LOS DELITOS SEXUALES ES IGUAL A UN PROBLEMA SOCIAL QUE ATENTA CONTRA LA DIGNIDAD HUMANA…

      Comentarios desactivados en LOS DELITOS SEXUALES ES IGUAL A UN PROBLEMA SOCIAL QUE ATENTA CONTRA LA DIGNIDAD HUMANA…

ESCRITO # 1

LOS DELITOS SEXUALES ES IGUAL A UN PROBLEMA SOCIAL QUE ATENTA CONTRA LA DIGNIDAD HUMANA…
A lo largo de la historia las legislaciones del mundo, han procurado la máxima protección de los derechos humanos de los menores, tratando de protegerlos de todas aquellas situaciones donde se vea maltratada su dignidad y su pudor. Ya se sabe que en los últimos años los menores han sido ultrajados, asesinados y principalmente han sido víctimas de abusos sexuales.
Tanto en América del Norte, como en los países latinos, es donde más se atenta en contra de los derechos de los menores y han procurado dar solución al problema, la mayoría de las veces sin tener resultados positivos, tanto en los ciudadanos como en la clase política; no se goza de una legislación clara y contundente que lleve a los abusadores y a los homicidas a recibir un castigo igual o superior al delito que cometieron. Aunque no se tiene conocimiento acerca de las estadísticas de los demás países de los delitos sexuales cometidos contra los menores, bien se sabe que de Colombia si se tiene ese conocimiento claro, prueba de ello es el caso que ocasiono conmoción nacional y hasta mundial del citado “Garavito”, quien abuso sexualmente y asesinó a un sin número de niños y quien ahora purga una pena ínfima, y con las rebajas que le otorga la ley, se verá prontamente gozando de la libertad.
Igualmente tenemos el caso reciente de algunos miembros que conforman el ejército nacional, que abusaron sexualmente de una niña, y asesinaron a sus otros dos hermanitos, para no dejar testigos, soldados que en estos momentos se encuentran privados de la libertad esperando ser juzgados por la justicia ordinaria. Que se puede esperar, si los miembros de esa institución cuya finalidad es salvaguardar los derechos constitucionales de las personas, cometen esta clase de actos, dejando con una mala reputación el nombre de esa institución. Son estos dos ejemplos, una alerta tanto para los legisladores como para los ciudadanos del común, en tratar de aumentar las penas respecto de los años a imponer para aquellos que cometan esta clase de delitos.
Si la familia que es el núcleo central de la sociedad, que es el soporte precisamente que emerge la constitución y la ley para el bienestar de los mismos, se observa que dentro de ella y en muchos casos encontramos el desamparo de los niños, porque muchos de ellos son abusados sexualmente y asesinados por sus consanguíneos. Ello implica la ineptitud del Estado para ejercer la protección sobre éstos, por cuanto no alberga ninguna solución ni objetiva ni subjetiva para remediar al menos aquellas circunstancias que dan pie al abuso de ellos.
Son muchas las circunstancias, y por lo general el fundamento de toda problemática social que existe en el país, en primer lugar la pobreza, la falta de recursos económicos para atender debidamente a los menores, las escasas oportunidades de empleo, pues en la mayoría de las situaciones la madre es cabeza de familia, y no puede tener un cuidado permanente sobre sus hijos, haciéndolos más vulnerables a estos actos denigrantes. De todas maneras actualmente el peligro para ellos es permanente pues se ha observado casos que hasta en las mismas escuelas los docentes abusan sexualmente de ellos, tan grave ha sido el problema que hasta la iglesia se ha visto involucrada en escándalos de esta clase, llegando así a las peores aberraciones sexuales contra los menores de edad.
