EL ROL DEL PLAN DE NEGOCIO EN LOS MICROCRÉDITOS OTORGADOS POR EL PROGRAMA MUNICIPAL PARA MICROEMPRESAS (PROMUDEMI) DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES “

ZULMA DEL CARMEN ACOSTA

 

“EL ROL DEL PLAN DE NEGOCIO EN LOS MICROCRÉDITOS OTORGADOS  POR EL PROGRAMA MUNICIPAL  PARA MICROEMPRESAS (PROMUDEMI) DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES “

  

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

 

UNIVERSIDAD NACIONAL DE BUENOS AIRES

 

Buenos Aires

2010

 

1.       ANTECEDENTES Y JUSTIFICACIÓN.

El resultado de las medidas neoliberales durante la década del ‘90 se refleja en el deterioro de las condiciones laborales (precarización). Como ejemplo de ello, el incremento importante de las horas de trabajo que se fue dando en esos años, dejando paso a lo que se conoce como sobreocupación horaria, denota a su vez la necesidad de las personas de contar con más de un trabajo o realizar doble jornada, para poder ganar lo mismo que antes.

La privatización de las empresas estatales que enfrentaron a trabajadores de más de 50 años al “retiro voluntario”, y a la imposibilidad de insertarse nuevamente bajo la relación de empleo. La importación de productos, en desmedro de la industria  interna, también llevó a la población masculina principalmente, de niveles de mando medio y superiores, de una franja etaria de 35 a 55 años fuera del mercado laboral.

Además, se registra una alarmante merma de los contratos laborales y un aumento de formas precarizadas de contratación, que se plasman como contratos de prestación de servicios; o la condición de monotributista lo que supone una condición entre iguales a diferencia del derecho laboral que parte de la base de que al trabajador y al empleador los une una relación de desigualdad.  Al asumir una situación de desigualdad previa, el derecho del trabajo intenta equilibrar esa situación protegiendo al trabajador en función de su debilidad. En cambio, cuando se realiza un contrato de prestación de servicios, la presunción de igualdad se basa en el principio de la autonomía de la voluntad, lo que significa que cada contraparte es libre de decidir. La proliferación de estos contratos es un indicador de la precarización laboral.

A su vez, se verifica el crecimiento de empleos informales, dentro de los cuales se pueden diferenciar los trabajadores asalariados en negro, y aquellas personas que hacen “changas” o buscan otros medios para subsistir. Esto último generó un importante incremento en vendedores ambulantes, ferias populares, así como el desarrollo del trueque, entre otras estrategias de supervivencia que fueron surgiendo en los últimos años.

 

En definitiva el escenario presenta índices de desocupación elevada, asimismo  una mayor duración media del desempleo, un importante índice de subocupación e incremento de las tasas de trabajadores precarios e informales. Estos grupos de población debido a su imposibilidad de insertarse en el mercado de trabajo, son excluidos y requieren una asistencia especial, debido a las consecuencias del proceso en su situación educacional y habitacional entre otras.

Situamos así como momento la crisis de 2001,  en el que se acentúan los resultados del proceso iniciado, por el cual muchas empresas desaparecieron o quedaron débiles frente a las condiciones que le planteaba el mercado.

En ese contexto de pérdida de fuentes de trabajo, capacidades empresarias y/o emprendedoras, capacidades técnicas – no es extraña la necesidad de conformación de programas sociales y/o de empleo, y las transformaciones a las que se ven sometidos los mismos en la medida en que se reestructura la sociedad “…entender el análisis de políticas en términos de su significado político o histórico…” “En una concepción más amplia del término, el análisis de política incluye todas aquellas actividades dirigidas a desarrollar conocimientos que sean relevantes para la formulación o implementación de las políticas públicas” [1]

El desempleo y la destrucción del sistema de seguridad social propio de la otrora sociedad salarial, establece una dinámica emprendedora diferencialmente mayor a la que marcará tradicionalmente la cultura de trabajo en la Argentina y proliferan estrategias de autoempleo, que devienen en la creación de microempresas orientadas a actividades comerciales (maxikioscos, despacho de pan…) y de servicios (peluquerías, remiserías, locutorios,…).  En este contexto toman significancia los programas y planes, entre éstos el microcrédito, que guarda un nivel de importancia para el desarrollo de estas unidades.

Los microemprendimientos entonces se transformaron en la alternativa de subsistencia, ampliándose como recurso, pero estableciendo una situación de informalidad por falta de medios para su sostenimiento en el tiempo, falta de adecuación a las exigencias normativas para su funcionamiento, sin dejar por ello de ser asumidos como estrategia de no exclusión del mercado de trabajo.

El Estado que había sido inundado por principios neoliberales, se había corrido de su responsabilidad en la satisfacción de las necesidades básicas, considerando como tales a las de supervivencia y aquellos ciudadanos en situación de vulnerabilidad (R.Castel) fuera de toda contención social.

Las entonces denominadas organizaciones no gubernamentales, hoy organizaciones de la sociedad civil,  comenzaron a realizar acciones que el Estado había abandonado, no sin crear un proceso de reclamo de reacción y toma de responsabilidades que el mismo debía asumir.  “Los problemas públicos no son independientes de las valoraciones y de las perspectivas de los ciudadanos y sus organizaciones. Se constituyen en el momento de que ciertos acontecimientos o situaciones se ponen en relación con determinados valores o determinados supuestos cognoscitivos de los sujetos que los viven. Les es propio entonces una naturaleza subjetiva, relativa y artificial. No hay problemas “en si”, no existen objetivamente. Son construcciones .sociales, políticas, de la realidad” [2]

Esa actitud evasora de responsabilidades por parte del Estado, en cuanto a proveer de una red de contención a aquellos expulsados del mercado laboral y que ven con dificultades su acceso a él nuevamente, parece comenzar a revertirse principalmente luego de la crisis del 2001. Las áreas de políticas sociales se ven fortalecidas y aparecen en primer plano los programas de ayuda social, subsidios para diferentes problemáticas, becas para capacitación, empleo, etc.,

El Estado suma, casi sin posibilidad de opción a las OSC‘s a fin de acercarse y servirse de información  sobre la población a ser asistida., muchos de estos programas se basan en la capacitación y asistencia técnica sobre oficios, e incluso administración y gestión de microemprendimientos. Las limitaciones que se presentan frente a la falta de oferta de empleo, para hombres y mujeres en la franja entre los 35 a 50 años, jóvenes casi sin haber podido obtener alguna experiencia laboral, personas expulsadas de sus empleos, u otras a un paso de su jubilación, son los que se considera a esa altura  potenciales microemprendedores.

