Bitcoin, ¿llegó para quedarse?

Bitcoin es una criptomoneda y también es un protocolo cibernético que permite enviar y recibir pagos a cualquier persona, en cualquier lugar del mundo, a cualquier hora, tal y como lo haría a través de las plataformas tecnológicas de pagos bancarios, excepto porque Bitcoin no tiene una moneda física real ni tampoco existe un banco que centralice sus operaciones. A diferencia de las operaciones realizadas en la banca comercial, las operaciones realizadas con Bitcoin son conocidas por todos los usuarios de la red, pero no se conocen las identidades de los participantes en dichas operaciones.

Ahora bien, una moneda tiene dos caras y es importante considerar los aspectos tanto positivos como negativos de la misma antes de hacer a Bitcoin una moneda donde depositar los ahorros o retener los fondos de una potencial y futura inversión.

El lado positivo:

  • Para accesar a esta criptomoneda sólo hace falta tener una rápida conexión a internet o descargar la aplicación en su dispositivo móvil
  • Opera 24/7 sin cargos por comisión
  • Cada usuario cuenta con un Alias que le permite ocultar su identidad dentro de cada operación
  • Las transacciones pueden concretarse en el plazo máximo de 10 minutos
  • Dependiendo del país en donde se encuentre, las monedas pueden ser canjeadas por la divisa local
  • Su sistema operativo está basado en algoritmos matemáticos que proveen una dirección electrónica parecida al correo para cada transacción, de modo que se eleva el nivel de seguridad
  • Permite el pago de bienes o servicios sin el peligro de llevar encima el atractivo efectivo que persiguen los delincuentes callejeros
  • Permite hacer donaciones

El lado negativo:

  • Al crear un alias para cada usuario, los delincuentes podrían encontrar una manera de ocultar su dinero y a sí mismos en las operaciones
  • La participación en la red Bitcoin no exime al usuario de pagar impuestos en su país de residencia
  • El valor de una moneda Bitcoin depende de las fluctuaciones del mercado de cada país en que resida el usuario
  • No existen leyes que regulen las operaciones ni tampoco que protejan al usuario ante posibles robos o estafas

En la actualidad, muchas personas con sus ahorros atorados en economías de país precarias, eligen esta criptomoneda como una forma de liberar su  dinero de la devaluación y la inflación. Sin embargo, se debe tener presente que el protocolo bitcoin se mantiene como un proyecto piloto. Los usuarios podrían sufrir pérdidas financieras considerables si el uso de la moneda decrece, o si el valor de intercambio excede el costo de producción, o si se producen robos en las casas de Cambio; también podrían presentarse aunque en menor medida, errores de software, virus, etc.

La responsabilidad de usar esta criptomoneda reposa en los hombros de cada usuario. Las BTC deben ser vistas y manejadas como una herramienta de pago y no como un sistema de ahorro a largo plazo. Tenga presente lo siguiente: La banca para los ahorros y las BTC para el comercio.

Loading...

Deja una respuesta