Conceptos en el Fitness

      No hay comentarios en Conceptos en el Fitness

La actividad física es definida como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que resulta en dispendio energético (Casperson, Powell & Christenson, 1985). Ante este concepto, diversos autores han propuesto diferentes subcategorizaciones de “actividad física”. Así, ejercicio y deporte son conceptos que, aunque son semejantes, representan diferentes formas de actividad física.

La actividad física espontánea está integrada en los hábitos de vida diaria: desplazamientos a pie, subir escaleras, pasatiempos o profesiones físicamente activas, llevar a los hijos o los animales a pasear, etc.- Por otra parte, la actividad física organizada que es practicada en clubes deportivos, gimnasios e instituciones afines, requiere más condiciones, pero trae mayores beneficios adicionales (Biddle & Mutrie, 2001).

Por otra parte, la actividad física organizada se subdivide en ejercicio y deporte, existiendo considerables diferencias entre ambos (Calmeiro & Matos, 2004). El ejercicio es una forma de actividad física más restricta, que se define como el movimiento corporal planeado, estructurado y repetido, realizado para mejorar o mantener uno o más componentes de la condición física; el deporte, por su parte, implica reglas, juego y competición, aunque sea sólo para fines de ocio o recreación (Pires, 2005).

Dévis (2000) critica la definición de actividad física propuesta por Casperson, Powell & Christenson (1985) anteriormente expuesta, por orientarse solamente al movimiento corporal. Según Dévis (2000), las dimensiones personal y sociocultural también son importantes para la definición del concepto. Así, en consonancia con su crítica, la actividad física no sólo será un movimiento corporal intencional asociado a un gasto de energía, sino también una experiencia personal y cultural fruto de la interacción que los individuos establecen entre sí y con el ambiente que los rodea.

A nivel terminológico es importante referir que, según la Carta Europea del Deporte (1992), el concepto de deporte es definido como toda forma de actividad física en la que, a través de una participación organizada o no, tiene por objetivos la expresión o la mejora de la condición física y psíquica, el desarrollo de las relaciones sociales y/o la obtención de resultados en la competición a todos los niveles. Según Pires (2005), esta definición de deporte es demasiado amplia, al punto de no resultar operativa.

A lo largo de la presente investigación será utilizado el concepto de “actividad física organizada” para englobar los conceptos de ejercicio y deporte (y entre estos la gimnasia), ya que los servicios ofrecidos en los actuales gimnasios incluyen a ambas categorías, pudiéndose afirmar que dichos servicios dependen del tamaño del gimnasio y que en su esencia lo que es común a la mayoría de ellos es el trabajo de musculación, la gimnasia cardiovascular y el fitness grupal.

De manera general, es posible afirmar que cuanto mayor es la dimensión de un gimnasio, mayor es su capacidad para ofrecer más servicios individualizados y/o integrados tales como nutrición, fisioterapia, spa, entrenamiento personalizado, etc.- En la actualidad asistimos a una creciente variedad en los servicios que estos espacios ofrecen, siendo necesaria por ello la innovación como una de las principales herramientas competitivas.

Autor: María Soledad Cobian

Deja un comentario