Tanto la edad, como el nivel de instrucción formal es heterogéneo en la población de desocupados, la crisis del 2001 sometió a la clase baja y a la media, operarios; gerentes; técnicos, jefes, estos últimos en muchos casos profesionales e incluso dueños de talleres y comercios, que como consecuencia quedaron paralizados ante esta situación. Ellos principalmente vieron como única alternativa al emprendimiento como posible solución, entre éstos estaban los que iban a cumplir el sueño del negocio propio, años postergado por seguir el camino de la relación de empleo, casi frustradamente, otros sin embargo los invadiría el pensamiento de “no me queda otra” o “algo tengo que hacer” .

Desde el Estado se implementaron los programas que proporcionan incluso hasta hoy, financiamiento, mediante subsidios o créditos, asistencia técnica y capacitación en el armado y desarrollo de un microemprendimiento. Para ello las diferentes áreas conformaron equipos de trabajo, entre los que trabajadores sociales, sociólogos, economistas, ciencistas políticos, etc., eran convocados para llevar adelante estas tareas.

El microcrédito como herramienta de asistencia financiera tiene sus antecedentes en el mundopar a 1976, con Muhammad Yunus, fue el primero que instaló al microcrédito como forma de financiamiento a pequeños proyectos, en poblaciones desfavorecidas de la India. Creó lo que se da en llamar el Grameen Bank, que actualmente cuenta con tres millones de personas beneficiadas con este tipo de créditos

El plan de negocio se considera una herramientas fundamental y seguramente ineludible, para armar y desarrollar un microemprendimiento, no sin despertar esta posición cierta polémica,  es la proyección del estado del negocio a futuro, (en este trabajo la referencia será exclusivamente sobre emprendimientos lucrativos), puede pensarse en primera instancia, lo precario de la herramienta en un país que si bien no se vio sorprendido por las diferentes crisis, especialmente por la de diciembre del 2001, si quizá por su profundidad y violencia.

Se estima que desde el año 2003 en Argentina no han dejado de crecer  los financiamientos otorgados, tanto por organismos del Estado, como por OSC‘s, así como entidades bancarias, que en estos últimos años comenzaron a ofrecer microcréditos, todos ellos requieren la confección de un plan de negocio, algunos más complejos que otros, pero son exigidos sin excepción.

Si bien desde la década del ´80 se desarrollan microemprendimientos en Argentina, a fines del ´90 y especialmente luego del 2001, es cuando salen a la luz el otorgamiento de microcréditos en nuestro país, a través del Estado y de Osc´s. Estas herramientas son concebidas en general conforme, primero sin duda, a los conocimientos previos que respecto a otros planes de negocio tengan los técnicos (idóneos, técnicos o profesionales especializados) luego, en muchos casos en cómo se pretende administrar los recursos, por lo que la complejidad será mayor o menor, en casos porque se pretenda limitar el acceso al financiamiento, y por otro lado, sin ser lo único, el conocimiento real y concreto que se tenga de la población a la que estará dirigido el financiamiento y el tipo de actividades que se asistirán.

Dentro del ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, en el año 1990, la ex Municipalidad, crea el Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI), mediante la Ordenanza Nº  44827/CD/90, éste se encontraba hasta el año 2003 bajo la órbita de la entonces Subsecretaría de Producción, a partir de ese año el programa pasó a funcionar dentro de la Secretaría de Desarrollo Social pasando a denominarse su Dirección General de Microemprendimientos, más tarde sería de Microemprendimientos y Economía Social, para finalmente adoptar el nombre de Dirección General de Economía Social.

El objetivo formal de este programa, es aún hasta la actualidad “… consolidar o generar microempresas rentables y permanentes en el tiempo.”[3] , a través de asistencia financiera, además de la técnica, sin embargo recién con la Ordenanza  48374/CD/94, se hace efectivo el monto a otorgarse como crédito, estableciendo la norma un monto de $ 6000, para emprendimientos, productivos, de servicios o de comercialización.

Si bien en la primera ordenanza quedó asentado que este beneficio estaba dirigido principalmente a discapacitados, tercera edad, mujeres, oficio, carenciados, chicos de la calle, artesanales o estudiantes próximos a graduarse, la realidad es que muy pocos de estos sectores se acercaron a usufructuar el beneficio, sin embargo si lo hicieron una clase media, desempleada por el retiro voluntario, jubilados, madres solteras, artesanos, comerciantes consolidados, técnicos, también pero en menor cantidad, comercios instalados en Villa 31 y 21.

A partir de la crisis del 2001, se suman jóvenes profesionales con dificultades para ingresar o reingresar al mercado laboral, además el proyecto familiar en el negocio toma preponderancia, dado que en su mayoría no tenían trabajo. Los sectores aludidos y sus características juegan un rol importante a la hora de tener un panorama de su situación económica y social, dado que más adelante veremos el fino hilo que conduce a la pregunta que genera el debate, entre quienes consideran que las personas que solicitan un crédito no puede considerárselas pobres, y los que entendemos que se han ampliado los márgenes de vulnerabilidad.

Como se mencionó en los primeros párrafos, el microcrédito toma auge en el mundo desde Yunus y el Grameen Bank, a partir de él, son muchas las entidades que han multiplicado este modelo, o lo han tomado como referencia en todo el mundo. Particularmente este trabajo se centrará en el funcionamiento del Programa desarrollado en el ahora Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, durante el período 2002 a 2005, en la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, haciendo hincapié en el rol que el PROMUDEMI tiene como política social, dado que el análisis de uno de sus componentes y requisito, determina su complejidad y la misma como probable limitante de acceso al beneficio por parte de la población potencialmente beneficiaria.

Cómo entender el comportamiento de una herramienta directamente identificada con elementos creados para la planificación financiera, y cómo puede ésta funcionar dentro de una lógica de política social. Es necesario a partir de la responsabilidad del Estado evaluar con profundidad, realizando la evaluación “ex ante” que permita establecer la pertinencia y adecuación de las intervenciones a la realidad que se pretende modificar.

