Impacto de la energía eólica en España

El desarrollo espectacular que ha tenido la implantación de la energía eólica en los últimos años en todo el mundo ha contenido diversos tipos de repercusiones. En la mayor parte los casos se trata de impactos positivos, ya que se trata de una forma de energía renovable, que no daña el medioambiente y que evita la utilización de combustibles fósiles y la contaminación que estos implican. Entre los múltiples beneficios que tiene la energía eólica encontramos que ésta tiene un impacto ambiental cuatro veces menor que el gas natural, diez veces menor que el energía nuclear y veinte veces menor que los combustibles fósiles como el petróleo o el carbón.

Pero aunque la mayoría de efectos positivos que tiene la energía eólica también cuenta con algunos inconvenientes, como son los impactos visuales y sonoro y también los efectos sobre las aves. A continuación se explican los diferentes impactos del energía eólica.

  • Impacto sobre contaminación

El sector de la energía eólica ha hecho una enorme aportación al medio ambiente ya que ha evitado emisiones de gases de efecto invernadero y otros nocivos para la salud humana, que se hubieran producido con las fuentes de energía a las que ha sustituido. Para producir energía con las fuentes convencionales, gas, carbón, fuel, se emiten a la atmósfera millones de toneladas de gases contaminantes, gracias a producir esa misma energía con fuentes de energía renovables se ahorran millones de toneladas de emisiones.

La energía eólica en España, ha evitado emitir a la atmósfera en un período de 5 años (2003-2008), un acumulado de más de 88 millones de toneladas de CO2 equivalente. Además a Además, según estimaciones realizadas para el período, las emisiones evitadas serán muy más elevadas en los años 2010 y 2012: más de 24,6 y 30,2 millones de toneladas.

La energía eólica evita cada año la emisión miles de toneladas de diferentes gases contaminantes como monóxido de carbono, hidrocarburos, óxidos de nitrógeno o dióxido de azufre, que se derivan de combustibles fósiles como el gas natural, el carbón y el fuel. Por ejemplo, en 2008, la producción de energía a partir del viento, en España, evitó emitir a la atmósfera unas 15.104 toneladas de NOx y 27.781 toneladas de SO2.

  • Impacto sobre la dependencia energética

España es un país que importa en combustibles fósiles el 80% de la energía que utiliza. Esto conlleva un riesgo elevado para la economía ya que en caso de que se produjeran problemas en el suministro de los combustibles se producirían pérdidas relevantes. es por ello que utilizando la energía eólica como fuente interna de generación de»energía se reduce la dependencia energética española. La importancia del sector eólico en el economía se traduce en datos. España ha ahorrado más de 2.205 millones de euros derivados de los elevados precios de los combustibles fósiles y ha evitado importar alrededor de 7,7 millones de toneladas equivalentes de petróleo en 2008. Para los años 2010 y 2012 las importaciones sustituidas serán superiores a las 8,0 y 9,9 millones de toneladas de petróleo respectivamente.

  • Impacto sobre la ocupación

A finales del año 2010, alrededor de 670.000 personas a nivel mundial trabajaban directa e indirectamente en alguna de las diferentes ramas del sector eólico. En los últimos cinco años el número de trabajadores se triplicó desde 235.000 en 2005. Existe una creciente demanda de profesionales en diferentes áreas, desde ingenieros, trabajador es especializados, hasta gerentes y expertos en finanzas, ciencias ambientales y leyes.

En empleo directo, el número de personas contratadas por la industria en2008 fue de 22.970, un 10,5% más que el año anterior. Es relevante señalar que durante este año, en el que en España se destruyó empleo, el sector eólico siguió generándolo. El mayor número de personas ocupadas en la industria está en los subsectores de fabricación de componentes y servicios: empleaban en 2008 el 31,8% y 30,1% respectivamente, lo cual es lógico ya que se trata de actividades más intensivas en utilización de mano de obra. Asimismo, el subsector que más empleo ha creado en términos relativos respecto al año anterior fue el de fabricantes de aerogeneradores, un 15,2% más. Sin embargo, como se menciona anteriormente, en 2009 la destrucción de empleo ha afectado especialmente a sectores industriales entre los que se incluyen los fabricantes de aerogeneradores y componentes. Las exportaciones no han podido sostener el nivel de crecimiento del sector en los últimos años, de manera que se han suprimido un número relevante de puestos de trabajo en el sector en España.

