APUNTES SOBRE EL CONCEPTO DE LO CLÁSICO EN LITERATURA

Comprender el concepto de lo “clásico” en relación con las narrativas literarias supone en primera medida un conocimiento histórico, instaurado en el devenir propio de cada narrativa, corriente literaria o cultura nacional. Si bien tal concepto es entendido generalmente como aquel término que hace referencia a las producciones literarias de la antigüedad, con lo cual es común escuchar hablar de los clásicos griegos o latinos, es de primordial importancia advertir que si bien es un término aplicado a la historicidad del discurso, no es el carácter de antigüedad el que les otorga a unas obras específicas la calidad de obras clásicas.

en relación con la literatura, referenciando de tal modo a aquellos escritores de gran nivel por su excelencia formal, y que por tanto, eran dignos de ser tomados a modo de ejemplo como matriz literaria. conceptuales, lo cual hace referencia a la forma y al contenido de una obra, y dicho autor genera el ascenso a la cumbre, entendiendo a su vez la cumbre como el Canon, es decir, hace de su obra la representación más digna del momento, reuniendo los aspectos necesarios para dar a entender la esencia de la histórica del paradigma literario, bajo el marco de una armonía y un equilibrio de los aspectos internos y externos de la obra, pues la importancia de todos los aspectos es fundamental a la hora de expresar las ideas en una obra literaria.

Atendiendo a lo anterior, es necesario hacer una separación en lo que corresponde al uso del concepto de lo “clásico”, pues por un lado sirve para denotar un momento histórico en clave interpretativa, lo cual se concibe como la tradición clásica grecolatina, separada éste del periodo arcaico o helenístico, y por otro lado, sirve para demarcar aquellas obras de carácter universal que sirven como ejemplo debido a su nivel excelencia y alto nivel conceptual y formal.

Existe además otro aspecto fundamental a la hora de pensar el concepto de lo clásico, el cual es la cultura. En la cultura grecolatina, por ejemplo, había un elevado nivel de erudición, sumado además a la gran importancia que suponía el aspecto filosófico que le otorga también una universalidad temática a la literatura, hecho que se ve reflejado en las creaciones artísticas, y lo cual sirve de fundamento para una literatura de lo posible, es decir, que el concepto de su obra trasciende la individualidad y se proyecta como un elemento que afecta a todos los seres humanos; no es gratuito el hecho de que aún hoy en día la lectura de los clásicos griegos y latinos sean tan ávida y significativa, pues muchos se continúan identificando con sus premisas universales.

Lo anterior se puede evidenciar claramente en autores como Eurípides, Homero, Sófocles, y demás autores griegos de la antigüedad, o en Séneca, Ovidio, Virgilio, entre otros importantes que hicieron parte de auge del imperio romano. Sin embargo, es necesario señalar la importancia que ejerció la historia en la literatura y las demás artes, y sobre todo en relación con lo clásico. El imperio romano, una de las más grandes civilizaciones que han existido en la historia de la humanidad, generó una ruptura no sólo de carácter teológica, pues con el transcurso del tiempo no sólo se dio el tránsito de la visión politeísta a la monoteísta, sino que dicho suceso tuvo también implicaciones para el arte, pues se genera con la instauración del cristianismo una focalización en la cultura con una enorme pérdida de la libertad creadora.

El desarrollo histórico trae consigo la aparición del pietismo, con una visión religiosa que abarca tanto el arte como las ciencias, y se ven sometidos a su influjo, con lo cual la tradición clásica grecolatina, con su arsenal formal y conceptual, quedó sometido a una visión unidireccional del mundo cultural. El pietismo como corriente estética se ve influenciada por las ideas religiosas, pues daban mayor importancia a la experiencia divina por medio de la lectura de las sagradas escrituras que al conocimiento formal, estético y científico.

El término ahora se refiere a todas las expresiones religiosas que hacen referencia a la devoción hacia el interior y pureza moral, pues toman las normas y los objetivos de las páginas de las sagradas escrituras; asumiendo muy seriamente la vida santa y la piedad; y por tanto, la manifestación artística del pietismo está orientada a manifestar la expresión religiosa, promoviendo de esta manera las creencias del cristianismo. Generalmente las lecturas de los libros sagrados versan como concepto en la mayoría de las obras pictóricas del pietismo.

Sin embargo el desarrollo de la tradición clásica puesta en relación con el desarrollo sociocultural generó una solidez de constante actualización sobre el concepto de lo clásico, lo cual se retoma posteriormente en el siglo XVIII, promoviendo de nuevo la idea de la excelencia formal y conceptual, con lo cual el concepto de lo clásico ha perdurado hasta la actualidad como modelo de carácter estético y conceptual co el cual designar las creaciones establecidas en el campo literario.

Autor: Jhonattan Alexánder Arango R

Deja una respuesta