LOS OVARIOS.

      No hay comentarios en LOS OVARIOS.

Son dos órganos simétricos situados en la cavidad abdominal, en la zona denominada cavidad pélvica. El tamaño y la localización puede variar de una mujer a otra ya lo largo de la vida de acuerdo en la posición y el tamaño de los órganos vecinos, como el útero y las trompas. Tienen forma ovoide, algo aplanados en sentido frontal, en la mujer adulta el eje mayor hace unos 3,5 cm y el menor aproximadamente 1,5 cm. También se llaman glándulas germinales femeninas o gónadas femeninas, porque son los órganos donde se forman los gametos o células sexuales femeninas, es decir, las células que, al unirse con las correspondientes masculinas, originan el desarrollo de un embrión.
Situación del ovario: entre el útero y la pared interior de la pelvis, está sujetado por varias membranas y ligamentos. (Tortora, 2002)

Mesovari membrana que une la cara del ovario orientada hacia el útero con el Ligamento ancho, que es un repliegue del peritoneo. La parte del ovario que continúa por mesovari, llamada hilio, corresponde a la zona donde entran y salen del órgano los vasos sanguíneos y los nervios. El ovario se encuentra unido a la pared posterior del abdomen por el ligamento lumbo-ovárico y en la parte lateral del útero por el ligamento uteroovàric.
En el ovario se diferencia dos zonas: la corteza y la médula. La corteza es la parte más externa está compuesta por agrupaciones de células, entre las que hay células germinales que al madurar originan los gametos femeninos u óvulos. La médula está formada principalmente por tejido conjuntivo, en el que encontramos los vasos sanguíneos y los nervios del ovario.

En la corteza encontramos: epitelio germinativo; túnica albugínea, el estroma se en el estroma que se encuentran el folículos que son las principales estructuras del ovario. Cada uno de ellos está formado por una célula germinal rodeada por una o varias capas de células. El número y el tamaño varían a lo largo de la vida de la mujer y según el proceso de maduración de los óvulos. (Tortora, 2002)

 

LAS TROMPAS DE FALOPIO

Son dos órganos huecos que cada uno de ellos comunica por un extremo con el interior del útero y por el otro extremo se abre ante un ovario. En cada trompa podemos diferenciar dos partes la porción intramural o intersticial, que corresponde a la parte de la trompa comunicada con el útero y se encuentra incluida en el espesor de la pared uterina y la porción de la trompa entrega o intraperitoneal que corresponde a la parte que queda fuera del útero, que queda incluida en un repliegue del ligamento ancho. La trompa intraperitoneal se compone de:

  • Istmo de la trompa
  • Ampollas  de la trompa
  • Infundíbulo o pabellón de la trompa, que tiene forma de embudo. Los bordes terminales del infundíbulo son irregulares y forman varias prolongaciones denominadas franjas o fimbrias. En este extremo se encuentra el orificio peritoneal de la trompa que es por donde comunica con el ovario.
  • Interiormente las trompas están recubiertas por una mucosa o endosalpinx, la altura de las cuales varía según el ciclo ovárico.

Por fuera del endosalpinx hay capas de fibras musculares, que sus contracciones provocan movimientos peristálticos que facilitan el desplazamiento del contenido de la trompa hacia el útero. (Tortora, 2002)

Autor: Manuel Rozalen

Loading...

Deja una respuesta