Cómo reducir el riesgo de desarrollar tumores cancerígenos

Antes de nada, si fumas.. ¡deja de hacerlo YA! Fumar está relacionado con el desarrollo de muchas enfermedades, incluyendo el cáncer. Se estima que fumar cigarrillos es la primera causa de muerte a nivel mundial. Con respecto al cáncer, fumar aumenta 23% el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar, también está asociado con al menos otros 15 tipos de cáncer. Dejar de fumar por completo es lo mejor que puedes hacer por tu salud, y es la manera más eficaz de prevenir el cáncer.

Los químicos que contienen los cigarrillos son altamente perjudiciales para tu salud, estos químicos alteran el ADN y dañan genes indispensables para la protección en contra de enfermedades como el cáncer. Si a esto le añades casos familiares de cáncer, ya es razón más que suficiente para que dejes de fumar de una vez por todas. Intenta buscar apoyo de amigos y profesionales, prueba con cigarrillos electrónicos que son menos dañinos y te pueden ayudar a dejar de fumar. Se cree que 4 de cada 10 casos de cáncer pueden ser prevenidos, y los investigadores concuerdan que dejar el cigarrillo es el método más eficaz para cuidar tu salud.

Cómo reducir el riesgo de desarrollar tumores cancerígenosPero existen más factores que pueden reducir el riesgo de desarrollar tumores cancerígenos, y es que en general, se trata más del estilo de vida, que de aspectos aislados. Tu estado físico, tus hábitos alimenticios, si te mantienes activo, aunado con el consumo de cigarrillo y alcohol, conforman los grandes aspectos que puedes controlar para evitar el cáncer.

El sobrepeso influye en la producción de hormonas, y esto a su vez afecta a las células de tu cuerpo; la obesidad está relacionada con muchas enfermedades incluyendo el cáncer. Sobre todo, investigaciones indican que la grasa acumulada en el estómago puede ser más dañina para tu salud, aunque no están muy seguros de cómo afecta; acumulación de grasa en esa área se relaciona con mayor riesgo de cáncer de colon, riñones, esófago, páncreas, y senos.

De aquí que los hábitos alimenticios tengan tanta importancia en la salud y prevención de enfermedades. Aunque no se trata sólo de evitar el sobrepeso, alto consumo de carne roja y comidas procesadas también afecta tu organismo, y te deja más propenso al cáncer. Muchos estudios se han llevado a cabo en miras de determinar qué alimentos en específico pueden aumentar o reducir el riesgo a desarrollar cáncer, y en líneas generales se sostiene que mantener alto consumo de frutar y vegetales puede ayudar a disminuir el riesgo. Vitaminas, minerales, fibras y demás compuestos que se encuentran en diversos ingredientes naturales parecen ejercer una reacción positiva en la salud y recuperación supervivientes de cáncer. Dietas ricas en estos componentes están relacionadas con menor riesgo de padecer cáncer de boca, garganta, laringe, pulmones, colon y estómago.

Por otro lado, fuertes pruebas indican que el consumo diario de carnes rojas y alimentos procesados como comidas enlatadas, salmueras, chorizos, salchichones, jamón y tocino, aumentan el riesgo de cáncer de colon, estómago y páncreas. Esto sucede porque ciertos químicos y pigmentos encontrados en este tipo de carne puede afectar las células del organismo. Y por último, ejercitarse y llevar una vida más activa y feliz en general. Estos cambios pueden repercutir en los niveles hormonales, estableciendo un balance que es óptimo para la salud, promoviendo la pérdida de peso, y ayudando a prevenir el cáncer de senos, colon y útero.

Deja una respuesta