Datos biográficos de Wang Wei

      No hay comentarios en Datos biográficos de Wang Wei

Wang Wei, artista polifacético del período próspero de la dinastía T’ang, tuvo grandes éxitos tanto en la literatura como en el arte. Fue budista devoto, maestro de gran saber del budismo, y a veces sus poemas huelen mucho a zen. No sólo fue un poeta veterano y prolífico, sino también fue un escritor que mostraba variedades en la obra. Al mismo tiempo, poseía gran habilidad pictórica y caligráfica. En una palabra, fue una de las figuras más representativas que demostraba el alto nivel del desarrollo artístico del periodo próspero T’ang ( 618-907 d.C. ) de la dinastía.

Wang vivía en Ch’angan, la capital de la dinastía durante mucho tiempo y gozaba de una fama no menor que la de Li Po y Tu Fu, el inmortal y el mayor, los otros dos poetas más grandes de la historia literaria china. Tenía su propia influencia en el parnaso, y ocupó un lugar importante en la historia cultural china.

Nacido en una famila numerosa, Wang fue el hijo primogénito y amaba mucho a su madre. Su padre murió muy temprano, tal vez falleció cuando el poeta tenía quince años o menos que esa edad. No se sabe si la muerte precoz de su padre fue la causa de que el poeta nunca habló de él en su poemas.

El poeta se dedicó al budismo debido a su madre, Ts’ui,  y fue discípulo de gran maestro Tao Kuan, un monje budista famoso en aquel entonces, así que estuvo estrechamente vinculado con el budismo, lo cual también tuvo profunda influencia en su filosofía  de la vida. Su nombre “Wei”(維), junto con el nombre propio público “Mo Chie”(摩詰), configura precisamente el nombre de Mo Ti,  un gran sabio contemporáneo de Buda.

En su vejez, daba limosna con frecuencia a los pobres, hasta donó el chalet donde vivió hace mucho tiempo como templo budista, después de la muerte de su madre. A parte de cuatro hermanos menores, tal vez tenía otras dos pequeñas hermanitas. Entre ellos el poeta intimaba más con Wang Jin, el primero de sus hermanos menores.

Y en efecto, los dos se emparejaron, tanto en su propio talento artístico como en su gran sabiduría. Wei, el hermano mayor, llegó a tener el puesto de ” secretario asistente oficial a la diestra“ (右丞) en el gobierno,despuntó en dibujo y en poesía; y Jin, el hermano menor, consiguió ser “secretario asistente oficial a la izquierda“ (左相). Dominaba el arte caligráfico y fue gran maestro de la composición literaria.

De ahí que a partir de aquel entonces, andaba de boca en boca un dicho como ” el secretario a la izquierda es el que hace las mejores composiciones literarias en el gobierno,  y el secretario a la diestra es el poeta que hace los mejores poemas de todo el país”(朝廷左相筆,天下右丞詩). Según el árbol genealógico del poeta, sabemos que sus antepasados, ni siquiera su padre tuviera cargo de alto rango en el gobierno de la dinastía, además; como su padre murió bastante temprano y Wang Wei tenía tantos hermanos menores, la familia del poeta debía estar cargada de obligaciones. Siendo primer hijo y hermano mayor de la familia, Wang no tenía más remedio que cargar con toda la Wang ya sabía escribir literariamente cuando tenía nueve años. De pequeño, era bastante inteligente que ha sobrepasado a otros niños. Aunque hoy día nos falta prueba directa para confirmar si el poeta verdaderamente sabía escribir muy bien y componía muy buenos poemas cuando era tan niño, no obstante, creemos que tal narración no era demasiado exagerada, porque en efecto se conocen varios poemas bien escritos por la mano del poeta cuando apenas tenía quince años. Por ejemplo, el poema “ Paso por el túmulo del emperador Chin”(過秦王墓), fue escrito en 715 d.C.

1. Paso por el túmulo del emperador Chin

En el sitio donde se situa el túmulo del emperador Chin ya no queda nada sino un monte verdoso.

Allí abajo, está el imponente palacio subterráneo del emperador cuando vivía en los infiernos.

Se dice que dentro del túmulo se ve una bóveda celeste decorada por el sol, y una constelación hechas de piedras preciosas, incrustrada en la pared.

Bajo aquellos cuerpos celestes, fluyeron ríos grandes y pequeños. No obstante, allí no hay nada más que el mundo exánime de los difuntos.

Autor: Wang Jung

Deja un comentario