El plan de negocio que requiere el  Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI), consta de las siguientes partes, además de datos formales, como los personales y legales, están los que se solicitan sobre el negocio propiamente dicho, descripción del producto o servicio y su forma de comercialización, enumerar cada una de las tareas a realizar en el proceso de producción y de comercialización del bien/servicio.,  inversión necesaria, análisis de costo: costos fijos y costos variables, costos variables unitarios (C.V.U.) y detalle de las ventas mensuales (proyección a un año).

Dado que el presente centra su análisis en el desarrollo del  Programa en cuestión que abarca el período 2002 a 2005, que como ya se señaló no sólo golpeó a los ya pobres, sino que la clase media argentina sintió sus consecuencias como quizá antes no le había sucedido, por eso se hace mención de una ampliación en los márgenes de vulnerabilidad, asimismo se ha aportado las características de la población a ser asistida por el crédito, a fin de que puedan proveerse de estrategias de trabajo, dado su situación de carencia del mismo, en prácticamente todas las otras formas.

Poder realizar un trabajo de análisis sobre lo sucedido con el PROMUDEMI y sus resultados en cuanto a cómo influye la confección de una herramienta, de cierta complejidad en este caso y que es exigida como requisito ineludible, pueda estar limitando la  posibilidad de acceso a personas sobre las cuales el Estado tiene responsabilidad de asistir ante una situación de carencia de trabajo, que implica no tener acceso en muchos casos a cubrir necesidades básicas.

Si bien cada institución, sea estatal o privada adecua este instrumento, se entiende conforme a sus objetivos y población objeto, la propuesta es aportar la información que de este estudio surja, a fin de adecuar o reformular o reemplazar al plan de negocio del Programa de referencia, por otra herramienta que flexibilice el ingreso al beneficio, sin que por ello dejen de ser sustentables los microemprendimientos financiados por éste. Dado que además por las características de los planes de negocio, también han surgido sostenidos desde el Estado, e instituciones internacionales, programas que financian los servicios de consultores o instituciones consultoras que realizan los planes de negocio para los potenciales tomadores de los microcréditos, aunque en su mayoría se supone juegan el rol de asistencia técnica o acompañamiento en su confección, vistas las planillas de proyección, se confirman que en tan poco tiempo y por su complejidad no pudieron haber sido confeccionadas por las personas solicitantes.

En definitiva, se ha conformado la aparente necesidad de recurrir a estas instituciones, que en los casos hacen de intermediarias en la gestión del crédito, lo que pone en un límite  de presión en la relación microermpendedores – institución consultora, considerando que algunas justifican su funcionamiento a partir de la cantidad de clientes que asisten  y sus ingresos se generan a través de los beneficiarios que efectivamente cobran el crédito ,   en su texto “Los paradigmas de la política social en América Latina” Rolando Franco analiza la existencia de una lógica decisional, la burocrática, como paradigma dominante que establece la implementación de programas sociales que desde el Estado se entregan en cuanto a cantidad y calidad, conforme a como el mismo considere conveniente, sea por razones políticas, administrativas o por presiones  corporativas, donde el usuario no tiene alternativas de elección, sólo las acepta o no , salvo que sea obligatoria.

Por otro lado el autor, avanza sobre lo que denomina el paradigma emergente tiende a fomentar, dentro de sus posibilidades la participación de otros actores, intentando presentar proyectos realizados por los interesados conforme a su propia percepción de cómo solucionar determinados problemas sociales. En este caso así como hemos mencionado que algunas instituciones funcionan, por ejemplo en los que es la asistencia para confeccionar un plan de negocio, donde el interés que prima no es la enseñanza y aplicación por parte del interesado de la herramienta que debiera brindarse, sino que sus técnicos resuelven el requisito conforme a sus conocimientos, quedando la persona en absoluta ignorancia del tema, otras por supuesto funcionan conforme a la descripción realizada en el paradigma denominado como emergente por Franco.

Sobre la aplicación de uno u otro, estará dada la discusión política sobre el objetivo propuesto del proyecto o programa. Pero estos paradigmas sirven para avanzar sobre un análisis en el comportamiento del PROMUDEMI, y cuáles son los propósitos de requerir un plan de negocios con las características de éste, que puede no ser aplicable a todos los perfiles de los interesados, por lo que podrían confeccionarse herramientas que pudieran adaptarse a las diferentes características, a la actividad y a la proyección del microemprendimiento.

2.       DEFINICIÓN DE LOS OBJETIVOS.

General.

Evaluar y determinar la  complejidad y limitación para acceder al crédito del Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI), dependiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, durante el período 2002-2005.

Específicos.

  • Colectar y analizar los requisitos para acceder a PROMUDEMI.
  • Determinar los propósitos y alcances del PROMUDEMI, en el  período 2002-2005.
  • Conocer  la importancia del requisito plan de negocio respecto a los otros requeridos por el PROMUDEMI.
  • Relevar características de la población objeto del PROMUDEMI.

3.       PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA.

Los canales para financiar iniciativas para emprendedores, es una política que debe recoger el espíritu de ayudar a proyectos viables económicamente que no cuenta con el capital necesario para iniciar operaciones. Por tanto, estos mecanismos de acceso al microcrédito han de reunir una serie de características, que estimulen la iniciativa microempresaria, estas características son:

  • Sencillos: estos mecanismos han de ser sencillos y rápidos, es decir, no han de suponer trabas añadidas que desmotiven al futuro microempresario o microemprendedor.
  • Directos: es decir, sin intermediarios innecesarios.
  • Accesibilidad.
  • Ventajas con respecto al crédito ordinario, ventaja fundamental, los microcréditos tienen que tener ventajas con respecto al crédito ordinario, como son: tasas de interés, tiempo de amortización, garantías de crédito, etc.
  • Que premien los proyectos o iniciativas viables económicamente y que supongan una innovación.

En este contexto se plantea el problema sobre el Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI) de la ciudad de Buenos Aires, siendo necesario evaluar si para el  período de análisis cumplía  con el objetivo de incentivar la iniciativa empresaria a aquellas personas, o grupos de personas que no disponen de recursos necesarios para iniciar su proyecto. Así mismo, se hace necesario valorar si reunen las características de accesibilidad, sencillez, ventajas sobre el crédito ordinario, etc. Tomando asimismo un período de tiempo en el que el PROMUDEMI, debió ser utilizado por el Gobierno de la Ciudad, como alternativa de resolución para el desempleo en momento de crisis, y que esta evaluación permitirá proyectar sobre el funcionamiento del Programa, respecto a su eficacia y eficiencia, considerando que actualmente mantiene las mismas características del período analizado.

