Sobre el carácter de la modernidad.

El baluarte del proyecto moderno descansa sobre una sola palabra, progreso. En nuestra actualidad, el ideal de progreso se asimila cuando se puede demostrar la eficiencia con que una sociedad puede tener una mejor calidad de vida para sus habitantes ya sea en términos de educación, salud, vivienda y trabajo. Pero esta débil significación de progreso esconde toda una serie de interpretaciones que pueden ayudar a esclarecer, que durante este proceso de mejorar nuestras vidas siempre se ha de sacrificar algo por parte del individuo. Para empezar quiero llevar al lector al comienzo de la gesta moderna, para que pueda vislumbrar el verdadero tono de aquello que llamamos progreso. Por lo tanto, se ha de empezar este viaje rememorando la excesiva confianza de los ilustrados en querer sacar al hombre de su niñez y convertirlo en un verdadero adulto capaz de desenvolverse en el mundo por medio de su razón , tal fue este precepto que trascendió como la constante de apoyo para que el desarrollo científico tuviera alcances muy significativos a partir del siglo XVIII.

Recordemos que en los siglos anteriores, aquellos que se dedicaban a escudriñar los secretos de la naturaleza por medio de la ciencia, fueron condenados por parte de sectores dogmáticos, es decir, religiosos. No era nada fácil decir que uno se dedicaba a la ciencia por aquellos tiempos, es más, todo aquel que se consagraba a buscar respuestas que no fuesen de carácter religioso muchas veces ocultaban sus resultados y otra veces los daban a conocer. El precio a pagar por dar a luz un conocimiento que no provenía de Dios y su poderosa palabra transmitida por la iglesia , era ser condenado a retractarse o caer bajo las llamas de la hoguera, tal fue el caso de Galileo quien tuvo que retractarse sobre la hipótesis de Copérnico concerniente a la rotación de los planetas alrededor del sol.

A la edad media le sobrevino una época que se le conoce como la de las luces o la también llamada ilustración. La característica más considerable del ilustrado, es el abandono de toda respuesta acerca de la naturaleza de las cosas y del mundo que tuviera que ver con la intermediación de Dios, por este motivo, el hombre tuvo que arreglárselas solo para obtener respuestas a sus inquietudes. En medio de su incertidumbre por el abandono celestial, oriento todas sus fuerzas a potenciar lo único que tenia como herramienta para ofrecerse a si mismo protección, a este útil se le llama la razón. La filosofía ayudo a que la ciencia se colocara a la cabeza como respuesta unificadora del mundo, los tratados sobre la naturaleza y del hombre ayudaban a buscar nuevas interpretaciones de lo que somos, fueron Descartes, Hume, Hobbes y hasta el mismo Kant quienes ofrecieron los cimientos conceptuales de la era moderna.

De esto podemos concluir que el sacerdote es relegado por el científico, un nuevo mundo germina antes los ojos del hombre moderno maravillado y todo gracias a los avances de la ciencia; quien puede negar que gracias a la aparición del microscopio y el telescopio se abren nuevas perspectivas de abarcar tanto el micro mundo como el macro universo que antes no habían sido develados. De esta manera se nos ofrece el llamado a una nueva forma de ver y pensar todo. Cada nuevo estímulo en la ciencia es absorbido y elevado a logro por parte de la gran masa moderna, esta característica la conocemos como modernidad. De esta forma, el hombre moderno se apoya en su razón la cual fue liberada del claustro de la oscuridad de siglos anteriores. Todo el proyecto moderno, no es más que la confianza en la razón, de manera que ésta nos llevará por el camino del progreso científico-técnico el cual ya no poseía límites a la hora de querer experimentar sin restricción alguna. El mayor fruto de la modernidad es un mundo sin límites para el hombre, la experimentación desbordada con la naturaleza es llevada al límite, dando como resultado una aceleración nunca antes vista en las posibilidades casi infinitas que ofrece el progreso.

económico aparece el ascenso de la burguesía y el asentamiento del capitalismo como poder hegemónico mundial. Son todos estos motivos los que han impulsado a mejorar nuestra calidad de vida, pero del otro lado de la moneda, también es necesario ver qué tanto se puede rescatar del proyecto moderno hoy. El progreso en la actualidad tiene el gran problema de no poder abarcar a toda la población o sociedad, esto al parecer sucede porque las oportunidades de progreso son limitadas y la mayor cobertura no siempre cubre todas las necesidades. El sueño de querer ser modernos, por ejemplo en nuestro país siempre sufre un retraso considerable con países de primer mundo. La vanguardia siempre llega tarde, por lo tanto, estamos en desigualdad para competir con los grandes ejes del capitalismo, en otras palabras, Colombia vive una modernidad flemática y por ende un progreso tardío.

Puede que las palabras suenen como un posmoderno resentido a quien todo el proyecto moderno sólo le sirve para hacer crítica en un texto, pero de lo que se trata aquí, es ver con un poco más de claridad que la palabra progreso conlleva mucho más que un simple discurso de campaña electoral, recordemos que por esta época muchos aspirantes hacen de su gobierno el emblema que el progreso nos permeara a todos. Creo que se necesita mucho más que un eslogan de campaña para sacar a la sociedad colombiana del callejón sin salida del retraso actual que vivimos. El presente podríamos considerarlo un lienzo a medio hacer, un bosquejo del camino a tomar, pero la dificultad radica en la toma de buenas decisiones en el momento preciso, por eso, para estas elecciones lo mejor es darnos la vuelta en repensar qué es eso del progreso.

Referencia Bibliográfica.

ARANGO, Iván Darío. (1983) «sobre la reconfiguración copernicana de los cielos»En La reconstrucción clásica el saber. Universidad de Antioquia, Centro de investigaciones.

VATTIMO, Giann. (1994), El fin de la modernidad: Nihilismo y hermenéutica en la cultura posmoderna. Barcelona: Gedisa. Traducción Alberto bixio.

Escritor: Jeysson Alexis Cruz.

36 pensamientos en “Sobre el carácter de la modernidad.

  1. Pingback: Usa pharmacy viagra

  2. Pingback: slot games

  3. Pingback: tadalafil liquid

  4. Pingback: viagra alternative

  5. Pingback: viagra canada

  6. Pingback: viagra pills

  7. Pingback: casino game

  8. Pingback: casino games online

  9. Pingback: slots real money

  10. Pingback: casinos online

  11. Pingback: cialis generic

  12. Pingback: cialis internet

  13. Pingback: cialis buy

  14. Pingback: 20 cialis

  15. Pingback: generic for cialis

  16. Pingback: viagra pills

  17. Pingback: short term loans

  18. Pingback: payday loans

  19. Pingback: cash payday

  20. Pingback: legitimate online slots for money

  21. Pingback: casino online slots

  22. Pingback: what is viagra

  23. Pingback: online slots

  24. Pingback: real casinos online no deposit

  25. Pingback: levitra

  26. Pingback: vardenafil coupon

  27. Pingback: buy vardenafil online

  28. Pingback: generic cialis online

  29. Pingback: pharmacy online

  30. Pingback: generic cialis online

  31. Pingback: best ed pills

  32. Pingback: medicine for erectile

  33. Pingback: ed drugs

  34. Pingback: Overnight canadian viagra

  35. Pingback: Generic viagra online

  36. Pingback: cialis black

Deja una respuesta