por la ventana y descubrir éste espacio; ¡es maravilloso!.

¡Ah! ¿Dónde está? hueles. recuerdas, hace ya tiempo tu madre te llevaba a un sitio donde había muchos objetos similares como hoy, Como acá en éste contexto, en este sitio ¿quién pudo traerte aquí? ¿Quién puede tenerte? yo quiero saber de ti, objeto cuadrado marrón, con olor a madera húmeda y bizarro, con números en el extremo derecho inferior, con letras gruesas y delgadas ¿qué eres? ¿Vienes del infierno? o ¿del cielo? quieres decirme algo ¿qué quieres? estoy confundido ¿qué eres? maldita sea, me mortificas con el pecado de la curiosidad, me alejo de ti.  me tienes desvariando; ¡no existes objeto maligno, estoy alucinando! sujetos desconocen, tienes todo el tiempo del mundo humano para procesar todo aquello que los demás no les importa.

Escritor: Andrés E. Barrera Gaviria

Loading...

Deja una respuesta