Conociendo al consumidor para estrategias efectivas de marketing

Para lograr aplicar estrategias exitosas de marketing debemos enfocarnos en un elemento importante para lograrlo: el consumidor.

Pero ¿quién es ese sujeto “consumidor”? en términos de marketing, se trata de persona o grupo de ellas, que consuman puntual o con frecuencia algún bien y/o servicio, sin diferenciación de edad, capacidad y condición; pero lo más importante es que pueda ser incitado a que evolucione sus patrones de consumo por el mercado.

Aplicar marketing conociendo al consumidor

Al lograr atinar con las actividades, opciones, preferencias y decisiones que el individuo ejecuta para adquirir o usar bienes y/o servicios, estaremos conociendo al consumidor y por ende nos garantiza un gran camino recorrido al aplicar estrategias de marketing.

Es importantísimo tener presente que el consumidor no obtiene un bien y/o servicio en sí mismo, sino que se enfoca en los beneficios que éstos le otorgan. Entonces, dicho esto, es imprescindible estudiar aspectos sociales y de conducta alrededor del consumidor.

En función a esta satisfacción de lo que necesita y busca el consumidor, debemos entender que el individuo posee 3 cualidades que lo identifican como tal: posee la necesidad, cuenta con el poder adquisitivo y tiene el poder de decisión.

Si identificamos a un individuo como el consumidor, entonces la empresa se enfocará en llegar a su mente, y si lo consigue que satisfaga las actividades anteriores, será muy provechoso para ella porque logrará un posicionamiento en el mercado.

Y ¿cómo hará la empresa para ubicarse en la mente del consumidor? Simplemente invirtiendo tiempo, dinero y esfuerzos para establecer las condiciones dadas para captar la atención del consumidor. Esto es, creando la necesidad, tratando de satisfacerla y hacer de la venta una realidad.

La motivación del consumidor es lo que lo mueve a pertenecer al mercado y por ende, cada empresa, se peleará por ser escogida o motivar al individuo conociendo al consumidor, para que prefiera lo que sólo una puede darle acerca de lo que le interesa por el mayor tiempo posible.

Alrededor de la motivación existen tres actividades que el consumidor realiza, una vez o repetidas veces, de acuerdo a lo que requiera obtener del mercado y por determinado tiempo: precompra, compra y postcompra.

La precompra representa todo el encantamiento que debe lograr la empresa para enamorar o conquistar a ese consumidor que tanto desea.

En la compra, se identifica la materialización de lo que el consumidor, necesita, desea y puede pagar.

Y en la postcompra, el consumidor evalúa de acuerdo a lo que obtuvo qué más requiere o necesita para mostrar la tan esperada fidelidad de mercado que toda empresa sueña.

Dicho lo anterior, la tarea de mantener enganchado conociendo al consumidor por parte de la empresa no es tan sencilla. Requiere un trabajo constante, en función de que si sumamos a este panorama la evolución o cambios en los patrones de consumo del individuo, la situación se complica aún más.

Existen varias teorías que apoyan este comportamiento o forma de actuar del consumidor ante el mercado. Sin embargo, serán tema de otra entrega.

Deja una respuesta