Este proyecto ha sido elegido y motivado por la relevancia que tienen los instrumentos de crédito en la economía nacional y local, con la intención de proponer mejoras al Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI).

 4.       MARCO TEÓRICO.

 

4.1 INTRODUCCIÓN A LOS MICROCRÉDITOS ESTATALES

 

Conceder microcréditos a negocios o microempresas que pretendan ingresar al mercado, se ha convertido en una política estatal generalizada en la mayoría de países, tanto a nivel nacional como local, estos han comprendido que dicha herramienta supone un método viable para conseguir los siguientes objetivos:

 

  • Invertir en el aumento de las riquezas del país (PIB, niveles de empleo, renta per capita). Esto objetivos se consiguen a medio y largo plazo, tiempo necesario para la maduración de las microempresas que fueron apoyadas financieramente.
  • Generación de empleo, este objetivo se consigue de forma inmediata, además, permite a los poderes públicos canalizar el empleo en zonas específicas (existen cláusulas que obligan a los beneficiarios del crédito a contratar a personas de una determinada zona, minimizando, por tanto, el desempleo en esas zonas).

 

De este modo, el microcrédito se presenta como una herramienta ideal para ayudar al pequeño emprendedor a iniciar o expandir su negocio, el perfil típico que aspira y solicita un microcrédito es la persona que por su nivel de ingresos o su condición laboral no puede acceder al crédito ordinario.

 

En este sentido, el programa funciona como una bolsa solidaria, de tal modo, que si uno de los emprendedores no paga, su grupo debe pagar la cuota de la persona en mora, este formato se denomina grupo solidario. La temática consiste en que el grupo de reúne semanalmente para cancelar la cuota correspondiente.

 

El primer microcrédito fue el de Grameen Bank, fundado por el profesor Yunus, quien de su bolsillo presto 26 dólares a 42 trabajos, teniendo grandes resultados y un margen escaso de morosidad.

 

The economist redactó un artículo del año 2001,  en el que afirmaba que el microcrédito era el instrumento más efectivo de asistencia social, teniendo los siguientes beneficios:

  • Fomentar la iniciativa empresarial.
  • El microcrédito genera proyectos autosustentables s financieramente hablando.

No obstante, el microcrédito debe ser administrado con precaución y existir un protocolo de doble filtro, por un lado, que el aspirante tenga suficiente solvencia económica y respaldo como la presentación de un codeudor, por otro, la necesidades de generar un proyecto con altas probabilidades de éxitos y no colapso a corto plazo.

4.1. SUSTENTABILIDAD ECONÓMICA DE LOS PROGRAMAS DE MICROCRÉDITO

La sustentabilidad del microcrédito ha sido objeto de debate por una gran cantidad de economistas, su justificación proviene de la necesidad de generar un sistema sostenible a largo plazo y que no se convierta en un costo sin límites para las autoridades públicas.

En este sentido, la experiencia en el caso del Banco Grameen es una oportunidad para entender la forma de administrar esta herramienta social, en palabras del profesor Yunus “observamos como lo hacían los otros bancos, e hicimos lo contrario”

Según los especialistas el éxito del Banco Grameen se debe a tres factores:

  1. Existencia de grupos solidarios
  2. Participación de los deudores en el manejo del banco
  3. Cobrar tasas de interés no subsidiaras.

El primer factor implica la solidaridad del grupo, de este modo, el banco garantiza el cobro del importe prestado, presentándose las siguientes características:

  • El grupo solo aprueba la entrada de personas que tengan posibilidades de pagar las cuotas del crédito, por tanto, es un elemento natural de evaluación de crédito.
  • Cuando se produce un default individual, el grupo asume el importe impagado.

El profesor Yumus afirma “Individualmente, los pobres se sienten expuestos a todo tipo de peligros. La pertenencia a un grupo les das una suerte de seguridad. El individuo solo propende a ser imprevisible e inseguro. En un grupo se beneficia del apoyo y la emulación de todos, su conducta se torna más regular y es más fiable en materias de préstamos”[4]

En el caso de Argentina, se puede ver un ejemplo de error de gestión en los grupos solidarios  en la fundación Emprender donde los grupos en default rondaban el 39%, esto es debido a que los grupos estaban conformados sin un estudio previo, produciéndose un efecto dómino en el impago.

En relación a la participación de los deudores en el manejo del banco, es otra estrategia para disminuir el default en los microcréditos, debido a que los deudores se ven comprometidos con la institución, además se salva el problema de la información asimétrica, reduciendo costos y obteniendo información para otorgar créditos informales.

El tercer factor, es decir, cobrar tasas de interés no subsidiarias es clave para garantizar la viabilidad del sistema, este ejemplo, se puede examinar en el grupo ASA, quien colocó altas tasas no subsidiarias, teniendo como estrategia aumentar la rentabilidad del microcrédito y el monto del mismo. El resultado fue positivo, pasado dos años, la institución era rentable, con una tasa de reembolso del 99% y una alta calidad en su cartera de préstamos.

4.2 INSTRUMENTOS PÚBLICOS DE FINANCIAMIENTO DE PROYECTOS EN OTROS PAISES

Antes de iniciar un estudio pormenorizado del Programa PROMUDEMI objeto de estudio del presente proyecto, se realizará un acercamiento y análisis de diferentes instrumentos públicos de Estados extranjeros con el fin comparar nuestro sistema con otros y poder adoptar medidas para mejorar el mismo.

4.2.1 España

En España, el Instituto de Crédito Oficial o ICO es la entidad pública de créditos al empresario y autónomo (independiente), esta herramienta está adscrito a Ministerio de Economía y Hacienda a través de la Secretaría de Estado de Economía que tiene consideración de Agencia Financiera del Estado.