Este dato sugiere que a nivel regulatorio se deberían establecer incentivos que permitan recuperar la inversión en el sector y por tanto, volver a un camino de crecimiento del empleo sostenido. En España, la ocupación indirecta mide el número de personas empleadas en sectores no eólicos como consecuencia de la actividad del sector Eólico. Las ocupaciones derivados de la actividad del sector eólico en 2008 fueron 18.468, por lo que considerando el efecto directo y el indirecto, el número total de personas ocupadas a partir de la actividad del sector eólico ha ascendido al 2008 a 41.438 personas, un 9, 8% más que en 2007.

  • Impacto sobre las aves

Los principales problemas asociados a la interacción con las aves son los efectos en la población de pájaros y la modificación de los patrones de comportamiento y migración. Sin embargo, ha sido demostrado que las centrales eólicas no suponen tampoco un peligro «Excesivo» para la población de las aves.

El número de muertes causadas por las turbinas siempre será menor que el resultante de otras actividades humanas. Un estudio realizado sobre 1000 turbinas en Navarra, detectó que la tasa de mortalidad era de 0,1 a 0,6 colisiones por turbina por año. La energía eólica puede afectar a los pájaros adversamente de las siguientes maneras: muerte por colisión, alteraciones en la reproducción y alimentación, alteración de las rutas migratorias, reducción de su hábitat natural.

En oposición, cabe resaltar que también tiene varios efectos beneficiosos: provisión de puestos para apoyarse, expansión de la zona de caza y protección de las aves contra el acoso indiscriminado El principal problema que se plantea es que los hábitats de las aves suelen coincidir con los emplazamientos ideales de los parques eólicos ya que ambos aprovechan la fuerza del viento.

Sin embargo, se pueden aplicar medidas efectivas para mitigar los efectos negativos de las centrales eólicas como son: evitar corredores migratorios, hacer uso de menos turbinas pero de mayor tamaño, evitar microhábitats para proteger las especies en peligro de extinción, soterrar las líneas eléctricas, conservar hábitats alternativos para las especies afectadas.

  • Impacto visual y sonoro

La visibilidad es percibida como un factor adverso en el impacto ambiental y una de las principales preocupaciones del público. Así pues, hay que ver qué parámetros hay que seguir para que afecte lo menos posible al paisaje. Los aerogeneradores son elementos altamente visibles en el paisaje ya que se deben situarse en zonas donde el viento sea fuerte. Es por ello que la situación más lógica para una granja eólica se trata de un lugar bien expuesto y esto nos lleva inevitablemente al problema de su apariencia.

Comparado con de otros factores, el visual es el menos cuantificable. El grado de impacto visual depende en gran medida del tipo de paisaje, el número y el diseño de las turbinas, el patrón en su disposición, el color, el número de aspas… Y dado que estos factores son puramente estéticos no hay una única opinión al respecto.

De todos modos, a la hora de diseñar una central eólica si que se tienen en cuenta ciertos parámetros y medidas para minimizar su efecto en el paisaje:

– Uso de un color uniforme para las turbinas a pesar de que ello pueda afectar a los esfuerzos para reducir las colisiones con las aves

– Soterrar las líneas eléctricas

– Evitar carteles y propaganda

– Prohibir la iluminación siempre que ello no afecte a la seguridad de los aviones.

Además se han creado programas de ordenador que permiten ver desde diferentes puntos de vista la apariencia de las turbinas y otros que a partir de información topográfica pueden trazar un mapa con las principales zonas afectadas. Pero en la práctica, encuestas sobre la opinión pública han mostrado que la gente que vive cerca de centrales eléctricas las encuentra menos intrusivas una vez en funcionamiento que antes.

De otras encuestas llevadas a cabo en Escocia afirman que no hay ninguna evidencia de que las granjas eólicas afecten al turismo. También es de suma importancia destacar que las turbinas eólicas no son estructuras permanentes sino que una vez sacadas el paisaje vuelve rápidamente a su situación previa.

En cuanto al impacto sonoro de las turbinas puede ser percibido como una molestia. Aunque que las centrales eólicas suelen estar situadas en áreas remotas y rurales donde el ruido de fondo es más bajo, el ruido del viento suele esconder el de las turbinas.

Los sonidos emitidos por las turbinas pueden ser o bien mecánicos o bien del aire que se mueve a través de los álabes de las turbinas. El ruido provocado por las turbinas eólicas ha ido disminuyendo conforme la tecnología avanza y se han minimizado al máximo los ruidos provocados por la turbina en sí misma. El ruido aerodinámico es «origina por el flujo de» aire que pasa por los álabes. Las causas del ruido mecánico son la caja de cambios, el generador, el desvío y los ventiladores de refrigeración.

