Cómo evitar enfermedades bronquiales

La bronquitis es causada principalmente por el ingreso de partículas extrañas en la mucosa de los bronquios, lo que causa que esta se irrite, aumentando la producción de moco e inflamando los bronquios; seguido de esto, los músculos que rodean los órganos los aprietan, debido a la inflamación reduciendo la capacidad para respirar.

La causa de la inflamación de los bronquios puede tener diferentes orígenes: puede estar vinculada con virus, bacterias o agentes alérgicos como polvo, humedad, olores fuertes, animales domésticos, aíre muy frío, entre otros.

Aprende a tratar y evitar las enfermedades bronquiales

Teniendo en cuenta cuales son las causas principales de las enfermedades bronquiales, puedes prevenir en gran medida los episodios de éstas.

Los niños son los principales recurrentes en las enfermedades de los bronquios, debido a la hipersensibilidad que pueden tener. Es más frecuente en niños de 1 a 5 años de edad y puede ser más recurrente si sufrió alguna enfermedad que alteró el funcionamiento de sus pulmones.

Ten en cuenta las siguientes causas de enfermedades bronquiales en niños y adultos para que logres evitarlas:

  • Exposición a ambientes fríos y húmedos.
  • Cortinas y peluches, que pueden contener gran cantidad de polvo.
  • Colchones y los ácaros que habitan en ellos.
  • Mascotas dentro de la casa.
  • Alimentos muy procesados y con gran cantidad de azúcar.
  • Enfermedades pulmonares.
  • Llanto o la risa en exceso.

Síntomas:

En general los síntomas de las enfermedades bronquiales, son muy parecidas a los de un resfriado común: exceso de mucosidad, nariz tapada, tos y estornudos. Ya cuando hay una crisis bronquial, la inflamación genera dificultad para respirar, la cual puedes notar en el diafragma, con el hundimiento de la piel al respirar; si observas en tu hijo, este movimiento en su estómago, es necesario que acudas de inmediato a un médico.

Cómo prevenir las crisis bronquiales

 La prevención de las enfermedades bronquiales, son principalmente, ambientales, por eso te recomendamos:

  • Mantener tu casa lo más libre posible de polvo, por supuesto nunca será eliminado por completo, pero trata de mantener las ventanas cerradas y el ambiente limpio.
  • Cuando te dispongas a limpiar, ten presente que al mover los objetos y pasar un pañuelo, el polvo se levanta, por lo que trata de utilizar aspiradoras o paños húmedos, donde las partículas de polvo queden adheridas y no en el ambiente.
  • Elimina cortinas y peluches de las habitaciones, es preferible utilizar papel ahumado, en las ventanas o persianas que sean fáciles de limpiar.
  • Mantén un clima agradable en casa, una temperatura demasiado baja puede ocasionar enfermedades bronquiales.
  • Los cambios bruscos de temperatura no son recomendables, así que trata de evitarlos.
  • Mantén una alimentación saludable, baja en carbohidratos y azúcar refinada, teniendo presente que éstos pueden causar inflamación en los bronquios.

Si ya presencias una crisis bronquial es importante mantener, de igual manera, un buen control ambiental en el hogar, además de un tratamiento médico, recetado por un especialista, según las necesidades del paciente, pues, por lo general las crisis bronquiales en niños, suelen venir acompañadas de otras complicaciones, tales como laringitis o faringitis, que por lo general tienen su origen alergénico.

Deja una respuesta