“El ICO trabaja por el crecimiento y la mejora de la distribución de la riqueza nacional y fomenta aquellas actividades económicas que por su trascendencia social, cultural, innovadora o ecológica merezcan una atención preferente. Porque el ICO apoya los proyectos de inversión de las empresas españolas, para que sean más competitivas y contribuyan al progreso económico de nuestro país.”[5]

Como se observa el Instituto de Crédito Oficial ICO está orientado a generar empleo en sectores estratégicos, favorecer las empresas que fermente la innovación tecnológica, empresas renovables. Del mismo modo, financia programas de política económica, en momentos de crisis como la actual, es decir, sus actuaciones se orienta hacia la cohesión social y territorial

Tabla 1: Comisiones aplicables por el ICO.[6]

Las líneas de financiación que ofrece el ICO son:

  • Líneas de mediación
  • Financiación directa
  • Agencia Financiera del Estado
  • Capital riesgo

 

Las líneas de mediación están destinadas a otorgar préstamos con un largo plazo de amortización y tipos de interés por debajo de los oficiales: Las solicitudes se pueden entregar en cualquier caja o banco de España, las personas que pueden optar a esta línea de crédito son:

  • Autónomos,
  • Pymes
  • Empresas
  • Particulares y Entidades públicas

 

Una de las ventajas que tiene esta línea de crédito es la facilidad en el trámite, como se evidencia, cualquier persona que reúna los requisitos mínimos puede acudir a un banco o caja y entregar la documentación y el proyecto que va a emprender, analizando el banco el proyecto y remitiendo el mismo a ICO para establecer la viabilidad del préstamo.

 

En relación a la segunda modalidad, la financiación directa, el “ICO financia proyectos de inversión de empresas españolas tanto en el mercado doméstico como en el exterior que contribuyan al desarrollo económico y social de sectores como infraestructuras, telecomunicaciones, transporte, energía y medio ambiente. En estos casos, el Instituto estudia directamente la operación, concede el préstamo y asume el riesgo”[7]

 

De este modo, los nuevos emprendedores puede acudir a este tipo de financiación cuando su proyecto este orientado hacia el desarrollo social y económicos de sectores relacionados con la infraestructura y que por tanto, contribuyan al bienestar de la sociedad española.

 

Otra ventaja del ICO es que no se limita a financiar nuevos planes de negocio o el mejoramiento de lo ya existentes a nivel micro, sino que se presenta como un verdadero instrumento de crecimiento, en este sentido, “el ICO, en su faceta de Agencia Financiera del Estado de España, financia por cuenta del Gobierno, a los afectados por graves crisis económicas, catástrofes naturales o situaciones semejantes. Asimismo gestiona los instrumentos de financiación oficial a la exportación y al desarrollo.”[8]

 

Por tanto, ICO cumple con el objetivo de integración social y crecimiento del bienestar social. Por último,  ICO participa en Axis Participaciones Empresariales y de Fondo de Capital de riesgo que gestiona,  realizando operaciones de capital ó cuasi-capital, apoyando a PYMES orientadas hacia la Economía Sostenible.

 

4.2.2 Ecuador

Ecuador utiliza un instrumento parecido al ICO de España, con una menor cobertura y menores prestaciones, es el Ministerio de Industria y Productividad, que tiene como misión “impulsar  el desarrollo del sector productivo industrial y artesanal, a través de la formulación y ejecución de políticas públicas, planes, programas y proyectos especializados, que incentiven la inversión e innovación tecnológica para promover la producción de bienes y servicios con alto valor agregado y de calidad, en armonía con el medio ambiente, que genere empleo digno y permita su inserción en el mercado interno y externo.”[9]

 

El programa nacional tiene como objetivo dar apoyo financiero a las pequeñas y medianas empresas, aportando  como valor agregado, asistencia técnica mediante consultorías relacionada con la gestión empresarial, productividad, calidad y comercialización.

“Según información del Ministerio, con este proyecto se pretende atender a todos los sectores de la  producción, pero con una marcada atención a los emprendimientos en alimentos frescos y procesados; metalmecánica, plásticos y cauchos sintéticos; confecciones y calzado; carrocerías y partes; cadena agroforestal y sustentable y sus productos elaborados.”[10]

 

Como se observa la línea de crédito está orientad a sectores que por lo general se caracterizan por estar conformados por pequeñas empresas y trabajadores independientes. Por tanto, sus objetivos son la creación de empleo y generación de bienestar social. La cobertura del instrumento es a nivel nacional, soportado por un sistema de fondos compartidos mediante el cofinanciamientos, con un máximo de financiamiento del 80% del valor del proyecto.

 

El sistema presenta diferentes falencias técnicas y de cobertura, se destacan las siguientes:[11]

  • El emprendedor debe de disponer del 20% del capital necesario para optar al crédito.
  • El tiempo de amortización oscila entre los 6 y 36 meses, en función del capital solicitado (en el caso español, puede llegar hasta los 60 meses)
  • La tramitación se realiza a través Ministerio de Industria y Productividad, con un tiempo de respuesta que en ocasiones se demora más de 4 meses.
  • Los cupos son limitados.
  • La cobertura es muy inferior a la que establece el ICO en España.

 

 

 

4.2.3 CHILE

CORFO es “un organismo ejecutor de las políticas gubernamentales en el ámbito del emprendimiento y la innovación, a través de herramientas e instrumentos compatibles con los lineamientos centrales centrales de una economía social de mercado, creando las condiciones para lograr construir una sociedad de oportunidades”[12]

Actualmente ofrece los siguientes programas de créditos, que responden a diferentes necesidades sociales, estos son:

 

  • Capital semilla: este subsidio está orientado a emprendedores que pretende diseñar y proyectar un plan de negocios, y para ello requieren del cofinanciamiento para adquirir equipos, locales, contratar personal, etc. Este programa persigue estimular la economía mediante la generación de autoempleo.

Por último, el programa financia el 75% del monto total de proyecto, con un máximo de 40 millones de pesos chilenos.

  • Subsidio Semilla de Asignación flexible: tiene como objetivo crear un Fondo de Asignación Flexible que apoye financieramente a personas emprendedoras con proyectos catalogados de alto riesgo pero con potencial de viabilidad por el segmento al cual van dirigidos.

Este programa puede postular las incubadoras de Negocios, que ya hayan recibido financiamiento por el Fondo de Desarrollo e Innovación (FDI) o del Comité InnovaChile.

Por último, el proyecto financia el 75% del capital necesario para la puesta en marcha, con un tope de 700 millones de pesos chilenos.

 

 

  • Proyectos asociativos de Fomento: este proyecto es grupal, abarca cinco empresas que comparten objetivos y concepciones de negocio similares, esto permite compartir información y sobre todo a recursos financieros que posibilite mejorar la competitividad de las mismas.