  • Impacto económico

La rentabilidad de un parque eólico depende de múltiples factores, pero sobre todo de la cantidad de energía que produzca. La cantidad de energía que produzca depende fundamentalmente de la velocidad del viento, el diámetro del rotor, la disponibilidad del aerogenerador y la forma de colocación de los molinos. En cuanto a la velocidad del viento en la zona, el potencial eólico se calcula en función de la distribución de la velocidad del viento.

Si el viento sopla al doble de velocidad, generará ocho veces más energía. Los aerogeneradores situados en lugares donde las medias de velocidad del viento son de 8 metros por segundo a la altura del eje del rotor producen entre el 75 y el100% más de electricidad que aquellas donde el viento sopla a una media de 6 metros por segundo.

En referencia al diámetro del rotor que determina la denominada «área barrida» que es la superficie virtual que dibuja el rotor perpendicularmente al flujo del viento. Un incremento de diámetro de rotor significa un incremento del área barrida y por tanto un mejor aprovechamiento de la fuerza del viento. La disponibilidad del aerogenerador, que se refiere a la capacidad de funcionamiento del aerogenerador, es decir, cuando la máquina no está parada por las operaciones de mantenimiento.

Los aerogeneradores europeas modernas tienen una disponibilidad media superior al 98%, lo que significa que sólo requieren 7 días naturales para ejecutar las operaciones de control de averías y de mantenimiento. En cuanto a la forma como están colocados los aerogeneradores. Los parques eólicos están instalados de forma que ningún aerogenerador impida que llegue viento a otro. Aunque sin embargo, otros factores, como consideraciones ambientales, el impacto visual o las necesidades de conexión a la red de distribución a menudo tienen prioridad sobre el trazado óptimo para capta rel viento.

De forma general y aunque depende en cada caso, se indican los costes de un parque eólico y de producción de energía eólica referente a emplazamientos en terrenos llanos. La inversión inicial de un parque eólico terrestre se estima en 800.000 euros por megavatio. La industria local sólo puede participar en la obra civil y en otras actividades menores, ya que en general es un trabajo muy especializado. .Los costes de producción por MWh se consideran a la actualidad de 47,14 euros / MWh en la terrestre.

Para determinarlos se tienen en cuenta todos los costes asociados a un parque eólico tales como la inversión inicial, el período de amortización, interés del capital, cuota de amortización, generación, tiempo real de operación, generación real ,autoconsumo, generación para la venta, rendimiento de la planta, coste total de explotación, incidencia de explotación y el coste bruto total.

A continuación se detallan todos estos costes para un parque eólico terrestre ubicado en un terreno llano En el caso de la potencia instalada marina estos costes suben mucho más ya que tanto las gastos de inversión como las de mantenimiento son mucho más caras. Los aerogeneradores se ubican dentro del mar, por lo tanto toda la construcción es mucho más complicada y costosa.

Por otra parte también se deben instalar las redes eléctricas para llevar la electricidad a ierra, que aún encarece más, y finalmente el mantenimiento en el mar es también mucho más costoso. La inversión inicial en un caso de parque eólico marino es de 1,8 millones de euros por megavatio. Los costes de producción de 84,5 € / MWh en la marina.

Para determinarlos se tienen en cuenta los mismos factores que en el caso de la terrestre. En cuanto a las tarifas que se pagan por la energía eólica, a finales del 2009 se presentar una reforma de ley que afectará al RD 661/2007 para reducir las primas de la energía eólica, tal y como se hizo en 2008 en la fotovoltaica. Se argumenta que la eólica ya ha conseguido un grado de madurez tal que no precisa ayuda oficial.

En 2009, la tarifa regulada fue de € 78.183 / MWh. La tarifa regulada es aquella que es independiente del precio del mercado eléctrico y que está fijada en la opción de tarifa regulada del RD 661/2007. Se debe tener en cuenta, que según la Comisión Nacional de la Energía, aproximadamente el 96% de la energía producida a través de las instalación es eólicas no se acogió a la tarifa regulada sino a la opción de mercado. En la opción de mercado la tarifa depende del precio de mercado de la electricidad a la que según el RD661/2007 se le añade una prima determinada.

En promedio anual, la retribución de las instalaciones acogidas a la opción de mercado de la Disposición transitoria de la RD661/2007 se situó en € 74,07 / MWh (precio de mercado percibido por la eólica de 35,78€ / MWh + € 38,29 / MWh de prima), mientras que para las instalaciones acogidas a la opción de mercado del RD 661/2007 alcanzó los € 77,05 / MWh. Debido a los bajos precios de mercado, la retribución se situó en el límite más bajo en la mayoría de las horas, lo que hizo que la prima en esta opción fuera superior (€ 41,27 / MWh) que la de la DT1 ª.

Autor: Sampiere

Loading...

Deja una respuesta