Desarrollo de la Inteligencia emocional desde la primera infancia

El desarrollo de la personalidad del niño y la niña, es una construcción que se cimenta en la primera infancia. Cimientos que dependiendo de su fortaleza y adaptabilidad, le permitirán a él y a ella, la adaptación más efectiva y amable a la vida dentro del sistema de producción actual. inoculados en el diario vivir del barrio y de las familias con un número grande de conformantes, los cuales permitían probar y pulir esas habilidades que solo las emociones motivan, guían y desarrolla.

Empecemos definiendo la emoción, según Palmero, Fernández-Abascal, Martínez-Sánchez y Chóliz (2002) exponen que La emoción es un proceso complejo, multidimensional, en el que están integradas respuestas de tipo neuro-fisiológico, motor y cognitivo. Por ello afirmamos que las emociones son de carácter bilógico, primitivo e instintivo y que su resultado es un sentimiento, el cual es de carácter racional y se utiliza como vehículo para expresar la emoción.

En esta misma línea definiremos inteligencia, como lo hace Robinson (2006) citando a Gardner el cual dice que es el conjunto de capacidades que nos permite resolver problemas o fabricar productos valiosos en nuestra cultura. Este sesgo definitorio nos coloca en la posición del siguiente paso, de lo perseguido por la escuela durante muchos siglos y reforzado en la masificación hecha alrededor de la revolución industrial. Ese paso es el ligue de la razón, representada con las ciencias puras y la comprensión de los sentimientos, los cuales combinados, dan sustento al avance de los procesos de pensamiento superiores. Situaciones como la creatividad, el arte y la imaginación no podríamos explicarlas perfectamente desde la razón, sin la compañía de lo sensible que caracteriza, al ser, como humano.

Cuenta de lo anterior lo hace Palmero, Fernández-Abascal, Martínez-Sánchez y Chóliz (2002), cuando dicen que en los seres humanos emoción y cognición están integrados. Ser solamente racionales nos niega el acceso a una fuente compleja de conocimiento emocional, que informa adaptativamente a la acción y contribuye a la resolución de problemas y a la toma de decisiones. Las emociones son indispensables para la toma de decisiones porque orientan en la dirección adecuada.

Desde la escuela psicológica y pedagógica enmarcada en la conducta, se afirma según Cohen (1987) que el principio central del conductismo es que todos los pensamientos, sentimientos e intenciones, todos ellos procesos mentales, no determinan lo que hacemos. Nuestra conducta es el producto de nuestro condicionamiento. Somos máquinas biológicas y no actuamos conscientemente; más bien reaccionamos al estímulo.

En congruencia con lo anterior nos atrevemos a afirmar que sin proceso superiores de pensamiento combinados con las respuestas biológicas producidos desde el ser por los estímulos, externos o internos, los cuales llamamos emociones, no existirían obras de arte, productos de la arquitectura o la capacidad de fe que nos hace humanos. Adicionalmente el aprendizaje dado desde el conductismo se apoya en los sentimientos como los producidos por las emociones como dolor o miedo o placer recompensa (ver experimento Watson).

Parafraseando a Lozano (2011), La característica de la inteligencia humana, de liberarse de lo sensible, mediante la simbolización, le da la posibilidad de reconocer pensamientos, ideas y emociones, evaluarlas, contextualizarlas y re significarlas, adaptándolas gracias a su inteligencia, a las situaciones que se le presenten. Esa capacidad aplicada a las emociones la podemos definir como inteligencia emocional. Según Vivas, Gallego y González (2007:13) La inteligencia emocional (IE) es el uso inteligente de las emociones: hacer que, intencionalmente, las emociones trabajen para nosotros, utilizándolas de manera que nos ayuden a guiar la conducta y los procesos de pensamiento, a fin de alcanzar el bienestar personal.

Para hacer el manejo de estas emociones, en principio debemos aprender a reconocerlas, a hacerlas consientes, Stella Marroquín (2012), para así elevarlas a la razón y colocarlas a favor nuestro. Este evidenciar de las emociones, se puede mediante diversas técnicas pedagógicas, ser facilitado y guiado desde la primera infancia. Como cierre citamos a Gardner, impulsador de la nueva estrategia de inteligencia emocional, el cual dice, con respecto a los beneficios que alcanzaremos como humanos, estudiantes y docentes por medio de ella: La comprensión de los demás es la capacidad de captar los sentimientos y las perspectivas de los demás e interesarse genuinamente por sus preocupaciones.

Las personas dotadas de estas competencias permanecen atentas a las señales emocionales de los demás; son sensibles y comprenden los puntos de vista de los demás, y los ayudan basándose en la comprensión de sus necesidades y sentimientos. Con lo anterior lograremos una recanalización de la solidaridad humana, permitiendo la evolución como la especie que Piensa, siente y hace.

