La integración política

      Comentarios desactivados en La integración política

La palabra integración proviene del griego ολοκλήρωση y del latín integration. La integración entendida como la formación de una comunidad o sistema político por unión de dos o más unidades políticas puede situarse a distintos niveles, formas y concepciones. Ésta se caracteriza por la existencia de condiciones que permiten -sin el recurso de la guerra- avanzar en el camino de la superación de las diferentes teorías, tensiones, barreras y conflictos entre las diversas unidades o sistemas políticos. El fenómeno de la integración ha sido uno de los temas que más interés ha despertado en el campo de las Relaciones Internacionales.

La Segunda Guerra Mundial en Europa finalizó el 8 de mayo de 1945 . Tras el fin del conflicto, Europa quedó sumida en la devastación y Alemania destrozada. En cuanto a Francia y Reino Unido aunque vencedores, también sufrieron grandes pérdidas. Por ello, las economías de los tres países se vieron gravemente afectadas. Alemania se le responsabilizó por el inicio de la guerra y por ello, se le sancionó con la pérdida de una parte considerable de su territorio anterior a la guerra.

En los años siguientes, los resentimientos y la desconfianza entre las naciones europeas dificultaron una reconciliación real y duradera. El 9 de mayo de 1950-hoy Día de Europa exactamente cinco años después del Día de la Victoria, el Ministro francés de Asuntos Exteriores, Robert Schuman lanzó una convocatoria a la Europa capitalista para sumarse bajo una única autoridad común en el manejo de sus respectivas producciones de acero y carbón, a través de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA). , Al ser la primera propuesta oficial concreta de integración en Europa, este hecho marcó el inicio de la actual Unión Europea (UE). Además, con este suceso, los europeos estaban decididos a evitar que la matanza y destrucción producto de la Segunda Guerra Mundial pudiera repetirse.

Actualmente la integración (en cualquiera de sus niveles, formas y concepciones) surge como respuesta a la globalización. Bajo este contexto, durante el siglo XX se gestaron de diversas teorías sobre la integración entre los Estados. En palabras de Aline Frambes–Buxeda: “ comenzó una nutrida discusión gubernamental y teórica, producida principalmente por economistas, burócratas e intelectuales, sobre los méritos de la integración entre Estados como herramienta propulsora de modernización, crecimiento y prosperidad económica.” Del mismo modo, Celestino del Arenal señaló que: “si bien sólo después de la Segunda Guerra Mundial es cuando las teorías de la integración empiezan a adquirir las características propias de lo que hemos llamado concepción científica y se produce una clara convergencia entre teoría y práctica.”

El estudio de la integración incluye una gran variedad de teorías que evolucionan periódicamente ello a pesar de que la disertación de su esquema puro sea antigua, la comprensión dentro del mundo global es relativamente reciente. Las teorías de la integración no siempre son fáciles de catalogar o incluir en un esquema clasificatorio. Desafortunadamente, de acuerdo a Andrés Malamud y Philippe Schmitter: “no existe ninguna teoría prevaleciente acerca de por qué y cómo funciona la teoría de la integración. ”

La evolución de los proyectos de integración es susceptible a las decisiones políticas y sociales que se incluyen en los ciclos históricos de gobiernos de los distintos Estados. La ubicación de cada ciclo se vincula a las diferentes estrategias y preferencias nacionales que adoptan las elites de poder en cada Estado. Lo anterior como parte de la decisión en común: la integración como un proceso político impulsado generalmente por un proceso económico.

De este modo, se puede afirmar que la integración ocurre entre Estados que habitualmente tienen fronteras comunes y donde sus procesos políticos y económicos coinciden. Por lo tanto, al preguntar ¿qué es integración?, la respuesta se puede apegar a los hechos y cambios en el entorno económico–político global. Sin embargo, el concepto de integración varía según la consideración que se le de dentro de las diferentes Ciencias; así, desde un enfoque en Ciencias Sociales se pueden considerar diferentes definiciones, ya sea con enfoque sociológico, político, económico, internacionalista o jurídico.

Por lo tanto, desde un punto de vista teórico–metodológico, al carecer de una teoría prevaleciente, también carecemos de una definición prevaleciente. De esta manera, se evidencia que no existe una definición compartida de integración, lo cual dificulta los propios adelantos en la investigación en este terreno, al considerar que cada autor entiende y manifiesta su concepto desde su propia teoría. Por lo que, lograr una definición precisa de la expresión integración política, no es sencillo.

Dado lo anterior, se consideró necesario partir desde una definición neutral. El diccionario de la Real Academia Española (RAE) señala que: “Integración es la acción o efecto de integrar o integrarse para completar un todo con las partes que faltan.” En coincidencia con Haas, la RAE indica que, “El fenómeno de la integración es, pues, un fenómeno extremadamente complejo y multidimensional, respecto del cual es difícil encontrar una noción mínimamente aceptada por la generalidad de los especialistas”

En lo único que existe un común acuerdo entre los teóricos del tema es al señalar que la integración “se refiere a una unificación cooperativa y no coercitiva sin embargo, no lo hay respecto de si por integración se significa un proceso, un resultado o estado.” Así, de acuerdo con Celestino del Arenal:

“En la integración como proceso, el análisis se centra sobre todo en las causas, las variables que caracterizan el desarrollo de ese proceso. En la integración como resultado, como situación terminal del proceso, el objeto que se persigue es describir ese estado, sus características y formas posibles, pudiendo llegarse a establecer un tipo ideal de integración política como lo ha hecho Etzioni.”

