RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL Y DESARROLLO SOSTENIBLE

La historia del homo sapiens sobre la faz de la tierra ha implicado desde siempre el desborde de todos los límites; este proceso se acentúa en la modernidad; hoy la actividad humana ha llegado a niveles que están alterando el clima del planeta y su mezcla biológica. La economía es el motor. La energía utilizada para la producción se obtiene por la combustión de combustibles fósiles, y da lugar a emisiones de carbono. Las emisiones generadas están alterando el clima de la tierra, aunque todavía no hay consenso científico sobre la magnitud exacta de los efectos. Los ecólogos y biólogos ven la pérdida de biodiversidad durante los últimos sesenta años como uno de los cuatro o cinco mayores incidentes de destrucción de la vida en el planeta.

Así las cosas, en los últimos años la discusión acerca de la sostenibilidad y la responsabilidad social empresarial se ha elevado por encima de la media y una gran cantidad de diferentes términos se han establecido. Esto ha llevado a una discusión muy amplia y no especificada sobre este tema, especialmente en economía y administraciòn.

2. Origen del desarrollo sostenible y la RSE

2.1. Desarrollo sostenible

El concepto nace en el sector forestal, hacia el siglo XVIII, cuando solo se permitía cortar un cierto número de árboles con el fin de garantizar la protección a largo plazo de la población de árboles, garantizando un suministro continuo de madera sin reducir los recursos para las próximas generaciones.

En la década de los años setenta, el Club de Roma propicio el debate internacional debido a su informe, los Límites del Crecimiento (Meadows et al, 1972). En el curso de este debate, se ha creado un enfoque de eco- desarrollo que coloca la protección de los recursos y el medio ambiente en un primer plano. Este desarrollo ha dado lugar a la declaración de la misión de Desarrollo Sostenible que tenemos hoy. En 1987, la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo definió Desarrollo Sostenible como un concepto ético y se ha convertido en la principal definición de este: – “Desarrollo sostenible es un desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

Esta definición contiene en su interior dos conceptos clave: los conceptos de «Necesidades» y la idea de limitaciones impuestas por el estado de la tecnología y la organización social de la capacidad de los entornos para satisfacer las necesidades presentes y futuras. Así, los objetivos de desarrollo económico y social deben ser definidos en términos de sostenibilidad en todos los países desarrollados o en desarrollo (Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, 1987). Elkington (1998) va más en detalle cuando argumenta que las empresas no sólo deben centrarse en la mejora de su valor a través de la maximización de beneficios y resultados sino que se concentran en temas ambientales y sociales por igual. Por lo tanto el desarrollo sostenible se define como un modelo de triple línea de acción.

2.2. Responsabilidad social empresarial El debate sobre la Responsabilidad Social Empresarial nace a finales de los cincuenta y principios de los sesenta, es en los últimos años, a raíz de los grandes escándalos financieros y las prácticas abusivas de algunas empresas, cuando resurge con fuerza. Los aspectos éticos, sociales y medioambientales comienzan entonces a estar en la agenda de gobiernos e instituciones, tanto nacionales como internacionales, así como en la mira de ONGs, grupos de consumidores, inversores, sindicatos y otros agentes sociales (Bénabou y Tirole, 2010).

Friedman define la Responsabilidad Social Empresarial completamente diferente: “hay una y sólo una responsabilidad social de la empresa – utilizar sus recursos y participar en actividades para aumentar sus beneficios, siempre y cuando se mantenga dentro de las reglas del juego, es decir, participa en una competencia abierta y libre, sin engaño o fraude” (Friedman, 1962, citado por Carroll, 1999). Podemos afirmar que esta forma de ver la RSE ha sido el paradigma fundamental de los negocios aun hoy en dìa. Esta visión, por supuesto, ha sido criticada por la RSE y el desarrollo sostenible.

Una RSE trascendente propende por un comportamiento ético de las empresas hacia la sociedad y su entorno; esto significa actuar con responsabilidad y respecto con todos aquellos actores, conscientes e inconscientes, que tienen un legítimo interés en el negocio –no solo los accionistas- y que se pueden ver afectados negativamente por las acciones de las empresas: las personas el común y la naturaleza.

3. Sostenibilidad y RSE La RSE es una parte integral del desarrollo sostenible. Según Ebner & Baumgartner (2006), “la idea básica de incorporar la cuestión de la sostenibilidad en la gestión empresarial debe basarse en la convicción ética de dar y tomar para mantener una empresa exitosa en el largo plazo”. Como la empresa está integrada en un complejo sistema de interdependencias, tanto al interior como al exterior de ella, las actividades de la empresa deben plantearse dentro de un sistema natural que tiene sus leyes, en otras palabras se deben utilizar los recursos sin alterar los mecanismos básicos del funcionamiento de la naturaleza y de la sociedad.

Lo anterior significa que la empresa y la sociedad –hombres y mujeres –deben aprender, comprender y aplicar la lógica ecosistémica. “la naturaleza exhibe una auténtica economía, y una auténtica sostenibilidad todo el tiempo. Si las economías se desarrollaran con la naturaleza como modelo, se podría emplear la energía y los recursos de manera eficiente y sin generar residuos” (Pauli, 2011). El camino hacia una responsabilidad social empresarial y un desarrollo sostenible genuino solo se logrará aplicando la lógica ecosistémica.

Referencias bibliográficas

• Bénabou, R., & Tirole, J. (2010). Individual and corporate social responsibility. Economica, 77(305), 1-19.
• Carroll, A. B. (1979). A three-dimen¬sional conceptual model of corpo¬rate performance. The Academy of Management Review, 4(4), 17.
• Carroll, A. B. (1991). The pyramid of corporate social responsibility: toward the moral management of organizational stakeholders. Busi¬ness Horizons, 34(4), 39-48.
• Carroll, A. B. (1999). Corporate social responsibility evolution of a definitional construct. Business & society, 38(3), 268-295.
• Clastres, P. (1978). La sociedad contra el estado. Barcelona: Monte Ávila Editores.
• Ebner, D., & Baumgartner, R. J. (2006, September). The relationship between sustainable development and corporate social responsibility. In Corporate Responsibility Research Conference (CRRC), Dublin, Ireland (pp. 4-5).
• Elkington, J. (1998). Partnerships from cannibals with forks: The triple bottom line of 21st‐century business. Environmental Quality Management, 8(1), 37-51.
• Meadows, D. H., Meadows, D. H., Randers, J., & Behrens III, W. W. (1972).The Limits to Growth: A Report to The Club of Rome (1972). Universe Books, New York.
• Pauli, G. (2011). La Economía Azul. 10 años, 100 innovaciones, 100 milliones de empleos. Tusquets, ISBN, 978-8483833049.

Escritor: Bernardo Monsalve Lozano

Loading...

Deja una respuesta