LENGUAJE,TEGNOLIGIA Y EDUCACION

No podemos negar que en la actualidad nos encontramos ante un gran problema en el campo del lenguaje escrito y verbal.

Esto en gran parte se debe al mal uso de  las redes sociales, ya que está llevando a nuestra comunidad, especialmente a los jóvenes a una continua abreviación de palabras y  por ende frases incompletas, llegando al punto en que son incapaces de desarrollar algún texto escrito que tenga coherencia y cohesión.

Podemos darnos cuenta que esto viene desde los primero años en que el niño/a tienen un prematuro contacto con la tecnología. Padres de familia al querer complacer a sus hijos con los últimos avances en comunicación y también por presión social dentro de la gran mayoría de escuelas; le están dando mayor importancia al objeto tecnológico que está en boga y se deja de lado la importancia de desarrollo de la lecto – escritura y  como resultado a esto encontramos adolecentes que no saben leer, tienen grandes problemas de comprensión y el pobre desarrollo de textos escritos.

Sabemos que el uso temprano de celulares con alta tecnología se debe a que actualmente es la manera más práctica que tienen los padres de familia, muchas veces absorbidos por sus trabajos de ejercer cierto “control” sobre sus hijos.

Pero esto se está convirtiendo en una forma de vida en la cual los jóvenes no socializan, prefiriendo jugar en línea o el interactuar por un chat. Un claro ejemplo se puede ver en restaurantes, bares, centros comerciales etc., en donde encontramos grupos de jóvenes sumergidos en sus celulares aun estando en compañía de otras personas.

En nuestro medio educativo es muy importante actualmente ver hacia donde estamos enfocando la educación integral de la niñez y adolescencia para que este no se vuelva un problema de la institución como sucede en la actualidad sin presentar una solución viable la cual beneficie tanto a estudiantes como a docentes.

La solución desde mi punto de vista no es el suprimir el uso de implementos tecnológicos  desde temprana edad, si no el implementar su uso para una mayor y mejor educación.

Una parte fundamental es estimular la lectura sin ejercer la presión que muchos de han vivido en el colegio creando de alguna manera cierta aversión. Haciendo que los estudiantes busquen la forma más fácil  resumida de los textos generando así grandes vacíos e inconsistencias de información al momento de presentar una sustentación.

Podríamos fusionar la tecnología dentro del aula de clase. Estimulando la lectura sin imponer textos si no acordando lecturas las cuales pueden ser en grupo o individuales pero que sean de interés para los estudiantes, de esta manera al estimular la lectura sobre un tema/s que les gusten desarrollarían mejores textos y sustentaciones.

Generando un interés genuino sobre la materia y no algo que se hace por una simple nota, olvidando luego el conocimiento adquirido.

No es algo fácil de implementar ya que cada ser es un mundo de pensamientos, pero es posible si desde las instituciones enfocamos a los docentes a ser más cercanos a los estudiantes y sus intereses y que no sean un número más dentro del listado de asistencia a una institución.

Esta labor se podría asociar a los padres de familia, los cuales la mayoría de las veces al contrario de estimular la imaginación de sus hijos por medio de las artes, la lectura, la música, la escritura  etc., los juzgan y reprimen esperando muchas veces que sean algo que ellos no pudieron ser o simplemente creyendo que es un gusto pasajero.

Al querer generar una educación de calidad estamos dejando de lado los gustos personales de cada estudiante, lo cual los lleva a ser personas que se conforman con una nota en vez de generar trabajos de calidad.

Pero aún queda un largo camino por recorrer en términos de optimización educativa en nuestro país y  padres de familia, estudiantes y docentes tienen mucho que aprender.

Escritor: catalina Gómez

Deja un comentario