Así como escribes, así te catalogo

La historia nos  remonta a unos momentos donde el lenguaje era usado con elegancia, no había ninguna clase de modismos, tergiversación alguna o palabra mal usada, pero con el transcurrir del tiempo y teniendo en cuenta la mutabilidad del lenguaje se ha venido agregando nuevo léxico al lenguaje, el cual emerge de las mismas palabras que mal usadas da como resultado una nueva que en el mayor de los casos significa lo mismo o simplemente se asemeja al mismo concepto mediante el uso repetitivo de la misma y que la Real Academia de la Lengua española adquiere con aquello de que el vulgo es regla.

De igual manera, constantemente se adoptan palabras provenientes de otras lenguas o extranjerismos como comúnmente se conoce; tal es el caso de: “Club”: proviene del inglés y significa aquella sociedad fundada por un grupo de personas con intereses comunes y dedicada a actividades de distinta especie o de “Chalet” proveniente del francés para hacer referencia a un tipo de casa de madera, “a capella” locución del italiano utilizada para indicar que una canción se canta o debe cantarse sin acompañamiento instrumental.

Con la llegada de la nueva tecnología, el uso de los computadores, los teléfonos inteligentes, los cuales conocemos con el extranjerismo de Smart phone y BlackBerry y que los jóvenes repiten sin preguntarse siquiera ¿qué significado tiene? o ¿de dónde proviene dicho nombre?, también arribaron las innumerables redes sociales ya conocidas por todos, las cuales han sido de gran ayuda para avanzar en el mundo de las telecomunicaciones, para acortar distancia y para mejorar ostensiblemente en la economía individual y general, sin tener en cuenta a un gran damnificado: la Lengua Castellana, cuya evolución o cambio ha sido notorio y no por el buen uso que debería dársele, sino, por el deterioro del cual ha venido siendo víctima, por una generación que lo maltrata de una manera desconsiderable y no sólo por el no uso de los signos de puntuación o de la mala utilización de la gramática como tal, o el terrible empleo de la ortografía  sino del estrago con el cual es sacrificada nuestra hermosa lengua.

Ejemplos como: xq para referirse a la pregunta ¿por qué? «t kro vr vs vnir» por te quiero ver ¿vas a Venir? «akbo» para decir acabo; El caso más habitual sería la palabra mañana, en la que para recortar su longitud se escribiría «mñn» han contribuido a la calamidad de una lengua tan rica.   Dado el caso es importante enterarse que el manejo que se le está dando a la lengua no es el adecuado de tal manera que “así como escribes, así te catalogo”.

Tanto es el caso que hemos llegado a solicitarle a la Real academia de la lengua en unos de los pocos desacuerdos que se ha tenido con el gran escritor colombiano Gabriel García Márquez, de eliminar ciertas letras y signos de puntuación de la lengua,  para hacer más fácil la escritura, desconociendo que otras lenguas tales como el inglés, el francés, el alemán entre otras, tienen unas reglas gramaticales que no tienen explicación y que obedecen estrictamente al capricho, sin dejar de mencionar que la institución que rige los lineamientos de la lengua ha incluido en la 23.ª edición del diccionario de la lengua española de octubre de (2014) 5.000 nuevos términos de uso diario. Tal es el caso de Tuit, coach, hacker, wifi, que lo que logran es desdibujar más nuestro idioma. Sin embargo, todavía existe gente interesada en no dejar estropear la buena y correcta práctica de la misma.

Con el objeto de mejorar esta práctica nefasta, pretendemos y nos damos a la tarea de sensibilizar tanto a maestros como padres de familia y de ellos a los aprendices, no a dejar de utilizar las nuevas tecnologías sino de hacerlo en forma adecuada. Soy docente y hasta donde mis fuerzas lo permitan, contribuiré a que los niños y jóvenes mantengan un buen uso y manejo de la lengua, los docentes de las distintas disciplinas a que aporten a esta práctica que nos beneficia a todos.

Autor: Rodolfo Luis Forero Zabaleta

Deja una respuesta