El Estrés y sus Consecuencias en la Salud

En el mundo en el que hoy vivimos, el estrés es una de las características que acompañan a la vida moderna o al estilo de vida que se lleva en las ciudades. Los grandes cambios que se producen en la actualidad a nivel social, político y económico traen aparejado algunos efectos sobre el ser humano que muchas veces pueden ser perjudiciales para su salud, en este caso trataremos el tema del estrés. Se lo puede definir como una situación de tensión, nerviosismo y excesiva preocupación debido al enfrentamiento de una situación que nos cuesta resolver, ya sea en la vida estudiantil, laboral o personal.

Cuando un individuo se encuentra bajo este tipo de circunstancias, está sobre exigiendo al cuerpo a responder de una manera distinta que si se encontrara en una situación normal. Por ejemplo, se aceleran las pulsaciones, aumenta la sudoración, entre otros. ¿Cómo nos afecta? ¿Qué sucede en nuestro organismo cuando nos estresamos? El estrés conlleva una serie de efectos en nuestro cuerpo que van deteriorando el rendimiento del mismo, lo debilitan y lo van envejeciendo. Algunos de estos efectos son:

 Respiración deficiente

 Mal humor

 Agresividad

 Nervios

 Tensión

 Angustia

 Cansancio

Insuficiente rendimiento intelectual, lo que lleva a un mayor margen de error en el estudio, en el trabajo o en el área personal.  Una vida llena de preocupaciones e innumerable responsabilidades. Falta de tiempo para hacer las cosas que nos gustan, para recrear nuestra mente y nuestro cuerpo, aspecto fundamental en la vida de todo ser humano. Asimismo, el hecho de estar siempre apurado, reduce la posibilidad de poder observar todas las oportunidades que se nos presentan en la vida.

¿Cómo vivir sin estrés? Aquí se presentan una serie de recomendaciones que el lector podría poner en práctica para reducir los efectos del estrés en la vida. Son tan simples que muchas veces olvidamos implementarlas por esta razón. Levantarse temprano para aprovechar el díaTomarse diez minutos antes de comenzar nuestro día solamente para respirar, función vital en todos los seres vivos, verdad? Sin embargo, muchas veces no le damos la importancia que tiene la misma, dado que estamos tan ocupados en nuestras vidas que nos olvidamos de hacerlo de forma consciente. Es decir, lo hacemos de una manera mecánica, sin prestar atención al proceso.

Organizarse para realizar un manejo eficiente del tiempo para estar preparados para momentos imprevistos.Llegar temprano, ya sea a la facultad, al trabajo o a algún encuentro con otra persona. Tan solo diez minutos pueden hacer una gran diferencia. Nos encontraremos más relajados y tendremos unos minutos para pensar con tranquilidad en la situación a la que nos aproximamos. Llevar una alimentación saludable Dormir en lo posible ocho horas, ya que nuestro organismo realiza funciones en este momento de sueño, que no podría hacer estando despierto.

 Realizar ejercicio físico al menos dos veces por semana, ya que de esta manera nuestro cuerpo puede liberar tensiones y relajar la mente. Evitar pre-ocuparse por las distintas situaciones de la vida y en lugar de eso, ocuparse, tomar acción al respecto. El hecho de pre-ocuparse solo nos quita energía y nos es para nada útil. Evitar realizar más de una actividad al mismo tiempo, esto nos permitirá tomar contacto con lo que estamos realizando, concentrándonos sólo en eso. También, nos dará la posibilidad estar conscientes de lo que hacemos en ese momento.

Si bien no es tarea fácil, tampoco es algo imposible de lograr; se requiere mucho compromiso y sobre todo voluntad de querer hacerlo. Si pudiéramos de a poco empezar a implementar estos cambios en nuestra vida, aumentaríamos nuestra calidad de vida y podríamos observar los siguientes beneficios:

Armonía en cuerpo, alma y espíritu.

Paz y tranquilidad en la vida y en el semblante mismo

Una vida más feliz y a su vez un mayor disfrute de la misma.

Para finalizar, las ideas que se mencionan en este artículo hacen un llamado del lector a la reflexión sobre el hecho de que llevar una vida sin estrés es posible, se puede vivir en el presente, aprovechando cada momento al máximo. Por ello, lo importante es poder reducir paulatinamente las situaciones de estrés que experimentamos en la vida cotidiana. A modo de conclusión y como una invitación a meditar, se cita el siguiente proverbio:

«Considera los contratiempos como desafíos que te permiten crecer como persona, y no como situaciones amenazadoras.»

Referencia bibliográfica:

http://frases-y-pensamientos-infinitos.blogspot.com.ar/2009/03/proverbio-contra-el-estres.html.

Escritor: Virginia María Sosa.

Loading...

Deja una respuesta