PRACTICA BASADA EN LA EVIDENCIA

      No hay comentarios en PRACTICA BASADA EN LA EVIDENCIA

La medicina basada en la evidencia es un proceso que da respuestas a las necesidades del clínico ante la ola de tantas publicaciones. Se define como «La utilización consciente, explícita y con juicio de la mejor evidencia clínica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de los pacientes”.

La práctica clínica basada en la evidencia, un término más genérico de la medicina basada en la evidencia, permite al fisioterapeuta que sus decisiones clínicas se fundamenten en la mejor evidencia disponible, en consenso con el paciente, para determinar así la intervención más adecuada. Es decir, engloba el conocimiento que propiamente el profesional tiene de la intervención, los resultados de la evidencia proveniente de la investigación clínica y las preferencias del propio paciente.

Esta simple conjunción convierte en un proceso complejo de decisión que se desarrolla en cuatro etapas:

a. Formulación de una cuestión clínica clara a partir del problema del paciente (bien sea de la historia clínica, causas de la enfermedad, pruebas diagnósticas, pronóstico, tratamiento o prevención)

b. Consulta de la literatura para encontrar los artículos relevantes sobre el tema

c. Evaluación crítica de la evidencia para desgranar lo útil y válido

d. Aplicación de los hallazgos apropiados en la práctica clínica.

Este enfoque aplicado a la fisioterapia se conoce como fisioterapia basada en la evidencia. En este sentido, y al igual que otras disciplinas relacionadas con la salud, las decisiones clínicas ya no vienen determinadas únicamente por la lectura de un libro o la opinión de un experto, sino que es esencial tener al alcance ensayos clínicos aleatorizados, revisiones sistemáticas, guías de práctica clínica de las intervenciones realizadas en fisioterapia, entre otros.

Así pues, la fisioterapia basada en la evidencia adopta la metodología de la práctica clínica basada en la evidencia lo que permite a los fisioterapeutas actualizar sus conocimientos de una manera rutinaria, mejorar la comprensión respecto a los métodos científicos, ser más críticos en los datos utilizadas e incrementar la confianza en las decisiones relacionadas tanto en los aspectos clínicos como en los de gestión. En definitiva, se trata de aumentar la capacidad de los fisioterapeutas para la utilización de fuentes de información bibliográfica y promover hábitos de lectura. Sobre todo, hay que tener en cuenta que los beneficios que supone la práctica clínica basada en la evidencia repercuten directamente en la atención que los pacientes reciben, ya que disminuye la variabilidad de las intervenciones y aumenta su eficacia, con lo que se favorece la comprensión de la información que el paciente recibe sobre el proceso de atención, en este caso, de fisioterapia.

a. La formulación de una cuestión clínica adecuada ayudará al fisioterapeuta en la obtención de la mejor evidencia y le facilitará así la decisión terapéutica. En este sentido, hay que tener en cuenta que la pregunta debe tener cuatro elementos fundamentales (PICO):

 Paciente / problema (P): tipo de paciente o problema susceptible de investigar.

 Intervención (I) / exposición: descripción de la intervención de fisioterapia a considerar.

 Comparación (C): descripción de la intervención con la que se compara.

 La variable o variables (Outcome, O): resultados de las variables analizadas.

b. La consulta de la literatura conlleva la búsqueda y obtención de los mejores estudios existentes sobre un tema. Para conseguir la mejor evidencia disponible, la búsqueda no se restringe únicamente a ensayos clínicos aleatorizados o revisiones sistemáticas, aunque ciertamente si la pregunta está relacionada con la eficacia de una intervención, la revisión sistemática de ensayos clínicos aleatorizados nos aportará mejor evidencia.

En el caso de no disponer de ella, entonces se tomará la decisión en función de la mejor la evidencia disponible. Generalmente, la búsqueda se realizará en diferentes bases de datos, básicamente de revistas biomédicas, guías de práctica clínica o de práctica basada en la evidencia, además de recursos webs, informes de las agencias de evaluación de tecnologías sanitarias, contacto con autores de referencia, congresos … Una muestra del creciente interés en la fisioterapia basada en la evidencia lo observamos en la base de datos biomédica piedra (Physiotherapy Evidence Database (piedra).

Autor: Manuel Rozalen

Loading...

Deja una respuesta