LOS SUBSIDIOS Y SU APLICACIÓN EN LA ECONOMIA

PLANTEAMIENTO  DEL PROBLEMA

Una de las implicaciones de política económica de un país es cuidar y velar por el desarrollo sostenible que provea igualdad de acceso a los servicios, en este sentido, las subvenciones desempeñan un papel importante en el uso de un determinado tipo de subsidio, así como facilitan el acceso a los bienes y servicio por parte de los ciudadanos o las poblaciones de bajos recursos económicos.

En el Ecuador, los subsidios a los derivados del petróleo se han convertido en causa de continuos ajustes en el Presupuesto General del Estado. Los gobiernos ecuatorianos en estas cuatro últimas décadas, han mantenido fuertes presiones por parte de la sociedad para mantener invariable el precio subsidiado de los combustibles, mientras que los costos a niveles internacionales son fluctuantes. Por otra parte, la historia de los subsidios determina una tendencia a incrementar los volúmenes importados, ocasionado una crisis mayor para el gobierno nacional, situación que obliga al Estado a destinar un monto mayor a estas subvenciones, reduciendo la posibilidad de inversión en otros sectores de la sociedad ecuatoriana como la educación o salud.

Los subsidios son lo contrario a los Impuestos, que implican Transferencias del sector privado hacia el sector público de la economía. Los Subsidios se suelen clasificar en directos, cuando consisten en donaciones que se dan a las personas para mejorar sus Ingresos, o indirectos, cuando se dan a las empresas para que puedan vender sus productos a Precios menores que los resultantes de los equilibrios de Mercado. En este último caso el objetivo que se persigue es, indirectamente, abaratar las condiciones de vida de la población de menores Recursos ofreciéndole la oportunidad de adquirir productos de primera Necesidad.

Un subsidio es la diferencia entre el precio real de un bien o servicio y el precio real cobrado al consumidor de estos bienes o servicios.

El subsidio es un apoyo económico o en especie que otorga un Gobierno para compensar recursos que una persona y grupos de personas dejan de recibir por diversas razones. Los subsidios no son ni buenos ni malos, son ventajosos o perjudiciales según cumplan o dejen de cumplir sus objetivos. Aquellos que son específicos, que están presupuestados en las cuentas fiscales, que no generan distorsiones para el resto de la economía y que no son crecientes en el tiempo podrían catalogarse como subsidios beneficiosos. Aquellos que no están presupuestados, que son crecientes en el tiempo y producen efectos perversos para toda la economía, podrían definirse como desventajosos o prejudiciales.

En palabras sencillas, los subsidios deben cumplir el rol de proteger a sectores desposeídos y no deben producir efectos perjudiciales para el resto de la economía. Es correcto afirmar que si un sector de la sociedad se ve beneficiado por la aplicación de subsidios es porque alguien más se perjudica. Sin embargo, ese es un análisis puramente contable y cuantitativo, el criterio correcto es decir que el traspaso de un sector a otro, vale decir, del sector público al sector privado, no puede ser visto como una tema de transferencia contable. Es un asunto cualitativo y de política económica. En el caso del gas y las gasolinas, el Estado se perjudica, pierde recursos que puede ahorrar o invertir en otros objetivos importantes y la sociedad más adinerada es la que se beneficia.

Al Estado le corresponde el papel de asignar los derechos sobre la base de principios de justicia, pues el mercado se encargará de reasignarlos para obtener la eficiencia.

El Estado es responsable de asignar los derechos, protegerlos y ejercerlos cuando sea necesario, en cumplimiento de esta función, puede privilegiar los derechos positivos o negativos. De privilegiar o abusar de los derechos  positivos estará limitando la acción voluntaria e impersonal de los mercados para que a través de ellos los individuos busquen la protección deseada. En un esquema de mercado es mucho mejor asignar derechos negativos y renunciables.

De igual manera al Estado le corresponde facilitar y velar porque los costos de transacción tanto para lograr el intercambio de los derechos a través de contratos y para producir redistribuciones de rentas sean los más bajos posibles. Esto significa mecanismos ágiles y eficientes para disminuir conflictos por interpretación e incumplimiento de contratos.

Los subsidios se otorgan también a los productores rurales, para evitar las migraciones a las ciudades, y se utilizan además para hacer más competitivas las Exportaciones de un país.

