EL SEÑOR DE LOS MUCHACHOS

Quiero contarles, si a bien tienen leer estas palabras, un corto pero significativo relato, un cuento que puede tomarte 6 minutos de tu tiempo si los tienen para que lo lean, el cual construimos todos y hacemos parte en una red unidos, la Agencia Colombiana para , Paz y Reconciliación de Medellín, la Organización , PRESENCIA Colombo Suiza y la Secretaría de Deportes y Recreación de la Alcaldía de Bello.

Palabras más o menos, no sé para usted, ponga la que le falta en mayúscula y negrita, pero a través de las cuales doy a conocer en mi querida Patria Colombia donde se puede palpar lo trascendente de lo humano y la relevancia que tienen algunos personajes que encontramos en este día a día en el proceso de Reintegración Social en el Centro de Servicios Medellín, experiencias con el servicio social, cuyo contenido va más allá en mucho, de las metas, números, institucionalidades, políticas, formatos, recursos y todo lo demás para adentrarnos en algunas prácticassociales maravillosas que las estadísticas no miden. Habiendo hecho la gestión en el Municipio de Bello para la consecución del Servicio Social, encuentro en la Secretaría de Deportes y propiamente en la Unidad Deportiva Tulio Ospina un entorno amable, ecológico, asequible y dispuesto a abrir las puertas a los participantes que se allegaran al servicio social. Desde el señor Secretario, el Director Administrativo, el coordinador de escenarios, etc, todos se han mostrado atentos a iniciar un accionar proactivo del servicio social.

A los días me encontré con un individuo un poco espontáneo, relajado, ya veterano el hombre, con vestido humilde, de trabajador de pico y pala, ni nos presentaron porque fue circunstancial, pero nos presentamos mutuamente, me dijo que se llamaba, Elebrando, Alumbrando, Hilderando, bueno yo no sé, muy enredado ese nombre y lo primero Tranquilo!!!!!, aquí , .. Me quedé pensando en sus palabras y consideraba entre varias cosas que a mi mente se venían si era que me vio cara de preocupación o qué, o que era otro más, otro pintado, otro invisible que espera la consignación mensual, que no conoce la acepción, denotación ni connotación de la palabra PAZ y que con ese estereotipo como el de Cantinflas pero más abollonadito, me hacía preguntar aquí en la Unidad Deportiva Tulio Ospina.

Comencé a interactuar y cuando iba a explicarle el asunto cómo estaba diseñado, las Instituciones, (ACR, OIM, PRESENCIA), que la ley, que el Plan de acción, que la meta es 100 participantes, los propósitos, etc, mi personaje, se mostró disperso, asentía en todo lo que le , pero se le enredaba tanta cosa, que la ASS, no recordabani la A ni la C ni la R, ni tampoco la O, la I y la M( ¡!!! hay ombe), entonces me di cuenta que esto no era de tantas letras, que el tipo no era de mucha explicación y que se me avenía un calvario de incomprensión y desencuentros con el Programa o que había qué pasar a la acción. Los Participantes que a diario me llaman por celular y les explico el servicio social, cuando les digo por quién Qué, qué???? Como se llama ese señor??? no me entienden su nombre, tampoco .

RELATO ANECDÓTICO EL SEÑOR DE LOS MUCHACHOS Comencé mi regular acompañamiento y a entenderme con la parte administrativa en todos los asuntos ya que son los que le dan las directrices a los de mantenimiento. Pasaba a los escenarios deportivos y recreativos que utilizan muchos Bellanitas a hacer mi seguimiento a los participantes que habían iniciado, a los nuevos, su labor, etc, y ahí estaba EL SEÑOR DE LOS MUCHACHOS haciendo lo suyo, sin hacerse notar, una hormiguita, tal vez no muy visible. Fueron pasando los días y mi personaje con su coequipero de nombre Octavio, un Don quijote, flaco, tímido, desgarbado, de pocas palabras pero más camellador (trabajador) que un verraco, iban dándole forma con mucho sentido al hacer del Servicio Social y a la misión que me encomendaron hoy de aportar a la paz.

A los días ya no vi a mi personaje en este cuento como una iban dando sus frutos determinadas actuaciones institucionales de todos los que estamos trabajando con fines comunes por la paz desde Bogotá hasta Medellín y mi tierra Bello, si bien especialmente se podía observar el empoderamiento mostrado por mi personaje hacia los participantes, la capacidad para orientarlos, asignarles tareas, su agudeza y perspicacia para leer sus actitudes y aptitudes, la comprensión de la tarea, de su oficio, el conocimiento de las necesidades institucionalesy sus espacios, el saber social, la pragmática viva y la forma como motivaba y llevaba a los participantes a asumir el rol asignado como escalón de su proyecto de vida.