Amitai Etzioni habló de integración como condición terminal, y no como el proceso para llegar a ella. En cuanto a Philip Jacob y Henry Teune, ellos observaron a la integración como proceso y condición final. Por su parte, Karl Deutsch habló de integración como proceso que lleva a la creación de comunidades políticas.

Ahora bien, es importante señalar que la gran mayoría de las teorías de la integración se han centrado en los casos regionales, especialmente en el europeo. Ejemplo de ello son los trabajos de Erns Haas, Philippe Schmitter, Leon Lindberg, Joseph Nye, Robert Keohane o Lawrence Scheineman, quienes a pesar de que sólo analizan la Unión Europea (UE), tienen una incuestionable influencia respecto a la teoría y la práctica de la integración.

De acuerdo con Haas, la integración regional es un proceso que tiene lugar entre dos o más Estados en una escala geográficamente limitada y en un plano inferior al de la integración global. Así, para Haas, la definición de integración genera una confusión semántica que es a menudo confundida con actividades superpuestas o semejantes.

como: regionalismo, nuevo regionalismo, cooperación regional, organización regional, movimientos regionales, sistemas regionales o subsistemas regionales de un sistema global , los cuales ayudan a describir etapas en el camino sin embargo, no deben confundirse con la condición final. Para Leon Lindberg, la integración política es sólo una parte del proceso de integración internacional. Lindberg sostiene que la integración política: Es la evolución en el tiempo del sistema colectivo de toma de decisiones entre los Estados; consiste en un grupo de naciones que toman sus decisiones vinculantes por medio de instituciones colectivas […] e implica que los Estados comienzan a crear sus metas en conjunto para la construcción de objetivos comunes.”

En cambio, Arturo Oropeza señala que: “La integración es como un proceso mediante el cual dos o más actores forman un nuevo actor. Un proceso de integración es dinámico, ya que los miembros componentes de un nuevo actor producen acciones y se interrelacionan entre si y a la vez, en conjunto con actores externos.” Además, en muchas ocasiones la integración política se ha tomado como un objetivo en sí mismo y no como un instrumento para el logro de los objetivos de Estado. Es decir, como una búsqueda que permite a las naciones salir de su estado de dependencia, generar una posibilidad para desarrollar procesos conjuntos y complementarios, o bien, la coordinación de políticas afines. , En esta línea, algunos autores como Shaun Breslin, Richard Higgott y Ben Rosamond consideran que la integración política funciona como un mecanismo de escritura de enlace entre las elites, la política interna y la política internacional. Como se puede apreciar, el concepto de integración política no es obvio y exige cierta precisión. Por ello, Francisco Rojas define a la integración política como:

El medio para alcanzar metas políticas, económicas, sociales y culturales. Es un camino que debería posibilitar que mejoren las condiciones para la inserción internacional, para ampliar y consolidar el desarrollo otorgándole sustentabilidad, a la vez que mejora el bienestar de la población, y consolida la estabilidad y la paz. Lo anterior significa que la integración debe constituirse en un proyecto político estratégico. La base esencial para ello es pensar y sentir de manera compartida, para construir una voz común en áreas sustantivas que permitan alcanzar las metas antes señaladas. Este proyecto político estratégico, promovido por los procesos de integración, es necesario en tiempos de globalización.”

Asimismo, las definiciones de Donald Puchala, Johan De Vree, James Caporaso, A. L. Pelowski, Michael Hodges y Stuart Scheingold, toman en cuenta prácticamente los mismos conceptos, en el sentido que señalan a la integración política como un proceso multidimensional.

Sin embargo, las anteriores definiciones resultan excesivamente imprecisas para los fines del presente trabajo. Por lo que en adelante se considerará el concepto de integración política como: un proceso estratégico colectivo de unión. Esta inclusión ocurre entre varios sistemas, grupos o mecanismos de integración donde un adecuado multilateralismo contribuye para la conformación del objeto final. Dicho sistema o mecanismo común puede plantear en primera instancia, un proyecto de unificación cooperativa, no coercitiva, sin supranacionalidad jurídica ni cesión de soberanía estatal. Lo que le permite funcionar como un mecanismo de enlace entre las elites, la política interna y la política internacional.

A partir de ésta definición es posible indicar que el objetivo de la integración política es acceder en conjunto a un nivel de actuación mayor donde se goce de protagonismo y autonomía internacional frente a los grandes bloques mundiales. De ésta forma, los Estados pueden realizar sus objetivos de manera compartida, vinculada y dinámicamente, en tiempos de la globalización. Dicho proceso estratégico de unión política puede o no ser impulsado por un proceso o fin económico.

Escritor: Miguel Arroyo

Loading...