PELÍCULA KIRIKÚ EN TORNO A: REFLEXIONES SORE LA DESAPARICIÓN DE LA INFANCIA & DE PENSAR LA INFANCIA EN RIESGO AL RIESGO DE PENSAR LA INFANCIA

La infancia siempre se ha encontrado asediada en el peligro o el riesgo de amarla, odiarla, violentarla, protegerla, ignorarla, atenderla etc…de forma moldeada. La infancia siempre se ha encontrado asediada en el peligro o el riesgo de amarla, odiarla, violentarla, protegerla, ignorarla, atenderla etc…de forma moldeada asuntos económicos, educativos, políticos etc.; ante otros pocos, simplemente se hacían preguntas negativas o positivas respecto a la existencia de estos seres. En la actualidad existe una gran gama de “interés” frente a ellos, por lo que hace aproximadamente un siglo atrás, quizá comenzaron a tener un poco de existencia frente a la sociedad.

En fin, en la actualidad existe infinidad de elementos para vivir en la tierra, cada tiempo cronológico en la vida humana y en cada género existe una dosis personal de consumo, pero la infancia hoy en día presta un gran papel protagónico frente al mercado; esto no quiere decir que evidentemente sean pensados, se respeten, se valoren, o se atiendan; pues han sido simplemente utilizados en todas las formas posibles que el hombre adulto pueda recrearse.

En kirikú se observa claramente cómo a nivel inconsciente o consciente su pueblo lo utiliza, como instrumento de salvación; pues los seres humanos de cierta manera somos estimulados desde el vientre y quizá concebimos la angustia de la madre y lo que en el momento ella está viviendo. Nacemos angustiados y con la inmensa sensación de querer saberlo todo, para quizá ayudar a incrementar más la angustia o para desaparecerla, lo más probable sea para incrementarla, debido a muchos factores ambientales y humanos que ayudan a que suceda de ésta forma y no de otra.

Los adultos realmente olvidamos – qué era eso que necesitábamos en la infancia -, lo olvidamos porque la sociedad y la cultura transforman la mente, y también desaparece muchos sentimientos infantiles, convirtiéndonos así en adultos. La infancia desaparece y lo demás va llegando. Mientras más inventos salen de la cabeza del hombre adulto,  más se transforma las sociedades y la infancia, cada infancia es de acuerdo al tiempo histórico y a  la evolución y transformación de un hombre ya “maduro”.

A Kirikú, su aldea lo necesitó y lo utilizó para muchas cosas, Kirikú nació siendo un adulto pequeño, pero ante su pueblo esto no importó, pues mientras más se hacía responsable de asuntos tan delicados, más lo amaba su gente, y él podía ver y sentir esto. Sin embargo, en brazos de un supuesto abuelo sabio, confesó que se encontraba cansado de llevar esa carga a cuesta; se sentía pequeño y frágil ante los problemas de aquellas personas tan grandes.¿Kirikú fue explotado y abusado?, ¿su gente pensó en él como un niño o como el hombre salvador que veían? Kirikú se encontró totalmente expuesto frente a los riesgos y peligros. Me pregunto…¿en qué momento de nuestra existencia, la niñez ha existido en realidad?, la niñez, la infancia, la “inocencia”; ¿qué es la inocencia? ¿a Kirikú lo arrojaron al mar, o él solo quiso arrojarse?, ¿realmente hasta dónde podemos ser dependientes o independientes de otros?.fin existencial en años posteriores. .

Escritor: Edith Yamid Yagarí Tascón

 

Loading...

Deja una respuesta