Como EL SEÑOR DE LOS MUCHACHOS, ostentoso de mucha experiencia en la vida, pero humilde con el saber no puede huir a las etiquetas sociales, empezó a darles su calificación a los participantes a su modo, a la vez cargadas de muchos valores, y de allí que inició una serie estos muchachos son muy buenos camelladores, todos, todos, uno no sabe cómo venga yo lo llevo por allí para que vea las maravillas que están Ese costeño es muy bueno: llega a las 7 saca su desayuno y arranca todo ese muchacho Oscar Darío, hum, muy bueno, qué la verdad se puede quedar uno escuchándolo y escribir páginas y páginas de sus elogios ” ; eavemaría, ese Alfredo es un señor a carta cabal, no se explica uno cómo estuvieron en esa vuelta, es un caballero ”no te cansas de escucharlo, de reírte, de divertirte, como en una historieta donde los participantes son los protagonistas y el narrador les da vida.

RELATO ANECDÓTICOEL SEÑOR DE LOS MUCHACHOS cada uno ,utiliza términos de todo tipo, los nombra y conoce tan rápido Vea hombre ” Hildebrando dijo que pensó que lo iba a recibir un man de dice Aquí saben que la hora de almuerzo son 20 minutos y de estos ” Marcela se me fue ayer y el hijo le decía mamá no se vaya tan rápido, igual la hija de Ligia, le pregunta si mañana vienen, esos niños me dicen el abuelo”.

Cada uno es un personaje diferente, ahí es donde yo digo que no es tanta la . Yo pensaba si fue que contrataron un cuentero aquí en la Secretaría de Deportes, pero no, estos no son cuentos, o bueno!!! creo que sí lo son, son cuentos realistas, estos son hechos, hechos de paz en Colombia, este es ser humano que ama lo que hace, que vive plenamente el día, no se atormenta por cosas fútiles, vive el presente, que se hartó de que las palomas echen su excremento en todos lados de las instalaciones del estadio y les puso límite instalando mallas, guiándolas a emigrar, a cambiar, a buscar nuevos y mejores nidos, sin represiones, nichos legítimos, con la mano de obra de los participantes del servicio social, UN SEÑOR DE LOS MUCHACHOS capaz de darle valor a pequeños detalles que ya no vemos, que no les regala una hora de las 80 que deben cumplir si no se la merecen.

Es muy muy llamativo este ser humano que pone toda una energía, entrega permanente de lunes a domingo, escucha con atención a los participantes, los llama por su nombre, rápidamente los contextualiza, conoce sus historias, de dónde vienen, qué hacen, intuye sus intencionalidades y dejadeces, los reencuadra como un papá, con firmeza, los estimula, alienta, valora su servicio, los lleva a encontrar el sentido de lo que hacen, que hace sancochos y frijoladas con ellos, al que devuelven celulares perdidos de los propios compañeros, gestiona con ahínco el agua y la gaseosa para su gente, hace evidentes y muy visibles los resultados donde se mejoran y recuperan espacios que en poco serán utilizados por la comunidad, resuelve problemas con la simpleza y eficiencia más escasa y enseña valores haciendo notar lo bueno que proyectan los participantes por la tenacidad que muestran y obras bien hechas.

RELATO ANECDÓTICO EL SEÑOR DE LOS MUCHACHOS ADRIAN GILBERTO AGUIAR CASTRO Psicólogo Corporación PRESENCIA Colombo Suiza Convenio ACR-OIM – 2013 Este es EL SEÑOR DE LOS MUCHACHOS, mi personaje, alguien que descubrí en mi trabajo, un buen ser humano a destacar, un punto de referencia y apoyo en este trajinar del hacer social; no espera nada a cambio por su compromiso con el Programa, pero se llena por su altruismo, con las pequeñas y las grandes cosas buenas que porque él SÍ las puede ver, como observa el color blanco de una hoja con un punto negro y Eh!!! mis muchachos son muy buenos.!!!, EL SEÑOR DE LOS MUCHACHOS, MI PERSONAJE, ES UN SOPORTE DE LA PAZ EN COLOMBIA.

Escritor: Adrian Gilberto Aguilar

Deja una respuesta