EL PROCESO DE APRENDIZAJE Y SU CONTEXTO EN LA SALA DE CLASES

En la sala de clases, tanto profesor como estudiante participan en el proceso de enseñanza aprendizaje. Ambos contribuyen con elementos esenciales para que este proceso pueda ser llevado a cabo. Profesor y alumno se relacionan en un contexto condicionado por estímulos y respuestas, en done el aprendizaje es el objetivo de realización, El profesor, en su rol de investigador, busca diversas metodologías para que los estudiantes logren aprendizajes significativos, pero ¿De qué forma se reconstruye, hoy en día, el aprendizaje en la sala de clases?.

Por décadas la psicología en conjunto con la pedagogía, han intentado entregar respuestas, para encontrar estrategias en el logro de aprendizajes significativos por parte de los alumnos, evidenciando información que resulte ser de gran aporte para el trabajo de reconstrucción del aprendizaje en la sala de clases. Este aprendizaje, y significativo por lo demás, “es un proceso a través del cual se adquieren nuevas habilidades, destrezas, conocimientos, conductas o valores como resultado del estudio, la experiencia, la instrucción, el razonamiento y la observación” (Roy, D. Apuntes compendiados “La psicología educativa y su aporte a la concepción del aprendizaje para el perfeccionamiento del docente”. Cátedra Teoría del aprendizaje y la coherencia didáctica en el proceso metodológico de los aprendizajes).

Cuando el profesor se encuentra dentro de la sala de clases, tomando en consideración todas las variables y datos relevantes que nos entrega la psicología educativa, surge el conflicto de cómo enlazamos los aspectos psicológicos con los aspectos pedagógicos, tratando de generar un puente que permita el trabajo y reconstrucción del aprendizaje en los alumnos. Lamentablemente esta reconstrucción del aprendizaje se ve en muchas situaciones interrumpida, producto del sin fin de tareas que encomienda el sistema educativo, como el pasar lista; escribir los contenidos en el libro de clases; atender a personas externas que llegan a las sala de clases; preocuparse que los medios tecnológicos funcionen correctamente; entre otros, se olvida la significancia del proceso enseñanza-aprendizaje, generando, en ocasiones situaciones aprendizaje solo por repetición. Se olvida que es el alumno el centro, el actor principal y el profesor pasa a ser un guía, en donde su misión es enfocarse en la enseñanza, es decir, el profesor debe organizar, generar estrategias, procesos que incentiven al alumno a resolver problemas.

Así mismo, el proceso de reconstrucción del aprendizaje, el alumno lo realiza individualmente, ya que él, a partir de sus propias experiencias, logrará conectar lo que sabe con lo el nuevo conocimiento entregado. Por esta razón cuando se explica cierto contenido no todos los estudiantes logran el aprendizaje, con esto se fundamenta que el aprendizaje es individual, pero que ocurre de manera grupal. En palabras de Vigostky “el aprendizaje transita de lo interpiscológico a lo intrapiscológico”, es decir, el profesor en el proceso de enseñanza genera situaciones para todo el grupo curso, en donde el proceso de aprendizaje solo va a ser internalizado y significativo para algunos niños, ya que es individual y dependerá de la motivación que dispone cada uno. En variadas ocasiones los alumnos creen que han logrado el aprendizaje de los contenidos enseñados, ocurriendo situaciones en donde muchos dicen: “profesora yo lo sé, pero no sé cómo escribirlo”, es aquí en donde lamentablemente no ha ocurrido aprendizaje, situación en donde el gran responsable es el profesor.

Para lograr aprendizajes significativos y duraderos, como profesores se debe tener presente que en el cerebro se sitúan sistemas fundamentales que interactúan de manera compleja logrando el aprendizaje. Desafortunadamente, en sala de clases profesores no logran comprender este funcionamiento neurológico, generando situaciones poco significativas y desmotivadoras para los alumnos. Por ejemplo, en clases de Ciencias naturales, si se pretende enseñar los animales vertebrados, los profesores comúnmente hablan de los animales, muestran imágenes, luego hacen que los niños memoricen animales vertebrados, pero rara vez se genera una visita al zoológico, en donde el alumno posterior a la visita pueda exponer, de manera escrita u oral, su observación respecto de estos animales.

Esta experiencia de observar animales en un zoológico, resulta motivadora para los alumnos, ya que es una etapa en donde los niños, expresan especial interés por la fauna. Además, la motivación que se genera al asistir al zoológico, permite lograr una conexión con el sistema cognitivo, integrando lo que el alumno ya sabía de los animales vertebrados, con lo nuevo, con lo observado y cuando se necesite retroalimentar, efectuar una evaluación formativa o sumativa, la que puede ser generada a través de una exposición, un afiche, un tríptico, entre otras, es el sistema expresivo el que permitirá evidenciar si se logró o no aprendizaje.

La reconstrucción del aprendizaje, hoy en día se trabaja con gran dificultad. Un grupo significativo de profesores no logran la conexión entre psicología y pedagogía, aún no es posible internalizar estas dos ciencias como aspectos integrados en sus esquemas mentales, situación que va en desmedro del desarrollo de aprendizajes significativos en los alumnos. El profesor, sigue siendo un relator de conocimientos, que olvida que los alumnos poseen conocimientos y experiencias previas, que deben considerarse a la hora de generar nuevos aprendizajes.

Los profesores, no está generando situaciones significativas para el alumno, imposibilitándole internalizar el nuevo contenido. El profesor comúnmente recurre a habilidades de pensamiento inferior, como identificar, reconocer, memorizar, entre otras, transformando al niño en un ente pasivo impidiéndole que descubra su propio aprendizaje, a su vez olvidando, la interacción compleja y continua que se da entre los sistemas del cerebro. Es de vital importancia que profesores sean capaces de reflexionar objetivamente sobre sus prácticas dentro de la sala de clases, permitir ser acompañado en aula y retroalimentado, permitiéndoles comprender, de alguna manera, que si el contenido se presenta contextualizado, interesante y llamativo para los alumnos se puede lograr una reconstrucción significativa del aprendizaje.

Referencias:
Profesora. Damarys Roy Sadradín. Apuntes compendiados. La psicología educativa y su aporte a la concepción del aprendizaje para el perfeccionamiento del docente.

Escritor:  Ximena Bravo Medina

Deja una respuesta