Este tipo de proyecto está destinado a empresas que facture más de 2.400 millones de pesos chilenos, dentro del grupo de una de las empresas podrá no cumplir con las exigencias de facturación.

En relación al importe de la financiación, esta llega hasta el 50% del costo total, con las siguientes especificaciones:[13]

  • Etapa de Formulación: 10 millones de pesos chilenos
  • Etapa de Ejecución: 45 millones de pesos chilenos
  • Etapa de Desarrollo: 45 millones de pesos chilenos

 

Una de las claras ventajas de CORFO es que se puede presentar directamente en línea, enviando un cuestionario (ANEXO A), que orienta a la institución sobre la viabilidad social, económica y financiera del proyecto.

 

 

4.2.4 MÉXICO

Los créditos públicos son otorgados por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, este organismo creo NAFINSA  mediante un decreto «que autoriza a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para la fundación de una Sociedad Financiera con carácter de Institución Nacional de Crédito» con el objeto de tomar a su cargo y llevar a cabo rápida y eficazmente la realización directa o el fraccionamiento y la colonización de los inmuebles que forman o hayan de formar parte de los activos de los bancos, en las condiciones más ventajosas para éstos, más liberales, a la vez, para sus deudores y para quienes se interesen en adquirirlos”[14]

De este modo Secretaría de Hacienda y Crédito Público decreto la fundación de una Sociedad Financiera con carácter de Institución Nacional de Crédito, los aspectos técnicos son:

  • Financiación de proyectos nuevos y mejoramientos de empresas que estén relacionadas con:
    • Medio ambiente
    • Creación de empleo de capas sociales vulnerables.
    • Tecnología
  • La financiación llega hasta el 80% del capital requerido con un monto de 600.000 pesos mexicanos.
  • Para optar al crédito el usuario debe disponer de garantía suficiente y tener una carta de viabilidad del comité evaluativo de proyectos.
  • El periodo de amortización es de 10 años.

 

4.3 PROMUDEMI

 

El  Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI) fue desarrollado e implementado por la Ordenanza  Nº: 44827 / 1991, está destinada a consolidar o generar microempresas rentables y permanentes en el tiempo, este programa está orientado a las siguientes personas o sectores:

  • Profesionales liberados sociales.
  • Discapacitados.
  • Tercera edad.
  • Mujeres.
  • Oficios técnicos.
  • Carenciados.
  • Chicos de la calle.
  • Artesanales.
  • Estudiantes próximos a graduarse.

 

Como se puede observar el programa tiene como objeto insertar al mercado laboral a aquellas capas o grupos de la sociedad más desfavorecidos, por lo tanto, este programa tiene fines sociales. Además pretende generar negocios o empresas duraderas en el tiempo, cumpliendo asi un objetivo económico y no sólo social.

En cuanto a sus características técnicas, se ha de especificar lo siguiente:

  • El crédito concedido no tiene interés, es decir que los beneficiarios deberán reintegrar sólo el capital asignado por el programa.
  • Los plazos de amortización varían en función de las necesidades del proyecto y la viabilidad del mismo, con un máximo de 6 meses.
  • El programa especifica claramente para que se puede utilizar el capital y para que no. Este aspecto se regulo en su totalidad para que el capital prestado al beneficiario no fuera utilizado con otros fines:
    • Se puede utilizar para adquisición de maquinarias, instalaciones, herramientas, muebles y útiles, habilitación, insumos, u otras inversiones necesarias para iniciar actividades.
    • La normativa afirma que el monto prestado no podrá destinarse a al pago de sueldos, retiros personales ni deudas contraídas anteriormente por el emprendedor.

 

Para tramitar la solicitud, es necesario reunir las siguientes características:

  • Presentar un plan de negocios, el programa obliga al beneficiario a recibir asistencia técnica y capacitación. Esta obligación responde a la necesidad de financiar proyectos realmente viables.
  • El beneficiario debe desarrollar sus actividades en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, esto responde a la política local del Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI).
  • Se requiere de garantía de un tercero o de uno de los socios que no podrá ser titular, este es uno de los aspectos que ha presentado más rechazos, y que más disuade a futuros emprendedores de iniciar trámites ante el programa de financiación.

 

En atención al marco teórico para este trabajo y respecto al desarrollo que un instrumento como el microcrédito viene teniendo a nivel mundial, pero especialmente en países en desarrollo ubicados en los continentes de África, India y América Latina, analizar los conceptos que relacione políticas sociales con esta herramienta, permitirá tener una visión comparativa de situaciones y tratamiento por parte de otros países en relación a Argentina, en cuanto a considerar al microcrédito dentro de las políticas públicas.

Conocer a la población a la que está dirigida el PROMUDEMI, nos introducirá al ineludible tratamiento de cuál es el rol del Estado en estas cuestiones, organismos como la Organización Internacional del Trabajo, Organización de Naciones Unidas, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial cuentan con material escrito donde se desarrolla esta materia. Profesionales técnicos y docentes de universidades de Latinoamérica se preocupan por avanzar en la adecuación y mejora de los microemprendimientos y microempresas que sean vistas como alternativas de trabajo para una población, que ya ha tenido que confirmar la desaparición del empleo.

AsÍ también se hará hincapié en la normativa existente en nuestro país y especialmente en la Ciudad de Buenos Aires, como la Ley Nacional de Microcrédito y la propia que regula al Programa Municipal para Microempresas, serán recabadas y analizadas y trabajos que tratan el tema de este proyecto.

Aún así, hasta el momento no se ha encontrado antecedentes que traten la relación plan de negocio y acceso al crédito.

 

PROMUDEMI o Programa Municipal de Microempresas se creó en 1990 por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el programa tiene como objetivo la asistencia técnica, capacitación y asistencia financiera para los planes de negocio.

