La discriminación de precios basado en la equidad

La fijación de precios es fundamental en una empresa y la forma en que la empresa lo hace y las estrategias que utiliza son determinantes para la maximización de utilidades que es uno de sus principales objetivos. En el proceso de fijación de precios, existe una realidad y es la de la discriminación de precios, que es aquella que se presenta cuando una empresa ofrece diferentes precios a los consumidores aunque los productos sean idénticos y por ende sus costos igual, las empresas que utilizan exitosamente este tipo de discriminación de precios que es llamado también diferenciación de precios son aquellas, que logran segmentar a sus clientes en mercados totalmente con diferencias marcadas entre sí, asi como lograr determinar y asignarles diferentes curvas de demanda, por tanto se cumple cuando la elasticidad precio es variante entre sí.

Existen diferentes tipos de discriminación de precios, los que han sido catalogados como discriminación en primer, segundo y tercer grado. La de primer grado es aquella que logra determinar la curva de la demanda de cada cliente y logra establecer el precio que este se encuentra dispuesto a pagar por el bien que se ofrece, este grado es muy privilegiado pero muy poco probable que ocurra en la vida real, por las limitaciones para obtener información para determinar los factores que lo podrían hacer probable, la de segundo grado es aquella en la que la diferenciación de precios se logra al cobrar por los servicios que se consumen, generalmente este sistema es usado para el cobro de servicios básicos, por tanto más frecuente que la del primer grado pero de uso limitado y la de tercer grado es cuando una empresa puede segregar a sus clientes en diferentes mercados y establecer las tarifas de precios diferenciados para cada segmento.

Indudablemente la discriminación o diferenciación de precios, puede ser defendida fuertemente por el factor de equidad, sin embargo ese mismo factor puede causar fuertes críticas al modelo. Por ejemplo en el caso de la discriminación en segundo grado, resulta lógico que cada consumidor puedo pagar por el servicio que haya consumido, tal es el caso de la energía eléctrica que se cobra por kw consumido, ya que sería injusto un cobro global para todos cuando otros pueden gastar más o menos que el otro, sin embargo entra en conflicto el sistema cuando se cobra más a viviendas ubicadas en residenciales donde viven personas con mayores ingresos económicos que en las viviendas ubicadas en zonas en donde viven personas de más bajos recursos económicos..

El objetivo que una empresa persigue a hacer uso de esta estrategia es poder maximizar sus recursos obteniendo ventajas por la diferenciación entre las personas, por tanto de los mercado, por ende por medio de las variables de precios, ingresos, gustos y preferencias entre otras que son determinantes para el cálculo de la curva de la demanda de los productos y por ende poder tener una oferta para cada sector y de esta forma mantenerse competitivos en la industria.

Autor:

Margareth Rodriguez

Deja una respuesta