La gestión comunicacional como un factor primordial para el marketing

En la actualidad es indiscutible reconocer los avances que a nivel tecnológico se vienen generando. Lo cual ha venido influyendo en los procesos de gestión de las empresas, pero no sólo a nivel productivo, si no además desde el punto de vista comunicacional.

La implementación de la gestión comunicacional en una empresa es vital para su desarrollo y consolidación en el mercado, y es importante su constante evolución, con el fin de tener sistemas comunicativos modernos y apropiados.

La gestión comunicacional como estrategia de éxito

Independientemente del tamaño de la empresa y del sector al que pertenezcan, todas requieren de una gestión comunicacional  como herramienta para el alcance de los objetivos planteados, en coordinación con los demás componentes de la mezcla del marketing.

Como resultado de los constantes avances y cambios tecnológicos, cada día existen mejores medios de comunicación disponibles para llegar a los mercados deseados. Es un error considerar la gestión comunicacional como un lujo o gasto innecesario, sino más bien incluirla como parte de la estrategia empresarial.

Es necesario que la estrategia comunicacional de las empresas tenga un programa estructurado basado en el plan de negocios y la identidad de la empresa, que lleve eficazmente el mensaje a los diferentes mercados y/o sectores de interés.

Se ha facilitado la tarea de venta como estrategia del marketing, en vista de la gran variedad de herramientas y medios para informar, orientar, convencer o persuadir a cada vez más cantidad de consumidores, sobre productos o servicios.

Una estrategia publicitaria será exitosa en la medida en que se coordinen eficazmente  todos los elementos del producto que incluyen su calidad, venta, precio y la campaña comunicacional utilizada para darlo a conocer.

La gestión comunicacional  deberá estar basada en un plan que integre los recursos de la empresa y la contribución activa del personal clave de la misma; elementos determinantes para el resultado final,  que es la generación de productos y servicios  de calidad y a precios competitivos.

Si no existe un esfuerzo organizado de comunicación, sino más bien acciones descoordinadas  o aisladas, se crearan actitudes y condiciones desfavorables que podrán incidir en la percepción de la empresa afectando significativamente su imagen, por lo cual se hace necesario una mayor coherencia en la gestión comunicacional.

En el actual entorno competitivo en el que se desenvuelven las empresas, se generan  algunas veces una saturación de mensajes a los consumidores que dificultan su decisión de compra. Ante esto, el marketing debe diseñar estrategias diferenciadas para posicionar sus productos con apoyo directo de un buen plan comunicacional.

De forma general las empresas deben mantener su interés en los constantes cambios de las necesidades, gustos y tendencias que experimentan los consumidores, como un aspecto esencial para su crecimiento y consolidación en el mercado y diseñar la estrategia de marketing hacia la satisfacción de estas.

Por tanto, si bien el rol de marketing es detectar esos aspectos insatisfechos, y suplirlos con productos o servicios de calidad, es primordial una gestión comunicacional que coordine y aproveche todos los esfuerzos y recursos de la empresa. Razón por la cual es  considerada parte del éxito y del posicionamiento de la empresa de una forma competitiva en el mercado.

Autor: Mayra Veracierta

Loading...

Deja una respuesta