BIBLIOGRAFÍA

López Cassá, Élia. Educar las emociones en la infancia (0 a 6 años) Reflexiones y propuestas didácticas.Ed. Wolters Kluwer. Educación: Educación Emocional y Valores. Madrid 2011. E-book. Naranjo, Claudio. Cambiar la educación para cambiar el mundo. Ediciones La Llave. Victoria 2002. «Carta encíclica ‘Lumen fidei’ del sumo pontífice Francisco a los obispos, a los presbíteros y a los diáconos, a las personas consagradas y a todos los fieles laicos, sobre la fe». Ciudad del Vaticano: Libr. Editrice Vaticana. Consultado el 5 de julio de 2013.
Gervais J, Tremblay RE. L’agressivité des jeunes enfants: Guide interactif pour observer, comprendre et intervenir. Office national du film du Canada (ONF), 2008.
Gervais J, Tremblay RE. Aux origines de l’agression:La violence de l’agneau. Office national du film du Canada, 2005.
Tremblay RE. Prévenir la violence dès la petite enfance. Paris: Éditions Odile Jacob; 2008.
Tremblay RE, Nagin DS. The developmental origins of physical aggression in humans. In: Tremblay RE, Hartup WH, Archer J, eds. Developmental origins of
aggression. New York: Guilford Press; 2005.
Tremblay RE. Anger and Aggression. In: Haith MM, Benson JB, eds. Encyclopedia of Infant and Early Childhood Development. Vol 1-3. 2nd ed: Academic Press; 2008.
Tremblay RE. L’esprit de « Teddy Bear »: au-delà des opinions. Bulletin du Centre d’excellence pour le développement des jeunes enfants. 2002;1(2):1.
CEDJE. Centre d’excellence pour le développement des jeunes enfants. Étude d’opinion sur l’agressivité des jeunes au Canada. Rapport d’étude Omnibus:
Perceptions et opinions des Canadiens à l’égard de l’agressivité des jeunes enfants. Québec, QC: Léger Marketing. Disponible à: http://www.childencyclopedia.com/Pages/PDF/SondLegerAggressionFR.pdf
Acerca de la inteligencia emocional
Bar -On, R. (2003). How important is it to educate people to be emotionally and socially intelligent and can it be done? Perspectives in Education, 21 (4), 3-13.
Boyatzis, R., y Sala, F. (2004). The Emotional Competency Inventory (ECI). En
Geher, G. (Ed.). Measuring emotional intelligence: Common ground and controversy. Hauppauge, NY: Nova Science Publishers.
Chabot, D. (2001). Cultive su inteligencia emocional. Bilbao: Mensajero.
Ciarrochi, J., Chan, A. y Caputi, P. (2001). A critical evaluation of the emotional intelligence construct. Personality and Individual Differences, 28 (3), 539-56.
Ciarrochi, J., Forgas, J. y Mayer, J. (2001). Emotional Intelligence in Everyday Life: A Scientific Inquiry. Philadelphia: Psychology Press.
Conte, J. (2005). A review and critique of emotional intelligence measures. Journal of Organizational Behavior,26(4), 433-440.
Cooper, R. y Sawaf, A. (1998). La inteligencia emocional aplicada al liderazgo y a las organizaciones.Bogotá: Norma.
Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2001, marzo 24). El modelo de Inteligencia Emocional de Mayer y
Salovey (1997): Implicaciones educativas para padres y profesores. III Jornadas de Innovación Pedagógica. Granada, España.
Extremera, N., Fernández-Berrocal, P., Mestre, J. y Guil, R. (2004) Medidas de Evaluación de la Inteligencia Emocional. Revista Latinoamericana de Psicología, 36 (2), 209-228.
Fernández-Berrocal, P., Extremera, N. y Ramos, N. (2004). Validity and reliability of the Spanish modified version of the Trait-Meta Mood Scale. Psychological Report, 94, 751-755.
Acerca de la educación emocional
Álvarez, M. (Coord.) (2001). Diseño y evaluación de programas de educación emocional. Barcelona: Cisspraxis.Antunes, C. (2000). Estimular las inteligencias Múltiples. Madrid: Narcea.
Bach, E. y Darder, P. (2002). Sedúcete para seducir. Vivir y educar las emociones. Barcelona: Paidós.
Bar -On, R. (2003). How important is it to educate people to be emotionally and socially intelligent and can it be done? Perspectives in Education, 21 (4), 3-13.
Bisquerra, R. (2000). Educación emocional y bienestar. Barcelona: Praxis.
Bisquerra, R. (2001). ¿Qué es la educación emocional? Temáticos de la escuela española, I (1), 7-9. Barcelona: Cisspraxis.
Bisquerra, R. (2003). Educación emocional y competencias básicas para la vida. Revista de Investigación Educativa, 21 (1), 7-43.
Cárdenas, I., Tamayo, G., y Zapata. M. (S/F). La alfabetización de la inteligencia emocional y su incidencia en los aprendizajes pedagógicos. Revista Electrónica Paidanet, 1. Disponible: http://www.ucc.edu.co/medellin.
Carpena, A. (2001). Programa de educación emocional. Formación para profesores y alumnos. Temáticos de la escuela española, I (1), 15-16. Barcelona: Cisspraxis.
Cohen, J. (2003). La inteligencia emocional en el aula: Proyectos, estrategias e ideas. Buenos Aires: Troquel. Gonzás. (2007) “Didáctica o dirección del aprendizaje”. Bogotá. Cooperativa Editorial Magisterio.
en El Compañero Oxford para la Mente, Richard L. Gregory, ed. (New York: Oxford University Press, 1987), p. 71.

Escritor: Hever Mauricio Nuñez Gutiérrez

Deja un comentario