Pero lo primordial y lo que se podría considerar como el principal problema que afecta a estas situaciones es el “silencio y la falta de cordura” por parte de los padres de los menores abusados sexualmente, aquellos que dejan pasar dicha situación para no afrontar lo que digan las demás personas, ni para querer involucrar a sus familiares, o muchas veces por temor a las amenazas que se puedan derivar por parte de éstos, dejando a sus hijos como los mayores afectados, pues lo que no saben es que en todos los casos los abusos sexuales de toda clase dejan secuelas y consecuencias muy graves en la mentalidad de las víctimas, dejándolos con resentimientos para todas sus vidas y convirtiéndolos en los delincuentes del hoy, pues siempre buscaran algún medio para su venganza.
Una de las personas que en el país se ha preocupado por esta problemática social, es la senadora Gilma Jiménez, que desde su campaña electoral ha tenido presente el amparo de la niñez sobre todas las cosas, ahora pretende a través de un referendo la cadena perpetua para los que abusan sexualmente de ellos, solución que a mi parecer es un poco precipitada en un país donde existen infinidades de falencias a la hora de juzgar, en un país donde la legislación es tan escasa y débil que hasta las misma instituciones estatales la evaden, donde existe una desorganización económica y donde la población cuenta con muy pocas ayudas, sin decir que ninguna por parte del gobierno. Si es muy fácil aplicar la cadena perpetua como una de las máximas penas para los delitos sexuales en un país como Estados Unidos que posee una organización estricta y estructurada tanto a nivel legislativo, social y político.
La mentalidad social del país no es apta para aplicar una pena que se equipara a la pena de muerte, ya que es un país muy garantista y conservador en los derechos fundamentales de los delincuentes. Solo si pensamos en las rebajas que ellos obtienen por el simple hecho de aceptar los cargos, y de trabajar dentro del penal, las penas rebajan ostensiblemente. De otro lado un caso no existe posibilidad alguna que esta pena sea aumentada en un país que en gran parte de los casos le importa muy poco la víctima, y hacen de los casos como el de la madre que mata a su propio hijo o del padre que accede carnalmente a su hija de tan solo pocos años de vida, introduciéndole una barra de hierro en sus partes íntimas causándole su muerte, noticias amarillistas de toda una semana, mostrándonos hasta donde han llegado las aberraciones de la humanidad, pero que al fin de cuentas solo se queda en noticia, y en los comentarios de los demás sin que lleguen a dar una prevención a ello.
En mi sentir la solución más rápida y directa para combatir este problema de raíz son las máximas penas que nuestra legislación penal permite sin acceso a ningún tipo de rebajas, y erradicar esas falencias que el sistema penal carcelario del país posee a la hora de ejercer la resocialización del delincuente, finalidad de la pena que consagra el Código penal del país. La cadena perpetua en el país no podría cumplir dicha función toda vez que no existe voluntad política para sacarla avante.
Con respecto a la gradualidad de la pena, en mi opinión no es muy viable ya que aquel que solo practica actos libidinosos al menor, es capaz de llegar a abusar sexualmente del mismo, por lo tanto bien se le debe aplicar la misma pena, ya que no hay diferencia entre lo uno y lo otro.
Se concluye de todo lo anterior que la protección de la niñez, no tiene que ver solo con la pena a aplicar a aquellos que abusen de ellos, tiene que ver con el cuidado y las garantías que el Estado les brinde, su resguardo debe empezar desde la familia, desde sus padres, aquellos que deben mantenerse en alerta para prevenir dichos actos.