Una de las áreas de mayor acción para el Estado es la regulación económica. Esta se origina normalmente desde dos esferas: por problemas de eficiencia y por problemas de distribución. Es también en este tema donde las disciplinas de la economía y el derecho han realizado notables avances que han modificado sustancialmente la orientación de la política pública.

Los subsidios a la producción tienden a distorsionar fuertemente los mercados, pues llevan a una asignación de Recursos distinta a la que surgiría de sus transacciones. Los subsidios directos se han usado extensamente para combatir la Pobreza de algunas capas de la población; la experiencia histórica muestra que ellos son incapaces de eliminarla, pues crean desincentivos a la Actividad Productiva y Dependencia, siendo útiles en la práctica sólo como paliativos de corto Plazo ante situaciones de emergencia.

Con la crisis financiera que está en pleno desarrollo, se ha visto como muchos estados han optado por apoyar financieramente a bancos y diferentes empresas, decisión que muchos cuestionan pues no hay evidencia de que sean efectivas  para solucionar los problemas de fondo.

Aunque  subsidiar  diferentes sectores de la economía es una práctica de muchos años, en la medida en que la crisis avanza y los subsidios se amplían, aparecen más críticos de esta práctica.

En el pasado, los subsidios estatales se limitaban a sectores estratégicos de la economía que tenían que ver con la garantía de la salud, alimentación y otras necesidades básicas de la población, pero hoy esos subsidios o ayudas estatales se han extendido a sectores poderosos económicamente, subsidios que resultan difíciles de justificar.

Ahora, el punto es si los subsidios son o no efectivos para solucionar los problemas. Cuando se trata de subsidios para mejorar la calidad de vida de la población, no es necesario justificarlos, puesto que su objetivo es garantizar que la gente tenga acceso a los elementos mínimos necesarios para vivir dignamente, y allí no se mira la rentabilidad económica sino la social.

Pero cuando los subsidios van dirigidos a sectores económicos, donde los beneficiados son empresas dedicadas a obtener beneficios, resulta realmente difícil de justificar y comprender.

La teoría económica plantea que la introducción de subsidios tiende a incrementar el consumo de bienes y servicios de la economía, esto se debe a que el subsidio actúa como una reducción al precio del bien o servicio, así con el mismo ingreso disponible al consumidor le alcanzara para comprar una cantidad mayor de estos, siempre y cuando no se trate de un bien griffen, en el caso del bien o servicio subsidiado produjera una externalidad negativa tales como la contaminación y esta no se internalizara entonces se continuaría obteniendo un aumento en la cantidad consumida a costa de la externalidad negativa.

Los impactos económicos que tiene los subsidios tienden hacer muy significativos puesto que consumen los ingresos y los impuestos recaudados por parte del gobierno y con ello desvían recursos valiosos fuera de los sectores productivos para mantener el precio por debajo de su verdadero valor.

OBJETIVO GENERAL

¿Analizar las ventajas o desventaja que arroja la aplicación de subsidios en la economía?

OBJETIVO ESPECIFICO

ü  Conocer el significado de subsidio.

ü  Estudiar los antecedentes de los Subsidios tanto a nivel nacional e internacional.

ü  Establecer los mecanismos a través de los cuáles se proporcionan los subsidios.

ü  Informar sobre los subsidios que se aplica en el Ecuador.

FORMULACION DEL PROBLEMA

Determinar los factores que inciden en la aplicación de subsidios.

SISTEMATIZACION DEL PROBLEMA

Cuáles son los aspectos que se deben considerar para implementar en los subsidios?

¿Qué efecto tiene sobre las estructuras la implementación de los subsidios?

¿Cuáles son las variables a administrar en la implementación de subsidios?

¿Los subsidios actuales están cumpliendo su objetivo esencial?

JUSTIFICACIÓN DEL TEMA

La política fiscal que tiene que ver fundamentalmente con el presupuesto general del Estado, política de endeudamiento interno y externo, política salarial. La política fiscal también tiene como objetivo fundamental la redistribución del ingreso por medio de transferencias a los sectores más necesitados, con tributos y subsidios adecuados. Está por tanto relacionada con la política social que a su vez se relaciona con la educación, la salud, el deporte, la infraestructura pública y los subsidios.

