Vanguardismo

      No hay comentarios en Vanguardismo

El vanguardismo y es el producto de la sociedad que surgió a finales de la Revolución industrial que tuvo lugar en Europa durante el siglo XIX. Uno de los detonantes más directos de los movimientos vanguardistas fue la Primera Guerra Mundial (1914-1918): la tragedia que supuso el conflicto bélico provocó una crisis que afectó a todos los ámbitos sociales.

La palabra vanguardismo designa un conjunto de corrientes estéticas que evidencian la crisis de las artes que tuvo lugar en el mundo occidental a comienzos del siglo XX. El vanguardismo fue un movimiento cultural que quería romper con el pasado: defendía el progreso técnico y el cambio de valores morales, y provocó una crisis de la creación artística. Efectivamente, la irrupción del vanguardismo significó una ruptura total, no sólo con los modelos artísticos vigentes en la época, sino también con toda la concepción del arte que provenía del mundo clásico grecolatino.

La nueva concepción del arte penetró rápidamente en todo el tejido social por asunción o por rechazo, y afectó a todas las formas de creación artística: la música, la fotografía, el cine, la arquitectura, la escultura … Y, sobre todo, la pintura y la literatura, en concreto la poesía, que a menudo fueron entrecruzarse. No todos los artistas entendieron la aventura vanguardista de la misma manera y, por ello, a menudo se habla, en plural, de las vanguardias.

Todos juntos partían de la base de que el arte debía cambiar para que la sociedad había cambiado, y se trataba de hacer un arte nuevo que corrió el con el pasado y que incorporaré los avances técnicos de la era de la industrialización. Pero a la hora de plasmar estos puntos de partida en la tela (pintura) o al papel (poesía) surgieron las diferencias que provocaron el nacimiento de tres movimientos principales: el futurismo, el dadaísmo y el surrealismo.

En 1909 Filippo Tommaso Marinetti publicó el manifiesto fundacional del futurismo, en la que proclamaba el éxito del azar por encima del intelecto, un azar que debía plasmar literariamente con la destrucción de la sintaxis , con la imaginación sin hilos conductores racionales y con las palabras en libertad, sin signos de puntuación que las limitaran.

Propugnaba como fuente de inspiración artística el peligro, la audacia, el deporte, el heroísmo, la violencia física y verbal, la guerra, la velocidad, la máquina … y rechazaba el sentimentalismo, el arte tradicional, el academicismo y los museos y las bibliotecas, que consideraba cementerios del arte.

Para los futuristas, todo debía reflejar el mundo moderno y cambiante: en definitiva, el futuro. Más tardío, el dadaísmo (del francés dato, voz infantil que no significa nada) fue más allá que el futurismo. Caóticos y violentos, los dadaístas surgieron en plena Primera Guerra Mundial, concretamente en el año 1916, como respuesta contra la sociedad que la había provocado.

Los dadaístas exigían la destrucción absoluta de los medios de expresión tradicionales que habían encaminado al hombre hacia la muerte de él mismo y defendían una expresión totalmente espontánea. Todos los artistas que se adherían a este movimiento participaban de un espíritu rebelde que propugnaba la autonomía del yo creador y un deseo de liberación mental.surrealismo (del francés surrealismo, superrealismo) fue un producto del dadaísmo.

André Breton, que publicó el manifiesto fundacional del surrealismo en 1924, había militado en el movimiento dadá, pero se separó y creó una nueva teoría estética: la literatura, liberada de los obstáculos del buen gusto y de la lógica, debía ser un medio para huir del racionalismo, que sólo había contribuido al empobrecimiento de la civilización.

Según André Breton, si el ser humano está atento a su inconsciente ya sus sueños, descubrirá en él la dimensión de la realidad, de la que la imaginación es parte integrante y forma la superrealitat. Para llegar a la superrealitat son necesarias unas experiencias privilegiadas: el amor, el sueño y el descubrimiento de la vida urbana. Los surrealistas defendían la libertad total, que en literatura comportaba hacer uso de la escritura automática y del collage.

El proceso de destrucción de los convencionalismos establecidos en literatura se puso de manifiesto sobre todo en la poesía. Los artistas fueron rehuir cualquier norma retórica tradicional para provocar la sorpresa del lector. En este proceso valía todo, por lo que un poema podía ser una forma, un dibujo, una nada …Pero en medio de toda esta experimentación, en la poesía vanguardista encontramos unos rasgos comunes:

a) Destrucción de la unidad gráfica de la página, de forma que se utilizan cuerpos y tipos de letra diferentes, tintas de colores … y se dejan palabras sueltas, como si volassin por el papel, para remarcar su importancia.

b) Liberación gramatical de la palabra, que comportaba suprimir las mayúsculas de principio de palabra y los signos de puntuación y sustituirlos por espacios en blanco y por versos divididos en escalones (saltos de falla).

c) Liberación racional de la palabra, de modo que un verso podía perder todo su sentido racional.

d) Desintegración y sustitución de la palabra, o sea, que ésta puede tener tanto valor como una sola letra, un número o un dibujo.De ahí la importancia que alcanzaron para los vanguardistas el collage sale, la poesía visual xi el caligrama.

Autor:

Wang Jung

Loading...

Deja una respuesta