 

En este sentido, muchos usuarios y economistas han criticado que PROMUDEMI en su actual constitución se presenta como limitante para el acceso al financiamiento, de esta forma, las personas que solicitan un crédito tienen dificultades para entender la normativa y metodología del proceso, recibiendo una escasa atención por parte de la institución y de sus funcionarios. En este punto, destacar los preconceptos de las personas solicitantes, en este caso de un crédito, un pensamiento muy recurrente transmitido a través de frases como “buscan que se les de la solución en un paquete, con moño y todo”,  “un poco más, tengo que escribirles las cosas yo”, muchas veces existe la idea que el ciudadano es alguien que no tiene autodeterminación, voluntad y decisión propia.[15]

 

Es decir, un instrumento de fomento del emprendimiento empresarial y la generación de  empleo debe ser un sistema dinámico y de fácil entendimiento para los usuarios, no teniendo porque ser especialistas en administración de negocios y ventas. No obstante, esta problemática es común en la mayoría de Estados, que impulsan medidas de fomento al emprendedor con un gran aparato de burocracia, que termina siendo un obstáculo insalvable para el usuario, generalizándose el desinterés por el instrumento de asistencia, y por tanto,  no alcanzando el objetivo del organismo.

 

 

4.3.1 Análisis del formulario de PROMUDEMI

Con base al Anexo B, se analiza el formulario que deben cumplimentar todos los usuarios que opten al organismo de asistencia técnico y financiero. La primera impresión que ofrece el formulario al ser observado por un usuario es la de su excesiva extensión y búsqueda de datos. A continuación se ofrece un análisis por cada punto del formulario:

 

Primer punto: Identificación de la empresa

En este punto, el formulario solicita una información precisa sobre los datos personales y laborales y el tipo de empresa que se va a crear (aspectos como forma jurídica, sector, razón social, etc.)

 

Segundo punto: Actividad de la microempresa

En este punto el formulario se centra en todas los requisitos necesarios para iniciar el negocio, entre ellos:

  • Proceso para compra de insumos.
  • Distribución de funciones o tareas
  • Estudio de competencia en su sector

Este segundo punto tiene como objetivo determinar la viabilidad de mercado, de esta forma el comité confrontar la información aportada y determinar las posibilidades de éxito del proyecto y de colapso a corto, medio y largo plazo.

 

Tercer punto: Aspectos económicos y financieros

En este se debe realizar un estudio financiero, como se observa, el formulario requiere de un conocimiento financiero medio-amplio, escapando a las posibilidades de muchos de los solicitantes.

Además de debe realizar la proyección de ventas por importe, número de unidades vendidas y rentabilidad esperada.

Este punto por falta de conocimiento es realizado por el solicitante de una forma errónea, con la debida cancelación de su petición por parte del comité.

 

Punto cuarto: Garantías propuestas

La colocación de codeudores solventes es un requisito fundamental para optar al crédito, de otra forma, el proyecto será denegado aun contando con la viabilidad de mercado y financiera de los ítem anteriores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5.       FORMULACIÓN DE LAS HIPÓTESIS.

 

 

La complejidad del plan de negocio exigido como requisito para la obtención del microcrédito del PROMUDEMI, actúa como limitante de  acceso para la población objeto del Programa.

 

La unidad de observación es el plan de negocio del PROMUDEMI, siendo las unidades de análisis el microcrédito (propósitos, contenidos  y requisitos) y la población objeto del Programa (potenciales beneficiarios).

 

Las variables para la unidad microcrédito, se analizarán contenido, requisitos, equipo técnico y propósitos.

 

Para población objeto del Programa, las variables serán, edad, educación formal, experiencia en la actividad elegida, lugar de residencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6.       ENCUADRE METODOLÓGICO.

 

 

Para la presente investigación se llevará a cabo un análisis cualitativo, a través de la articulación de diferentes estrategias metodológicas, una aproximación sobre las características de la herramienta en cuestión y su relación con la posibilidad de acceso de los solicitantes al beneficio crediticio.

Teniendo en cuenta la distancia entre el tipo ideal de cada metodología y la realidad práctica en la investigación de éste tema, es que el presente trabajo de investigación debe considerarse como un acercamiento triangulado al objeto de estudio, articulando las estrategias metodológicas

 

  • Revisión bibliográfica: consistirá en la búsqueda y posterior lectura de libros y soportes web relacionados con el Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI)  y la metodología utilizada para obtener los resultados, y temas afines en general. Así como también de libros, revistas, informes, reportajes, etc, que hagan alusión a estudios similares.

 

  • Análisis del Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI), mediante, en primer lugar, un acercamiento histórico sobre los instrumentos públicos de financiamiento de proyectos, este capítulo tendrá como objetivo primordial comprender la naturaleza y evolución de estos instrumentos. En segundo lugar, se analizarán y enumerarán instrumentos de financiación similares en el exterior, este punto, permitirá detectar las fortalezas y debilidades del Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI), mediante la comparación con otros instrumentos de financiación de países desarrollados. Posteriormente, se abarcará el estudio y análisis del Programa Municipal de Microempresas (PROMUDEMI), prestando especial atención a los requisitos y trámites necesarios para acceder a dicho programa con el fin de aportar posibles mejoras. Recabar información que puedan proporcionar los integrantes del equipo técnico del programa.

 

  • Obtención de información por parte de solicitantes del microcrédito, a través  de entrevistas semi estructuradas a los solicitantes del crédito que hayan accedido a él y los que abandonaron su tramitación, durante el desarrollo del plan de negocio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7. ANÁLISIS Y TABULACIÓN DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS A TRAVÉS  DE LA ENCUESTA APLICADA.

 

Para obtener una fuente primaria de información que permita obtener información para dar cumplimiento al objeto de proyecto de investigación, se realizó una escueta    con las siguientes características:

Edad 20 – 60 años
Ubicación Buenos Aires Argentina
Número de encuestas 50
Requisitos formal Solicitar un crédito para plan de negocio en PROMUDEMI
Forma de realizar la encuesta Personal en las instalaciones de PROMUDEMI
Desarrollo de la encuesta 20 de enero – 20 Febrero del año 2011

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1. Sexo

Masculino 23
Femenino 27

 

 

No se aprecian diferencias significativas entre sexos, el 54% de los postulados eran mujeres y el 46% hombres.

