Aspectos conceptuales: discapacidad y sexualidad.

Para escoger la definición de discapacidad, hemos adoptado la que encontramos inscrita en la Clasificación Internacional del Funcionamiento (CIF) de la OMS (2001), que es posterior a la Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDDM), ya que esta última , tenía una concepción lineal sobre la discapacidad que se fundamentaba en componentes negativos de la salud de la persona, aparte de tener unas carencias a la hora de establecer una estructura clara y, además, presentaba algunos problemas en la definición.

La definición de la CIF (OMS, 2001), aportará un gran cambio en el concepto de discapacidad, ya que se pasa de una concepción estática, en la que sólo se tenía cuidado la condición de salud de la persona, a una concepción dinámica , en la que los factores ambientales y personales desempeñan un rol esencial.

Entendemos el concepto de discapacidad como resultado de una compleja relación entre la condición de salud de una persona y sus factores personales y externos que representan aquellas circunstancias con las que vive la persona. Los diferentes ambientes pueden adoptar efectos diferentes a la persona con una condición de salud concreta, por lo tanto, podemos afirmar que un entorno que está caracterizado por barreras o con una falta de facilitadores, hace que se produzcan restricciones en el desarrollo del individuo.

Por el contrario, se pueden dar unos entornos diferentes que sean más facilitadores y que ayuden a incrementar el desarrollo. En términos generales, la sociedad puede dificultar el desarrollo del individuo si crea barreras (a modo de ejemplo, construyendo aceras de difícil acceso) o porque no ofrezca a las personas elementos facilitadores (por ejemplo, medios para ofrecer una mayor accesibilidad) .

Según la CIF, Discapacidad haría referencia al término genérico que incluye déficits, limitaciones y restricciones y nos indica los aspectos negativos de la interacción entre el individuo (con su propia condición de salud) y sus factores contextuales (factores ambientales y personales) . En cambio, funcionamiento es el término genérico que engloba funciones, actividad y participación mostrando los aspectos positivos de esta interacción.

Por lo tanto, se puede entender como las dos caras de una mismos moneda en relación a la condición de salud y la influencia de los factores contextuales. Si nos atenemos a la definición de la CIF, constatamos que la definición no hace referencia sólo a las personas con discapacidad sino a todas las personas en general. Ya que las alteraciones en la salud de la persona se convierte en una experiencia humana universal. La CIF está fundamentada en un modelo integral del funcionamiento, como son la discapacidad y la salud. Está formada por tres componentes básicos:

En primer lugar, las funciones y estructuras corporales que tienen que ver con las funciones fisiológicas / psicológicas y los elementos anatómicos y en su ausencia o alteración lo que entendemos como deficiencias en las funciones y las estructuras. El segundo componente es la actividad y hace referencia a la ejecución a nivel individual de tareas y hablamos de limitaciones ante las dificultades que tiene una persona para poder realizarlas. El tercer componente es la participación y hace referencia al desarrollo de las situaciones sociales y los problemas que el individuo puede experimentar y, en este caso, se habla de restricciones.

Estos tres componentes están integrados dentro de los términos de funcionamiento y discapacidad y mantienen una dependencia tanto de la condición de salud como de la interacción con los factores ambientales y personales. Los factores contextuales pueden ser externos (ambientales) o internos (personales). Por Ambientales entenderíamos las características arquitectónicas, la geografía, el clima, etc. Personales son: la biografía personal, la edad, la educación, etc. Hay que decir que el impacto de los factores contextuales es tan relevante que respecto al funcionamiento pueden actuar como facilitadores o como barreras.

Autor: La sexualidad en la discapacidad intelectual.  Un análisis de caso.

Balsas Fuentes, Eric

Crespiera Escalé, Romano

Loading...

Deja una respuesta