El daño en las rodillas y adelgazar corriendo

Es un hecho que el uso de nuestras articulaciones se incrementa al iniciar una rutina de entrenamiento con el propósito de adelgazar corriendo, ya que al correr la rodilla es una de las articulaciones que más se utiliza debido a que amortigua una buena parte del trauma que se produce cada vez que posamos los pies sobre el suelo.

A pesar de este pequeño problema no es necesario que cambiemos nuestra rutina de ejercicio si comenzamos a realizar nuestros ejercicios de manera adecuado, o bien lo más adecuada posible que nos permita nuestro cuerpo.

Si bien los efectos no serán inmediatos si no logramos que mejore nuestra forma de correr, el daño puede afectarnos en mayor medida mientras aumentamos nuestra edad, ya que la fragilidad de las articulaciones e va haciendo mayor con el tiempo.

 

Consejos para disminuir el impacto

En primer lugar y lo más importante es utilizar el tipo de calzado adecuado para mejorar el impacto que se tiene en las rodillas. Este tipo de calzado deberá ser el indicado para correr, ya que este tipo de calzado posee características propias que le han permitido disminuir el impacto mediante diversas tecnologías.

Por ejemplo en el talón la suela tiene mecanismos especiales que van desde burbujas, resortes que permiten que una buena parte del impacto que se produce al correr sea absorbido por el calzado, disminuyendo la cantidad de la resistencia que tiene que tener la articulación de la rodilla.

Por otro lado es importante calentar adecuadamente y no únicamente comenzar a correr como si nada, ya que si nuestra articulación se encuentra fría será mayor el daño que le podremos hacer con el ejercicio.

Deja una respuesta