Los subsidios en el país principalmente se aplican primero en la seguridad social, como por ejemplo tenemos el subsidio que se otorga a los beneficiarios del seguro social campesino; segundo tenemos el subsidio al denominado desarrollo humano, como es el bono de desarrollo humano y el bono de la vivienda; tercero tenemos el subsidio a la electricidad y cuarto tenemos el subsidio a los combustibles, especialmente del gas, gasolina y diesel.

Los subsidios generalmente sirven, unos para mantener fijo su precio como por ejemplo el gas, pero hay otros subsidios que van en aumento como el bono de la vivienda y el bono de desarrollo humano.

Los subsidios bien aplicados son muy positivos para las grandes mayorías, porque permiten redistribuir la riqueza de una nación hacia los más necesitados; pero cuando los subsidios se politizan se vuelven  contraproducentes por falta de una visión de desarrollo, convirtiéndose en el sustento para incluso desestabilizar a una nación. La pregunta clave es si Para mí, la respuesta es no.

Los subsidios bien concebidos y aplicados buscan el bienestar de una nación y de su población más necesitada, pero desde un inicio deben ser cuidadosamente bien aplicados y bien dirigidos, es decir, no deben ser ejecutados de forma general sino ser bien focalizados. Lamentablemente, los gobiernos en su momento histórico no lo aplicaron bien desde su inicio y crearon las condiciones para politizarlo y ahora es muy difícil tratar de reformarlo y peor aún disminuirlo o eliminarlo.

Los subsidios han sido considerados como la ayuda económica que presta el sector público con la finalidad de satisfacer determinadas necesidades, individuales o colectivas, de carácter social o económico. Estos han estado presentes en la historia moderna de todos los países incluyendo el nuestro. Los subsidios en salud, educación, alimentos, vestido y otros rubros de carácter social, fueron ampliamente difundidos, contrariamente con los que se otorgaban a empresas, individuos o sectores cercanos al poder, que se benefician de diversas maneras de los recursos públicos.

Hoy en día, debido a los cambios ocasionados por: las nuevas corrientes de pensamiento implantadas (como el neoliberalismo), aperturismo internacional entre otros, ocurridos en las últimas décadas en distintos países, modificaron sustancialmente el monto de los subsidios destinados a cada uno de esos grupos de la población. Los subsidios de contenido social, han disminuido en forma permanente, mientras que los subsidios o subvenciones destinados a aquellos que cuentan con inmensos recursos económicos, se han incrementado, a veces en forma escabrosa.

Los subsidios, su diseño, estructuración y posterior implementación, no fueron concebidos teóricamente, desde el punto de vista de la economía política, para luego convertirse en elementos integrantes de la política económica de gobierno; por el contrario, fueron los requerimientos de las diversas etapas del desarrollo ecuatoriano los que los hicieron necesarios y posteriormente, desde el poder público, se desarrollaron las argumentaciones que les daban justificación económica o social.

Hoy en día, en pleno siglo XXI cuando la pobreza rodea el 28.6 % de la población de Ecuador[1], se critica la participación del Estado como productor directo de bienes y servicios, la tesis planteada como premisa primordial es que “El mercado, a través del libre juego de oferta y demanda, traerá el equilibrio económico, político y social”[2]. Entonces su principal objetivo no es la soberanía nacional, peor el bienestar colectivo, sino más bien se orienta al equilibrio fiscal.

Es así para la presente investigación estudiaremos en primer lugar, desde una perspectiva de eficiencia, los subsidios deberían inducir solamente cambios mínimos en el consumo de bienes y servicios en la sociedad, por lo tanto, los bienes subsidiados deberían mostrar muy bajas elasticidades de precios e ingreso. Desde una perspectiva de equidad, los pobres deberían ser los mayores beneficiarios de los subsidios y el sesgo hacia grupos de alto ingreso debería ser pequeño.

Sin embargo, el principal problema de un subsidio radica en el efecto y desregulación del mercado, es decir que, si se adopta un subsidio este genera un gasto artificial que puede crear inestabilidad en la gobernabilidad de un país. Sin duda la adopción de un incentivo, obliga al gobierno a establecer mecanismo de control y focalización. Entonces esta solución conlleva problemas colaterales, pues la relación entre su creación y eliminación no es lineal, si desaparece el subsidio no desaparecen los efectos que este ocasiono.