 

2. Edad

20 – 30 años 14
31 – 40 años 14
41 – 50 años 12
Más de 51 años 10

 

 

La mayor prevalencia entre los solicitantes de PROMUDEMI se encuentra en el rango de edad de los 20 – 30 años y 31 – 40 años con un 28%.. No obstante, se observa que la edad de los solicitantes está muy diversificada-

 

 

3. Actividad

Comercio 20
Producción 12
Servicio 18

 

 

El 40% de los proyectos presentado tienen una actividad de comercio, posteriormente, aparece el sector de servicios con un 36% y por último con un 24% el sector de producción.
4. Formación

Universitario Completo 4
Universitario Incompleto 2
Primario Completo 10
Secundario Completo 21
Secundario Incompleto
Terciario completo 3
Terciario incompleto 3

 

 

Esta pregunta demuestra que uno de los problemas que puede presentar PROMUDEMI  es el excesivo rigor conceptual en el plan de negocios, de este modo, el 43% de los encuestados tienen estudios secundarios aprobados.

En este sentido, solo el 12% de los encuestados tiene estudios universitarios finalizados.

 

5. Le concedieron el crédito

Si 37
No 13

 

 

 

El 74% de los encuestados obtuvieron el crédito, esto demuestra el buen funcionamiento de la colocación de capital para fomentar la creación de nuevos negocios.

 

6. Dificultad que obtuvo

Dificultad garantía 30
Dificultad plan de negocios 16
Dificultad habilitación 4

 

 

La mayor dificultad presentada es la de garantía, con un prevalencia del 60%, de este modo, los aspirantes tienen dificultades para conseguir los requisitos exigidos por la institución.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8. DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS

 

Se observa que el perfil de personas que optan por un crédito de plan de  negocio en PROMUDEMI es:

 

  • Sexo: indiferente
  • Edad: la mayor prevalencia está entre los 20 y 40 años
  • Nivel de estudio: el 60% de los encuestados posee estudios medios
  • El sector con mayor prevalencia es el de comercio
  • La mayoría de encuestados tiene dificultades en obtener las garantías financieras que exige la institución.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9. CONCLUSIONES

 

Realizada una revisión de la bibliografía y practicada la encuesta se concluye lo siguiente:

 

  • Se observa la necesidad de modificar el formulario de solicitud de crédito para ajustarlos al perfil de solicitante,  se ha de recordar que en la mayoría de los casos el solicitantes solo ha cursado estudios secundarios.

 

  • Los requisitos de garantían deben ser flexibilizados o sustituido por otros, siendo esta la mayor dificultad que encuentran los solicitantes.

 

 

  • En términos generales se aprecia que hay una buen colocación de crédito, más del 70% de los solicitantes  obtienen el crédito solicitado.

 

  • Se debe mejorar el trabajo de los funcionarios, capacitándolos para que puedan ofrecer una mayor asesoría a los solicitantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10. BIBLIOGRAFÍA.

 

ANGELELLI, Pablo – PRATS, Julio “Fomento de la actividad emprendedora en Amárica Latina y el Caribe”, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Departamento de Desarrollo Sostenible 2005

 

AGUILAR VILLANUEVA, Luis F. “Problemas Públicos y agenda de gobierno” Ed. Perrua México 2000

CASTEL, Robert “La Metamorfosis de la Cuestión Social. Una Crónica del Salario”  Ed. Paidós, Buenos Aires 1997

ALONSO, Luis E., “Trabajo y Ciudadanía” Estudios sobre la crisis de la sociedad salarial, Ed. Trotta Fundación 1º de Mayo 2001

 

LE GRAND, Julián, “ Caballeros, pícaros y subordinados? Acerca del comportamiento humano y la política social” en Desarrollo Económico vol. 38, Nº 151, Buenos Aires, 1998

 

TORGERSON, Douglas “Entre el conocimiento y la política: tres caras del análisis de políticas”, en AGUILAR VILLANUEVA, L (com). El estudio de las políticas públicas,  Perrua, México 1992.

 

 

http://www.acnur.org/biblioteca/pdf/3645.pdf

 

http://www.ciudadyderechos.org.ar/derechosbasicos_l.php?id=22&id2=442&id3=2476

 

http://www.dandoaluz.net/derechos-ley103.htm

 

http://www.fao.org/docrep/x4400s/x4400s06.htm

 

http://www.pronafim.gob.mx/

 

http://hdr.undp.org/es/informes/mundial/idh2009/

 

http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/BANCOMUNDIAL/NEWSSPANISH/0,,contentMDK:20552933~menuPK:1074643~pagePK:64257043~piPK:437376~theSitePK:1074568,00.html



[1] TORGERSON, Douglas “Entre el conocimiento y la política: tres caras del análisis de políticas”, en AGUILAR VILLANUEVA, L (com). El estudio de las políticas públicas, Miguel Angel Porrua, México 1992.

[2] AGUILAR VILLANUEVA, Luis F. “Problemas Públicos y agenda de gobierno” Ed. Perrua 2000

 

[3] Ordenanza  Nº 44827/CD/90 Publicación  CEDOM – Boletín Municipal Nº 18964,  Año 1990

[4] Yunus, M. “Hacia un mundo sin pobreza”. 1997, ED Andrés Bello, pág. 125

[5] Instituto de Crédito Oficial. URL: http://www.ico.es/web/contenidos/7081/index.html

[6] IBID

[7] Instituto de Crédito Oficial. URL: http://www.ico.es/web/contenidos/7081/index.html

[8] Instituto de Crédito Oficial. URL: http://www.ico.es/web/contenidos/7081/index.html

[9] Ministerio de Industria y Productividad. URL: http://www.mipro.gob.ec/index.php?option=com_content&view=article&id=162&Itemid=57

[10] http://andes.info.ec/economia/mipro-presentara-programa-de-fomento-y-apoyo-a-las-micro-pequenas-y-medianas-empresas-27247.html

 

[11] Ministerio de Industria y Productividad. URL: http://www.mipro.gob.ec/index.php?option=com_content&view=article&id=162&Itemid=57

[12] CORFO, URL: http://www.corfo.cl/acerca_de_corfo

[13] CORFO, URL: http://www.corfo.cl/acerca_de_corfo

[14] http://www.shcp.gob.mx/Paginas/default.aspx

[15] Adrian Escribano (2011) REFLEXIÓN SOBRE LOS FANTASMAS Y FANTASÍAS EN LA RELACIÓN ENTRE EL SOLICITANTE DE CRÉDITO (CIUDADANO) Y EL ASISTENTE TÉCNICO-CAPACITADOR (EMPLEADO PÚBLICO) DENTRO DEL MARCO DEL PROGRAMA MUNICIPAL DE MICROEMPRESAS (PROMUDEMI). Argentina (Buenos Aires)

Deja un comentario