ESCRITO # 2

¿COMO EL MALTRATO EN LA NIÑEZ OCASIONA CONDUCTAS INDEBIDAS EN EL INDIVIDUO?
El maltrato infantil se ha considerado como toda acción u omisión que entorpece el desarrollo integral del nonato, niño o adolescente lesionando sus derechos, donde quiera que ocurra, desde de los círculos más particulares e íntimos de la familia, hasta el contexto general de la sociedad.
En Colombia una de las peores formas de violencia infantil es la sexual, y los índices indican que cada año 30 mil niños son forzados sexualmente, muchas veces por personas cercanas, e incluso por sus propios padres, no obstante lo anterior el abuso sexual va íntimamente ligado a un maltrato sicológico severo del menor, que en la posteridad deja consecuencias perjudiciales e imborrables que en la mayoría de los casos se verán reflejadas en las actuaciones de éste.

De otro lado, según los expertos otra de las causas que dan pie al maltrato infantil, es la violencia intrafamiliar, que entre el año 2008 al 2010 se observó un aumento de estos casos, ya que se pasó de 60.000 a 70.000 casos; si bien la cifra es alta, no refleja la realidad del flagelo ya que en muchas ocasiones no se denuncia por desconocimiento o vergüenza.
Como bien se puede observar, según las estadísticas el maltrato hacia los niños en Colombia se ha visto en aumento, situación que pone en alerta a toda la comunidad pues verdaderamente el resultado que deja el maltrato de cualquier índole hacia el menor, es incurable y es allí donde podrán surgir las conductas más violentas por parte de éstos hacia las demás personas. Según estudios realizados a los grandes criminales de la historia en nuestro país, se observa que la gran mayoría de ellos tuvieron una niñez llena de maltrato por parte de sus padres, quienes sufrieron de abusos sexuales, como en el caso de Garavito, y maltrato físico como el de Campo Elías Delgado, personas que en su época llevaron a cabo masacres de gran magnitud que reflejaban en sus conductas desviaciones mentales como consecuencia del mismo maltrato sufrido. Sin embargo Los especialistas en el tema aseguran que el maltrato no justifica los crímenes realizados por ellos, pero si despertaron en ellos sentimientos reprimidos que dieron al traste con el desenvolvimiento del instinto asesino.
Pudiera creerse que las conductas criminales de estos dos sujetos y de muchos otros en el país, fue producto del resentimiento que sintieron al ver que en su niñez y adolescencia el único amor que recibían de sus padres era el rechazo, y como si fuera poco el maltrato físico y sicológico para con ellos. Debe tenerse en cuenta que la infancia es la etapa en donde toda persona comienza a desarrollar la psiquis, a ser un receptor de los comportamientos que observa en su entorno familiar, y hasta en la misma sociedad. Por lo tanto, si el niño o adolescente sólo recibe de su familia tratos crueles, se tiene por seguro que la educación que recibirán no será la más adecuada y que hace que éstos en su etapa adulta comentan conductas delictivas.
Aunque no se puede desconocer que aquellos que son maltratados por la misma sociedad, se sientan aislados por ser discriminados de alguna forma, circunstancia que en su crecimiento conlleva a tener resentimientos que pueden transformarse en crímenes, no obstante en su gran mayoría terminan acabando con sus vidas.
Otro de los problemas graves con los cuales se debe contar a la hora de tratar el maltrato infantil, es el modo de vivencia de aquellos, pues estadísticamente se ha establecido que de los 16 millones de niños que existen en el país, seis millones viven en la extrema pobreza, y dos en la indigencia, al igual la deserción escolar, que cada año 750 mil niños dejan el estudio por física hambre, situación que es aprovechada por los grupos subversivos para con engaños reclutarlos y así enseñarles los actos delictivos que estos grupos cometen a diario y que son de público conocimiento. Se sabe que la mayoría de los miembros que conforman los grupos fuera de la ley son menores de edad, precisamente aquellos niños que habitan las zonas rurales, que carecen de lo más elemental, incluyendo los alimentos, razón que es suficiente para que acudan al llamado que les hacen, para más luego entender que todo sería un engaño.
Bien es cierto que en el país existe una normatividad, que tienden a proteger al menor, en vez de sancionarlo, pero se necesitan políticas más claras, para que pueda haber una readaptación de él y para que después de la sanción que se le imponga, pueda vivir en sociedad como persona de bien. Por lo anterior, es que se requiere de una política concertada entre Gobierno y sociedad, asimismo de una mayor difusión de los derechos humanos para prevenir este flagelo, es por ello que se debe instruir a la comunidad que las situaciones abusivas para con los menores, no son normales, tanto mental como físico, pues el abuso sexual infantil es uno de los tantos delito graves en el país, razón poderosa para velar por los niños y para que el lema “ el que es un maltratado, es un maltratador de adulto” no suceda en la práctica pues de ello depende la convivencia y el orden pacifico de la sociedad.

De lo anterior se desprende que en un futuro no muy lejano se pueda amparar a aquellos menores desvalidos, que son fruto de las relaciones habidas entre parejas irresponsables, y la existencia de más acción por parte del Gobierno y la sociedad, para que en este país no exista violencia ni maltrato para la niñez que en adelante es de nuestra sociedad.

Escritor: LUISA FERNANDA HINESTROZA ARBOLEDA

 

Loading...