ACERCAMIENTO AL MUNDO DE LA VIDA PLANTEADO POR HUSSERL

En la presente relatoría daremos una visión al planteamiento Husserliano al mundo de la vida planteado en su obra sobre la crisis de las ciencias europeas. Para cercarnos al problema lo haremos mediante una estructura que nos permita acercarnos al texto a la vez que ponemos de presente nuestra voz logrando una globalidad del asunto. La pregunta central que sostiene nuestro escrito se puede citar como ¿qué es el mundo de la vida?, sin embargo no es la única que se suscita a propósito del texto; para poder responder a nuestro cuestionamiento central veremos que implicaciones se tejen a su alrededor, tomando la respuesta a la pregunta como la esencia de la misma y las implicaciones mencionadas anteriormente como las variantes de esa esencia que a la vez la constituyen de manera integral. Ahora bien veamos que variantes nos presenta Husserl en torno al mundo de la vida, su propósito y como debemos construirlo:

a. El mundo de la vida y la ciencia objetiva: El mundo como estructura material, siempre ha estado presente en la vida de los hombres, bien sea para habitarlo, para conocerlo y para estudiarlo. Bien es cierto que la capacidad cognoscitiva de los hombres le han llevado a ver el mundo desde diversos parámetros según el conocimiento que deseemos adquirir, para el ser humano, el mundo es pre-dado como un conjunto de entornos donde habita, convive y lleva a cabo la mayoría de sus tareas en su diario quehacer. Ahora bien, para otras comunidades como la científica el mundo es el campo de todas las posibilidades, donde se deben descubrir las leyes que lo rigen y es allí donde nacen las ciencias objetivas, aquellas que buscan establecer la mecánica de la naturaleza planteando leyes de carácter universal, irrefutables, normas generales para todos los conocimientos. Siendo así, el mundo las ciencias objetivas es aquel gran laboratorio donde los fenómenos que en él se presentan pueden ser sistematizados a través de formulas que no escapen a la lógica universal.

Por otro lado encontramos el mundo de la vida, que nos está dado de manera mucho más abierta que aquel mundo de las ciencias, el mundo de la vida se construye, pero no debe escapar a nuestra lógica particular, es aquel mundo que puede verse de manera subjetiva pero que intentaremos ver desde el telescopio de lo objetivo, el mundo de la vida es un parcialidad dentro del vasto mundo de la ciencia estructurada.

b. EL PROBLEMA DE UNA CIENCIA DEL MUNDO DE LA VIDA. pg 166), es decir, el mundo de la vida en sí mismo no puede ser presentado como objeto mismo de una ciencia, pues no presenta ideas objetivas puras, que escapen de la mera percepción, del recuerdo. El mundo de la vida constituye aquel mundo común donde se construyen las ciencias en general, es el mundo que vieron Einstein, Galileo y Newton, el mismo, que le sirvió de suelo a Boyle, Tales y Anaxímenes, ellos, han utilizado el mundo y todo lo que se contiene en él con el fin de ver las verdades objetivas que éste y su intelecto le pueden brindar.

En segunda instancia, veamos cómo el mundo de la vida puede ser el objeto de estudio de una ciencia objetiva, que en primera instancia podríamos citar como psicología, que capta las percepciones de los “mundos de la vida” en sí mismas, como conocimiento objetivo que va más allá de lo subjetivo-relativo, y pasarlo al plano de lo verdadero-objetivo. En este sentido existe un profundo arraigo entre ciencia y experiencia en el marco del mundo de la vida.

Ahora bien, ¿existe un método para abordar el mundo de la vida, independientemente de que este actúe como el suelo sobre el que se funda la ciencia objetiva?, es la tarea que se nos plantea a lo largo del texto “sin duda, todavía no sabemos como el mundo de la vida deba volverse tema independiente, por completo autosuficiente, como las expresiones científicas deban hacerlo posible” (pg 175). Debemos enfrentar para ello a la intuición, propia del mundo de la vida con el pensar lógico científico para examinar detenidamente lo que es y lo que deja de ser en el camino. Es justamente la mirada del filósofo la llamada a buscar esa nueva epojé desde una conciencia del mundo liberada, rescatando todo aquello que sobre él se pueda pensar y decir , sobre el ser del mundo, su utilidad, su belleza etc.

El mundo de la vida “es el campo universal al que se dirigen todos nuestros actos, los que experiencian, conocen, actúan” (pg 185), debemos entonces transformar las experiencias del mundo en algo trascendental efectivo y posible para llegar a construir una visión panorámica sobre el mundo de la vida, lo que en él sucede y construir aquello que el autor llamó fenomenología… problema sin resolver.

Escritor: Julie Cómbita Rodríguez

Deja un comentario