Otro elemento que se debe analizar dentro de la investigación es la eficacia de las subvenciones, sin son productivas y promueven el desarrollo, si estos subsidios están beneficiando a los grupos sociales que realmente lo necesitan. Las subvenciones eficientes tienen un carácter temporal y se las asume en concordancia con una etapa de ingreso de divisas producto de la exportación del petróleo, situación que actualmente ha ampliado la brecha entre los ricos y pobres impidiendo terminar con los subsidios que afectaría de mayor manera a la sociedad de bajos recursos.

En teoría, hay dos elementos que están presentes en las políticas de subvenciones: el primero se refiere al excedente del consumidor, que es la diferencia entre el precio máximo que los consumidores están dispuestos a pagar y el precio real que se debe pagar por un bien subsidiado y el segundo estable que, el excedente de productores que es la diferencia entre el costo de oportunidad de la producción y la acción de producir esos recursos.

El subsidio incluye tanto el pago efectuado por el estado a los agentes privados, como otras exoneraciones que benefician a productores o consumidores. Esta transferencia puede suceder a través de transacciones monetarias o no monetarias. En cualquiera de los casos, el rasgo definitorio de un subsidio es que el estado no recibe del beneficiario una cantidad equivalente por la transferencia efectuada. Mediante la provisión de subsidios, el estado absorbe parte del costo de reproducir la fuerza de trabajo, mejorando así las condiciones por medio de las cuales los grupos sociales más ricos pueden apropiarse de la riqueza y acumular capital.

Si bien los programas de subvenciones son importantes, se debe analizar su mantenimiento, una política de subsidios sociales básicos no es suficiente para mejorar la calidad de vida y el bienestar de los ecuatorianos. Este tema ha sido el talón de Aquiles para varios gobiernos ecuatorianos, sin embargo más allá del diálogo crítico de aquellos que están en contra o a favor de la capacidad de un gobierno de llevar a cabo políticas encaminadas a la redistribución de los ingresos provenientes de la explotación de los recursos naturales, es relevante distinguir la importancia de la democracia per se para que exista credibilidad en los gobernantes así como en la implementación de las políticas.

ALCANCE DEL TRABAJO DE GRADO

Esta investigación analizará las características generales de los subsidios los tipos de subsidios y una mirada de cuáles son sus ventajas y desventajas en la aplicación como política económica y su vinculación con miras a mermar la pobreza y determinar si los subsidios actuales están cumpliendo su objetivo esencial.

BIBLIORAFIA

Brborich, Wladymir (1998). “Las desigualdades de los Subsidios”. Documento de Trabajo del SIISE No. 2: 1-16

Camou, Antonio (2001). Estudio Preliminar “Los desafíos de la gobernabilidad”. Flacso México/IIUSAM/Plaza

Crespo, Carlos (1999), Políticas Públicas, Gobierno Local y Conflictos Socioambientales. CESU –UMSS: Oxford Brookes University.

Castillo, Gabriel (2007). “Una nota acerca de los subsidios, la política y la economía”,

Cuestiones Económicas. Vol 23, No 3:3-3.

Medellín, Pedro (2004). La política de las políticas públicas: propuesta teoría y metodología para el estudio de las políticas públicas en países de frágil institucionalidad. Santiago de Chile: CEPAL.

Razo Muñoz, C. (1998) Como Elaborar y Asesorar una Investigación de Tesis. Editorial Pearson: México.

Sampieri, R., Fernandez-Collado, C. y Baptista, L. (2008) Metodología de la Investigación. 4ta. Ed. México: Mc Graw-Hill Interamericana. Scribano, A. (2008) El proceso de investigación social cualitativo. Buenos Aires: Prometeo Libros Editorial

FMI. (2010, Octubre). Panorama Económico Mundial. Recuperado enero 2011, fromhttp://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2010/02/weodata/index.aspx



[1] Datos del Banco Mundial porcentaje bajo la línea de la pobreza 2012

[2] 1 Véase: Banco Central: Subsidios, gasto social y la pobreza en el Ecuador. Cuestiones económicas

Nº27, Quito, diciembre de 1995

Deja un comentario