El mito para Roland Barthes

      Comentarios desactivados en El mito para Roland Barthes

El mito para Barthes es un habla, es decir, un sistema de comunicación, un mensaje sujeto a unas condiciones lingüísticas que lo caracterizan. Según esto, cualquier objeto, concepto o idea, es susceptible de convertirse en mito, siempre que se den ciertas condiciones.

Los mitos no son naturales, los crea el ser humano y la historia, siempre con una intensión concreta para transmitir un determinado mensaje. Lo sistemas míticos tienden a confundirse con las alegorías, pero generalmente son más complejos. El material de los mitos puede ser: lengua propiamente dicha, fotografía, pintura, cartel, rito, objeto, etc.

Para Roland Barthes el mito puede estudiarse a partir de lo que él define como Forma, Concepto y Significación. La forma la define como la deformación del Sentido y el empobrecimiento del mismo; tomando el ejemplo del Cóndor dado en la cita, el sentido se vacía y queda de la siguiente manera: El Cóndor es un ave andina, grande. El Concepto lo define como el nuevo significante que se le añadirá a la forma. En el ejemplo del Cóndor se le añade el concepto “Nacionalismo Colombiano”.

Cuando se junta Cóndor, ave andina, grande con Nacionalismo Colombiano, se tiene el último concepto: La Significación. Es decir la unión de la Forma y el Concepto. Barthes va a definir la Significación como el mito mismo. Por tanto, la significación será: Cóndor, ave nacional que representa uno de los elementos más importantes de la fauna y la flora Colombianos.

De acuerdo con lo anterior, este trabajo tiene como objetivo explicar el mito que hay en las mallas publicitarias del Ejercito Nacional de Colombia en términos de Forma, Concepto y Significación.
Hombres Cabales
A partir de la definición que hace el autor del concepto Forma; en el caso de la imagen 1, este concepto se visibiliza del siguiente modo: Aparece un soldado con su fusil, a su lado derecho otro soldado minimizado con su fusil y en el fondo otros soldados ayudando en el parto a la esposa de un campesino.
El empobrecimiento del sentido en esta imagen está dado por la eliminación del significante original de la historia personal de los soldados y los campesinos; es decir, se desconocen las situaciones por las que atraviesan tanto campesinos como soldados en su cotidianidad, en aspectos como la condición económica (como factor común se tiene que son sujetos con situaciones socioeconómicas poco favorables), conflictos familiares y personales; entre otros.
En el caso de la imagen 2 aparece un soldado afrocolombiano con su arma y en el fondo una bandera de Colombia, un tanque y otros soldados con sus armas. Nuevamente aparecen los personajes desprovistos de su propia historia y de su pasado y hasta la misma naturaleza de su concepto natural.

Desde la definición que hace el autor del significado de Concepto; en la imagen 1 este se encuentra en los enunciados: “Fe en la causa, comportamiento ético superior” y “Proceder con dignidad y respeto, actuar con valor y trabajar en equipo para alcanzar la victoria”. Estos enunciados tienen como objetivo resaltar la labor del Ejército Nacional de Colombia como institución con valores enfocados en la defensa de los colombianos; así mismo les solicita tener fe en su proyecto militar.

En la imagen 2 dicho concepto se presenta en el famoso enunciado “Los héroes en Colombia SÍ EXISTEN” que tiene como objetivo exaltar las habilidades de los soldados al punto de ser vistos como héroes del país. La bandera tricolor reafirma con fuerza el papel de la salvación nacional a través de los soldados, resaltando un amor excesivo a la patria.
Desde el concepto de Barthes sobre el Significante, para el caso de la Imagen 1, se puede decir que la unión entre las imágenes y los enunciados permite construir la mitología propuesta por el ejército: La de vender la imagen de unos seres humanos cuya causa es ayudar a otros que no tienen en sus manos la solución a situaciones complejas como un parto; es decir los soldados están capacitados para enfrentar, en medio de la magnitud de la selva, circunstancias como esta.
Se tiene también la legitimación de la violencia a través de condicionar el uso de las armas para la defensa de la dignidad humana contra los que intentan agredirla. Así mismo, las armas son elemento indispensable vencer a los enemigos. No obstante no son el único elemento de aprobación a la lucha que los soldados dan por la patria. Es indispensable la fe de los ciudadanos. Si estos no tienen la “capacidad” de enfrentar ese gran monstruo que es el conflicto al menos deben aprobar a través de su fe el uso de las armas para destruirlo.

A ello se adiciona otro aspecto: Ser éticamente superiores al resto de los seres humanos, casi viéndose a sí mismos como los redentores cuyas acciones se encuentran en el justo medio aristotélico. El mensaje completo de este modo es: “Colombiano confié en nuestra causa, nosotros procedemos con respeto a la dignidad humana y trabajando en equipo destruiremos al enemigo (la guerrilla) para alcanzar la victoria (acabar con el enemigo)”
De la unión de los términos Concepto y Forma de la imagen 2, se tiene que el significante expresa que Colombia es un país afortunado porque sus héroes no pertenecen a un comic o al cine, sino que existen en carne y hueso y que su accionar es propio de un héroe; por lo tanto el conjunto de sus acciones es válido: Desde la Operación Jaque hasta los falsos positivos y la ayuda a paramilitares. Los tanques y armas sustentan su lucha como héroes y el escenario en que se encuentran es usado como lugar de camuflaje, de donde debe ser erradicada la barbarie.
El triunfo de estos mitos depende de sus receptores, de quienes creen que los soldados si son héroes, y su comportamiento es éticamente superior al propio, al de quienes ven en la guerra fratricida la anhelada paz de Colombia.

Escritor: Marleny Lasso Martínez